Archivo diario: marzo 22, 2011

La línea 2 del Tram de Alicante evitará la circulación de 3,5 millones de vehículos al año

La puesta en marcha de la línea 2 del Tram como alternativa de transporte entre los términos municipales de Alicante y Sant Vicent del Raspeig evitará la circulación de 3,5 millones de vehículos al año. Estos son los cálculos que hace el conseller de Infraestructuras y Transporte, Mario Flores, que ayer presenció el viaje en pruebas de la futura línea de tranvía, acompañado de las alcaldesas de Alicante y Sant Vicent del Raspeig, Sonia Castedo y Luisa Pastor, respectivamente, y el rector de la Universidad de Alicante (UA), Ignacio Jiménez, entre otras personalidades.

La nueva línea integra zonas periféricas de la capital alicantina y atraviesa algunos barrios más populares, como el Pla, Garbinet, Sagrada Familia, Virgen del Remedio y Virgen del Carmen. Con una inversión que ha superado los 230 millones de euros, cuenta con catorce paradas y comunicará la capital alicantina y San Vicente del Raspeig. Su puesta en funcionamiento supondrá que se dejen de emitir a la atmósfera más de 300.000 kilos de CO2 al año.

Son aún previsiones, pero los responsables de la consejería se muestran optimistas. La línea 2 prevé llegar a transportar a más de diez millones de viajeros al año y que el nuevo recorrido posibilitará a los ciudadanos realizar traslados de unos 15 minutos de media hasta el centro de Alicante, desde la zona norte de su área metropolitana. La nueva línea del TRAM, cuyas frecuencias previstas son de entre ocho y diez minutos, es “no sólo es una apuesta por la movilidad y la sostenibilidad”, sino que también “construye y urbaniza” la ciudad, según mantienen sus responsables.

El conseller asegura que “en breve” se adjudicará la explotación del servicio y habrá que esperar a que la empresa adjudicataria lo ponga en marcha. Mientras es importante que durante dos o tres meses se continúen haciendo pruebas cada vez más frecuentes para que los viandantes y los conductores de vehículos se habitúen a la presencia del tranvía en el itinerario por donde circulará.

Respecto a la zona del bulevar del Pla por la que discurre la línea 2, el conseller explica que se instalarán unos “setos disuasorios” cerca de las áreas de juegos de los niños o donde se considere que pueda haber más peligro. Sin embargo, descarta la opción de colocar vallas alrededor de los raíles en esa parte de la urbe, porque “se ha hecho una apuesta por la movilidad”. “Se han quitado bordillos y se le ha querido dar una continuidad a todo el parque”, con lo cual “no tiene mucho sentido que pongamos una valla y cortemos el parque”, argumentan en Transportes.

Flores ha explicado que, por ese tramo, los tranvías reducen su velocidad a veinte kilómetros por hora y el conductor “está pendiente de los movimientos que hay”.