Archivo diario: febrero 8, 2011

El metro de México dispondrá en breve de clínicas gratuitas para los pasajeros

El metro es una fuente inagotable de iniciativas. Más que un medio de transporte, es desde hace muchos años un sistema de conexión entre ciudadanos con ningún vínculo aparente. La cantidad de espacio que se utiliza para el tránsito de pasajeros lo hace además muy apetecible para desarrollar iniciativas ciudadanas. Y México, en especial su capital, sabe del enorme potencial del suburbano para poner en marcha planes de atención a la ciudadanía. La última experiencia se va a desarrollar en las próximas semanas en el distrito federal. Las autoridades mexicanas han decidió poner en marcha clínicas para la atención médica gratuita en el metro de la urbe, que transporta a cuatro millones de personas diariamente.

La medida se anunció hace unas semanas ya desde la Alcaldía de la capital mexicana. El regidor capitalino Marcelo Ebrard aprovechó el Día de la Enfermera para anunciar el objetivo de esta iniciativa: “que la población reciba atención gratuita de prevención y diagnóstico de enfermedades sin que se desvíe de sus movimientos cotidianos”. El alcalde no ofreció más datos sobre la instalación de atención médica en el metro, en el marco de una declaración sobre el sistema de salud de la ciudad, compuesto por 31 hospitales y 250 clínicas, y que atiende a 3,8 millones de personas al año.

La extensa red suburbana ya contó en 2009 con puntos de vacunación ante la epidemia de la gripe AH1N1, y potenció su higiene por su carácter de potencial foco de contagio, dada la alta afluencia de viajeros.

La red de transporte, subvencionada en buena parte por el gobierno capitalino, alberga en su interior un número considerable de comercios, locales de comida rápida y vendedores ambulantes.

El sistema del metro capitalino cuenta con 355 trenes, once líneas, 175 estaciones y 176,7 kilómetros de longitud.

La ciudad ronda los nueve millones de habitantes, una cifra que se eleva a unos diecinueve contando el área metropolitana.