Archivo diario: febrero 21, 2011

Siete candidatos optan a redactar el proyecto de la estación intermodal de La Coruña

El Ministerio de Fomento ha seleccionado a los siete consorcios de empresas finalistas que optarán a la adjudicación de la redacción del proyecto básico y el proyecto constructivo de la nueva estación intermodal de La Coruña, que permitirá incorporar a la ciudad gallega a la red ferroviaria de alta velocidad. El presupuesto de la licitación de los proyectos es de 6.800.000 euros.

De los siete estudios de arquitectura que tendrán cerca de dos meses para presentar su diseño definitivo -y que contarán con el apoyo de empresas de ingeniería y consultoría-, hay cuatro firmas españolas el despacho de César Portela, Rafael Moneo; Juan Herreros y Rubio&Álvarez-Sala; y Cruz y Ortiz) y otras tres internacionales (los británicos Rogers Stirk Harbour&Partners; el coreano Toyo Ito; y los holandeses MVRDV, aunque este cuenta con la coruñesa Naos).

En esta primera fase, las empresas sólo han entregado su currículo y Adif ha basado su decisión en la experiencia y en el nivel de facturación de las compañías. Fomento decidió convocar un concurso internacional y, por este motivo, a la final han llegado tres estudios de arquitecto de fuera de España: los ingleses Rogers Stirk Harbour&Partners, que se presentan con las consultoras Vidal y Asociados, Fhecor Ingenieros y Aguilera Ingenieros; el coreano Toyo Ito, que forma una unión temporal de empresas con Inserco y Eptisa; y los holandesas MVRDV, que irán de la mano de Esteyco, Ove Arup&Partners y los coruñeses Naos, que ya han trabajado con el Ayuntamiento en varios proyectos en la ciudad, como el parque de Oza, la nueva escuela de Monte Alto, la plaza de Mariñeiros y Punta Herminia. La selección de la propuesta técnica adjudicataria será realizada mediante un concurso de proyectos con intervención de jurado.

En la nueva estación intermodal se integrará la estación ferroviaria de alta velocidad con los demás sistemas de transporte urbano e interurbano para facilitar el intercambio entre los usuarios de ferrocarril y otros modos de transporte. El proyecto básico comprenderá la totalidad del complejo y deberá contemplar la futura ejecución del mismo en dos fases, justificando la viabilidad y eficiencia de la integración de una en la otra.

La primera fase del proyecto de la nueva estación incluye entre sus elementos un aparcamiento subterráneo, un edificio ferroviario destinado exclusivamente al servicio y atención de los viajeros, una estación de autobuses y la construcción de un vial de conexión transversal.

En una segunda fase, cuyo proyecto de construcción no forma parte de este concurso, se contempla la construcción de un edificio de uso comercial Vialia, que formará un conjunto con el edificio ferroviario ejecutado en la primera fase (ampliado), así como un inmueble destinado a oficinas y otro de carácter hotelero.

Entre las condiciones fijadas por Adif para la valoración de los proyectos presentados, se encuentran criterios como la calidad urbanística y arquitectónica de las propuestas, la creatividad e innovación técnicas así como los costes de mantenimiento, basados en criterios energéticos. Asimismo, los proyectos presentados deberán contemplar la integración del nuevo complejo en el entorno de la ciudad y la adopción de medidas medioambientales.