Archivo diario: enero 31, 2011

Renfe reestructura su división de Mercancías en cinco filiales especializadas abiertas al capital privado

Renfe reestructurará su división de Mercancías mediante la conversión de su actividad comercial en cinco filiales especializadas en distintos negocios de transporte (contenedores, graneles y automóviles, entre otras). Las nuevas empresas tendrán carácter de sociedad mercantil estatal y podrán dar entrada a la iniciativa privada en su capital, si bien Renfe mantendrá siempre el control y una participación mínima del 51% del capital, según informaron a Europa Press en fuentes del sector. Con esta reconversión, Renfe busca “aumentar su potencia comercial” en transporte de mercancías para aumentar su cuota de mercado y convertirlo en una actividad rentable.

La operadora pública compite desde 2005 con otras empresas privadas en este negocio, en el que además mantiene su puja con la carretera con el fin de atraer tráficos de carga para el tren .

Renfe Mercancías obtuvo una pérdida de 42,7 millones de euros en 2009 (últimos datos disponibles), frente a la de 44,9 millones de 2008, tras reducir en un 28% sus ingresos, hasta 232 millones.

La reestructuración de esta división forma parte de los objetivos incluidos tanto en el plan estratégico de Renfe como en el Plan de Impulso al Transporte de Mercancías del Ministerio de Fomento.

Renfe prevé tener lista su nueva división de Mercancías a lo largo del año. La compañía prevé cerrar antes de junio un acuerdo laboral con los sindicatos, para posteriormente, entre octubre y noviembre, constituir las empresas, registrarlas y aportarlas actividad. Con este fin, la operadora que preside Teófilo Serrano ya ha iniciado el proceso abriendo una negociación con los sindicatos con representación en la empresa. Renfe Mercancías cuenta con una plantilla de unos 1.800 trabajadores, de los que unos 900 son maquinistas.

Según las mismas fuentes, en virtud del nuevo modelo, Renfe Mercancías segregará la actividad comercial, que será la que se reconvertirá en las cinco nuevas sociedades mercantiles especializadas. El personal asociado a este negocio oscila entre los 70 y los 120 empleados y está pendiente de la actual negociación con sindicatos. De su lado, la actividad de transporte, con el parque de trenes y el colectivo de maquinistas, seguirá dependiendo de Renfe.

Con todos estos cambios, la compañía ferroviaria busca además posicionarse para aprovechar las oportunidades que pueden suponer para el transporte el tren la puesta en servicio del tramo transfronterizo de AVE entre España y Francia (Figueras-Perpignan).