Archivo diario: febrero 15, 2011

Barcelona reabre el funicular y el teleférico de Montjuic tras las pruebas de seguridad

El teleférico y el funicular de Montjuïc han reabierto sus puertas al público con normalidad una vez completada la puesta a punto de todos los elementos de sus instalaciones. TMB inició la revisión anual de estas infraestructuras el pasado 24 de enero y la dio por concluida el pasado viernes. El teleférico hizo durante el 2010 cerca de 1,2 millones de viajes y desde su reapertura, en 2007, ya supera los cuatro millones de trayectos.

El teleférico cuenta con un trayecto de 752 metros y tres estaciones (Parc Montjuic, Mirador y Castell.), diseñadas por el arquitecto Joan Forgas, que están equipadas con facilidades para personas con movilidad reducida. El actual teleférico es sesenta metros más corto que el antiguo, ya que la estación superior se sitúa fuera del recinto del castillo. El convoy cuenta con un total de 55 cabinas, de ocho plazas cada una, equipadas con grandes áreas vidriadas y puertas automáticas. Une el Funicular de Montjuic con el Castillo de Montjuic, en la parte más alta de la montaña. Fue renovado por completo y reinaugurado en mayo de 2007. Del antiguo teleférico solo se ha conservado el trazado. Está gestionado por TMB.

Por su parte, el funicular de Montjuïc, en funcionamiento desde 1929, se integró en 2002 en la red de Metro y presta servicio actualmente entre la avenida de Miramar de Montjuic y la estación de metro de Paral-lel (líneas 2 y 3). Construido para la Exposición Internacional de 1929, se renovó completamente en 1992 con motivo de los Juegos Olímpicos.

Desde el centro urbano y en tan sólo dos minutos, el funicular permite alcanzar equipamientos tan importantes como el Palau Sant Jordi, el Estadi Olímpic, la Universitat de l’Esport y la Fundació Miró. Tiene una capacidad de transporte por hora en cada sentido de 8.000 pasajeros. Cada tren puede transportas hasta 400 viajeros a una velocidad máxima de 10 metros por segundo. El tiempo total del recorrido es de unos dos minutos.

(Imagen Matthew McLauchlin en Wikimedia Commons)