Archivo diario: febrero 14, 2011

¿Cómo subirse al tren?



La mayor parte de los viajeros suben al tren con pausa y sin prisas. Salvo que lleguen con el tiempo justo a la estación. No hay más remedio que echar una pequeña carrerita para evitarse el disgusto de perder el tren. Las puertas de los nuevos trenes se cierran de forma automática segundos antes de iniciar la marcha, por lo que se hace imposible asirse a la manilla a la antigua usanza y forzar la marcha antes de que el tren emprenda su imparable recorrido.

Claro que en otros lares, existen costumbres distintas. Y aún hay espacio para recuperar las viejas costumbres y subirse al convoy aunque este haya iniciado su viaje. Pero la operación en algunos países es cuando menos harto peligrosa, como bien se puede apreciar en la escena tomada en una pequeña estación de la antigua Birmania (Myanmar).