Archivo diario: diciembre 28, 2011

La constructora china CRS lanza el primer tren capaz de alcanzar los 500 kilómetros por hora

La constructora ferroviaria CSR lanzó en China el primer tren capaz de alcanzar los 500 kilómetros por hora. El tren con el que se ha batido este récord en el país asiático posee seis coches de color grisáceo y tiene una potencia de 22 800 kilovatios, frente a los 9.600 kilowatios del actual tren bala CRH380, que cubre la ruta entre Pekín y Shanghai. El diseño está inspirado en una antigua espada china y su carrocería plástica está reforzada con fibra de carbono.

El nuevo tren de alta velocidad ha sido producido por Sifang Locomotive & Rolling Stock, la subsidiaria de CSR con sede en la ciudad costera de Qingdao, al Este de la provincia de Shandong. El académico y experto ferroviario Shen Zhiyun ha asegurado que “probar trenes con velocidades superiores a 500 kilómetros por hora” proporcionará información útil para el diseño y estudio de los actuales trenes de alta velocidad.

El transporte por ferrocarril es el modo más común de transporte a larga distancia en la República Popular, donde la mayor parte de las operaciones ferroviarias son dirigidas por el Ministerio de Ferrocarriles, perteneciente al Consejo de Estado de la República Popular de China .

A finales de 2010, la red ferroviaria del país asiático cubría un total de 91.000 kilómetros, la tercera más grande del mundo, solo por detrás de Estados Unidos y Rusia. Es uno de los países que más está desarrollando la alta velocidad ferroviaria, hasta el punto de tener ya la mayor red mundial (9.600 kilómetros) en tan sólo cuatro años desde la apertura de la primera línea de este tipo. Aspira a tener 16.000 en 2015, y ya busca extender su tecnología ferroviaria a mercados como EEUU, Europa u Oriente Medio.

Sin embargo, este año no ha sido positivo para el sector, ya que las frecuentes averías en la línea Pekín-Shanghái y el accidente mortal de un tren bala en otra línea del país (40 muertos) causaron muchas dudas sobre la seguridad de estos proyectos, y críticas al Gobierno por desarrollar demasiado rápido este transporte. A ello se une el fuerte endeudamiento que estos proyectos han generado en el Ministerio de Ferrocarril, y las sospechas de corrupción en algunas de las concesiones, que causaron la destitución del anterior ministro, Liu Zhijun.

Estos problemas explican que el pasado viernes el sucesor de Liu, Sheng Guangzu, anunciara que en 2012 la inversión del país en ferrocarriles sería menor que en años anteriores, de 63.200 millones de dólares, ligeramente menos que en 2011 y una fuerte caída respecto a los 111.000 millones de 2010.

Sin embargo, el tren de alta velocidad francés TGV sigue siendo el rey de la vía tradicional. Casi dos décadas después de su último récord, el 3 de abril de 2007 el veterano tren alcanzó los 574,8 kilómetros por hora. El TGV alcanzó su record, retransmitido en directo por France2 en televisión e Internet, a 200 kilómetros de París en una de las líneas más modernas de Francia, la que une Estrasburgo con la capital gala. El logro se alcanzó, concretamente, entre las estaciones de Lorena y Meuse a lo largo del tramo que une los puntos kilométricos 191 y 194.

El 23 de abril de 1993 se alcanzó el récord de velocidad de los trenes AVE con 356,8 km/h, lo que permitió que en 1994 se iniciase la explotación comercial a 300 km/h en los trenes AVE de larga distancia, reduciéndose en 40 min la duración del trayecto entre Madrid y Sevilla.

La noche del 16 al 17 de julio de 2006, en el transcurso de las pruebas de homologación del tren AVE 103-002 de Siemens en la línea Madrid-Barcelona de alta velocidad, se obtuvo el récord español de velocidad al alcanzarse los 403,7 kilómetros por hora.