Renfe abandonará los servicios deficitarios


Si no hay subvención, Renfe no pondrá sus trenes. La operadora quiere acabar con el déficit que arrastra la compañía, que no está dispuesta a soportar en solitario. Los responsables de la compañía ferrociaria se han popopuesto no prestar ningún servicio que a largo plazo sea deficitario, salvo que alguna Administración lo subvencione, de forma que la empresa pública obtenga una “rentabilidad razonable” que le permita soportar las necesarias inversiones. Así lo ha explicado el presidente de la operadora, Teófilo Serrano, en la presentación del Plan Estratégico 2010-2012 que, en definitiva, pone entre la espada y la pared al Ministerio de Fomento y a las autonomías, que deberán ‘rascarse’ el bolsillo si no quieren dejar algunos puntos del territorio sin tren. La novedad no afectará al AVE.

Hoy día cuentan con la calificación de servicio público, y por tanto su déficit es soportado por el Estado (al menos hasta el año pasado) las Cercanías y la Media Distancia (tanto por la red convencional como por la de alta velocidad; esto es, los denominados ‘Avant’ y lanzaderas). Operaciones que suponen un tercio de la actual cifra de negocio de la empresa y que, en buena lógica, entrarían en ese grupo de trenes a subvencionar. Como lo serán todos lo que no den ganancias. El gran cambio, que se aplicará “este año”, según Serrano, quien no dio más pistas, supondrá que esos servicios deficitarios habrán de pagarlos la Administración competente interesada en que existan. Bien Fomento, bien la comunidad autónoma o el Ayuntamiento de turno. Simplificando mucho la cuestión: Si no hay dinero, no habrá terenes.

“Renfe: 10 retos, 1.000 días”. Así se encabeza el programa estratégico con el que Serrano quiere preparar la empresa para la liberalización del ferrocarril, una realidad a medias en el segmento de mercancías y que próximamente afectará al transporte de viajeros, y dar el salto al ámbito internacional. El plan, aún sin letra pequeña, analizará servicio por servicio y frecuencia por frecuencia para definir con exactitud y bajo criterios comunitarios qué se puede o no considerar como servicio público.

El Plan Estratégico no se acaba aquí. La empresa pondrá en marcha un programa global de contención de costes en todas sus áreas con el que pretende ahorrar más de 210 millones de euros en los próximos tres ejercicios. Serrano quiere revisar toda la cartera de productos de viajeros. “La racionalidad guiará la reorganización, tratando de pegarse a la realidad de las necesidades de los clientes”.

La compañía ha detectado que en algunos corredores resulta aún demasiado cara, y estudia muy en serio trenes de gran capacidad y con precios de ‘bajo coste’. Junto a esto, Renfe apuesta por sellar acuerdos de intermodalidad con otros transportistas como líneas aéreas (ya es socia de Globalia) o compañías de ferrys o de autobuses. La idea es favorecer el libre tránsito entre los distintos medios con billetes compartidos o descuentos.

La innovación es otra de las asignaturas pendientes. Serrano aspira a mejorar la comunicación con los viajeros de forma que éstos estén informados al instante vía internet o teléfono móvil de las incidencias que puedan afectar a su tren (avisos de cancelación, ofertas, etc). La empresa no está convencida de la fiabilidad de sus actuales indicadores de satisfacción del cliente y quiere definir y aplicar otros más certeros. Siguiendo los pasos a las aerolíneas, el operador quiere aplicar avanzados programas informáticos que gestionen los billetes al segundo y siempre ofreciéndole la mayor rentabilidad.

Las mercancías, deficitarias desde hace años, tendrán un apartado especial en el programa. Renfe se marca como objetivo convertirse en un operador integral, ofertar productos logísticos de mayor valor añadido y ganar cuota de mercado de forma rentable para alcanzar un margen de beneficio bruto de explotación de al menos un 5% sobre ventas. La expansión internacional es casi una obsesión para Serrano, que quiere que Renfe gane la licencia de operador en algún gran país europeo.

(Fuente La Verdad. Imagen Luis Angel Gómez)

Una respuesta a “Renfe abandonará los servicios deficitarios

  1. Gobierno de ladrones

    ¿Y para que pagamos entonces un 21% de IVA por lo que compramos?

    Ah, si, para regalárselo a los banqueros de mierda, para que puedan seguir especulando con productos de primera necesidad y provocando muchas muertes en el tercer mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .