Archivo de la etiqueta: incendio

Incendio del TER 9736. Una muerte anunciada

incendio-ter-abando-luis-calabor

Crónica de una muerte anunciada. El TER 9736 estaba condenado. Y las pocas esperanas que existían de salvar alguna pieza, se cierran de golpe. El automotor propiedad de la Fundación de Ferrocarriles Españoles (FFE) que permanecía en un apartadero de Abando, cercano a la calle Bailén, ha acabado siendo pasto de las llamas. Aunque varias dotaciones de bomberos de la capital vizcaína intervinieron para sofocar el incendio, el tren ha quedado prácticamente destruido. Las llamas también provocaron daños en diecinueve vehículos (cuatro turismos, dos furgonetas, nueve motocicletas y cuatro ciclomotores) que se encontraban aparcados en las inmediaciones. El TER está listo para la chatarra.

Los vecinos de las viviendas cercana a la estación de Abando se levantaron sobresaltados sobre las 5 horas de este domingo. El automotor de la FFE ardía sin control, al parecer en algún descuido de algunos de los indigentes que solían utilizarlo para pernoctar. De hecho, la Ertzaintza tuvo que rescatar a tres personas que dormían en su interior y que se han viron atrapadas por la violencia el incendio. El tren quedó seriamente muy dañado.

La situación del patrimonio ferroviario español deja mucho que desear. Y más en estos tiempos de zozobra económica. Cierto que el automotor que permanecía en Bilbao desde 1996 estaba ya en una situación precaria, pero todavía algunas de sus piezas podían haber servido como recambios para la unidad del Translozoya, el proyecto de la sierra Norte de madrid que espera la ayuda de Adif para poner en marcha el TER 597-010 ‘el último pitufo’), que ha sido restaurado en Lleida.

El automotor estacionado en Bilbao parecía condenado desde el momento en que los indigentes que frecuentan la terminal de Abando decidieron refugiarse en su interior. Había sido vandalizado y muchas de sus piezas vendidas. Aunque los integrantes de la Asociación de Amigos del Ferrocarril de Bilbao habían lanzado la voz de alarma en varias ocasiones, nadie les ha hecho el menor caso. La preocupación era doble. Visto lo sucedido con la rama 1B19 del Talgo III, que acabó en la chatarra tras el robo continuado de su material, pensaban que corría el mismo peligro el TER 9736 -que ya sufría los efectos de la corrosión en su estructura y los ataques y expolio de sus piezas-; y, sobre todo, la Unidad 906 que custodia la Asociación y que fue trasladada al andén 18 para su vigilancia y seguridad. Eso sucedió en junio.

La vida del TER de Bilbao ha sido efímera. En noviembre de 2012 la AAFB renunció a su custodia. El Museo de Delicias quería que el automotor sirviera para el proyecto turístico en la sierra de Madrid. Pero el estado del convoy, con la carrocería deteriorada, propició que se seleccionara el TER 9710 en manos de la Asociación Vallisoletana de Amigos del Ferrocarril (ASVAFER). El vehículo, conocido como el ‘último pitufo’ porque mantuvo el color original azul de su carrocería, fue desmontado, saneado y reparado en los Talleres de Lleida. Allí pasó todo tipo de pruebas para obtener los certificados necesarios para regresar a la vía. Sólo queda que Adif decida autorizar su vuelta, pero sin saber muy bien por qué retrasa una y otra vez los permisos correspondientes. Y, además de diversos bulos, comienza a extenderse el pesimismo sobre su regreso.

(Imagen cortesía Luis Calabor)

¿Quién vigila nuestros trenes?

fuego-almacen-coches-8000-abando

Estación de Abando en Bilbao. Son las 19.35 de la tarde del martes. Fuego en uno de los trenes apartados en las vías traseras de la terminal bilbaína. La alarma llega a los bomberos que en pocos minutos se presentan en el lugar y apagan el fuego. El humo que provoca la combustión hace temer lo peor. Al final, los coches allí estacionados no sufren desperfectos serios. ¿Quién ha provocado el incendio?

La pregunta asalta a los aficionados al ferrocarril que no hace mucho conocían con incredulidad el asalto a dos trenes históricos, la rama 1B19 del Talgo III y el TER 9736 que fueron desvalijados de equipos básicos y diversos elementos. La vigilancia en la zona es escasa y los trenes están a merced de cualquiera. La Asociación de Amigos del Ferrocarril de Bilbao dispone allí de la unidad eléctrica 439-006 y teme por la integridad del convoy (intenta trasladarla algún lugar donde de verdad pueda preservarse). Hay preocupación. ¿También los responsables de Adif y Renfe sufren esa desazón?

La seguridad en Abando deja mucho que desear. No sé qué pasa en otras estaciones. Seguramente será parecido. Los aficionados saben, porque lo han sufrido, que los vigilantes les pondrán mil y una pegas en cuanto les vean por la zona sacando imágenes con sus cámaras fotográficas. Lo más probable es que les echen, si carecen del permiso, aunque en su reglamento Adif diga que ya no es necesario obtener el consentimiento para fotografiar los trenes. Pero cuando se trata de impedir la vandalización de las unidades más apartadas, eso es otra cosa. Los vecinos se quejan de un grupo de yonkies que suele campar a sus anchas por los terrenos de la estación y que atemorizan a cuantos ferroviarios deambulan por la zona. Les responsabilizan del robo y destrozoz del material ferroviario.

El incendio del martes pudo traer consecuencias graves. En uno de los apartaderos de Abando permanecen unos quince coches 8.000 (algunos de ellos antiguos coche cama Gran Clase tipo 160) y el fuego que se produjo en un almacén cercano estuvo a punto de prender en uno de los vehículos. De hacbrlo hecho, se habría llevado por delante todos los coches que Renfe mantiene desde hace años en esa zona de las vías muertas. ¿Cuál va a ser su destino? Con toda probabilidad el desguace.

La cuestión es que sin contol ni vigilancia es fácil que, cualquier día, los vehículos acaben por sucumbir a la acción de los desaprensivos. No hay forma de que se mantenga el patrimonio ferroviario que a merced de los rigores del tiempo acaba pudrirss o ser pasto de los vándalos. La crisis no contribye tampoco a hacer factible la custodia de los vehículos. Pero los desaprensivos no entienden que haya diferencias entre vehículos históricos o vulgares coches. Ellos solo lo ven como pura mercancia, chatarra que se puede vender para obtener unos cuantos euros. ¡Pobres trenes! ¡Qué poco futuro tienen!

(Imagen Luis Calabor)

Un incendio de madrugada en un tren causa al menos la muerte de 26 viajeros en el sur de India

india-train-fire-Andhra Pradesh

Al menos 26 personas fallecieron este sábado en un incendio a bordo de un tren en el estado de Andhra Pradesh (sur de India). El incendio se desató de madrugada cuando el tren atravesaba el distrito de Anantapur, según afirmó a los medios locales el ministro indio de Ferrocarriles, Mallikarjun Kharge, quien aseguró que la causa del siniestro pudo ser un cortocircuito.

El portavoz del servicio de Ferrocarriles, CS Gupta, detalló que entre los muertos, que fallecieron por “asfixia debido al espeso humo negro que generó el incendio”, hay dos niños, según recoge el canal de televisión indio NDTV. “Los equipos de rescate recuperaron hasta el momento 26 cuerpos del vagón […] y cinco de los ocho heridos fueron ingresados en el hospital para ser tratados de urgencia”, dijo M. S. Biswas, portavoz de los Ferrocarriles del Suroeste.

El incendio se declaró hacia las tres de la madrugada (21.30 horas GMT del viernes) en un coche climatizado del expreso nocturno Bangalore-Nanded, anunciaron los canales NDTV y Times Now. Algunos pasajeros lograron huir rompiendo las ventanas de los baños y otros se intoxicaron por el denso humo. Se encontraron amontonados cuerpos delante de puertas y ventanas, según testigos. Algunos de los pasajeros que viajaban en el coche siniestrado lograron salvarse al saltar del tren en marcha, de acuerdo con las fuentes.

“Nos ahogábamos porque no podíamos abrir las ventanas, las ventanas son muy duras”, indicó a la cadena de televisión india NDTV un joven que se encontraba en el tren .

El número de personas que había en el tren varía según las fuentes. La policía calcula que había 65 personas y el ministro de Transportes Ferroviarios, Mallikarjun Kharge, informó de 67. Este último indicó a la AFP que un fallo eléctrico era la posible causa del incendio.

El primer ministro, Manmohan Sigh, tuiteó su “conmoción y dolor por la pérdida de vidas en el accidente de tren en Andhra Pradesh“. Las autoridades locales anunciaron que los familiares de los fallecidos recibirán 500.000 rupias (unos 5.900 euros); los de las personas gravemente heridas 100.000 rupias (1.200 euros); y los del resto de heridos 50.000 rupias (590 euros).

“El primer ministro pide a las autoridades ferroviarias y del gobierno de este Estado aportar toda la ayuda posible a las víctimas en las operaciones de rescate y de apoyo”, añadió en la red social.

El ministerio de Transportes Ferroviarios puso una línea telefónica especial a disposición de los familiares que quieran saber si entre las víctimas figura alguno de los suyos.

La India cuenta con la red de ferrocarril más extensa del planeta y periódicamente es escenario de este tipo de accidentes.

En julio de 2012, también en Andhra Pradesh, al menos 35 personas murieron y otras 25 resultaron heridas en el incendio en un tren provocado por un cortocircuito en uno de los coches.

(Imágenes http://www.news.com.au)

Canadá prohíbe que las tripulaciones de sus trenes se compongan de una única persona

CANADA-TRAIN/

Transport Canada, el organismo canadiense responsable del desarrollo de las regulaciones, políticas y servicios de transporte del país ubicado en el extremo norte de América, ha anunciado que prohibirá las tripulaciones de una sola persona. La decisión del organismo ferroviario es la respuesta al descarrilamiento y explosión de un tren de mercancías en Lac-Mégantic (Quebec), el pasado 6 de julio, en el que fallecieron al menos 47 personas. El convoy, en el que no había nadie a bordo en ese momento, empezó a moverse sin control en Nantes,donde estaba estacionado, recorrió 11 kilómetros pendiente abajo, para acabar descarrilando e incendiándose en Lac-Mégantic.

La investigación sobre el accidente es concluyente. El descarrilamiento ocurrió cuando un tren sin nadie a bordo en ese momento empezó a moverse sin control en el punto en el que estaba estacionado y descarriló once1 kilómetros pendiente abajo. El convoy, formado por 73 vagones cargados de petróleo se incendió nada más descarrilar y provocó la explosión de múltiples vagones tanque. El siniestro acabó con la vida de 42 personas; otras cinco permanecen desaparecidas, y las autoridades creen que están presumiblemente muertos. Más de treinta edificios del centro de la ciudad, casi la mitad de los existentes en esa zona, resultaron destruidos. Se trata del cuarto accidente ferroviario más grave de la historia de Canadá desde 1864.

Transport Canada ha decidido tomar de inmediato medidas paras evitar un nuevo accidente. No solo cree que debe haber nás de una persona en la cabina, sino que cree que no debe permitirse que los trenes con mercancías peligrosas queden desatendidos en ninguna línea principal, y que se deben aplicar los frenos de mano en los convoyes detenidos durante una hora o más.

“Con el desastre han salido a la luz varias prácticas del sector que han causado preocupación”, afirma Gerard McDonald, secretario de Estado de Seguridad en el Transporte de Canadá. “En vista de ello, pensamos que sería prudente poner en marcha estas medidas ahora”, añadió.

Transport Canada afirma que la verdadera causa del descarrilamiento de Lac-Mégantic sigue siendo desconocida, aunque aún se sospecha que no se aplicaron un número suficiente de salvaguardas, entre otras la aplicación de los frenos de mano. El Consejo de Seguridad del Transporte de Canadá, que está investigando el accidente, había pedido cambios en las normas que regulan el tráfico ferroviario.

Transport Canada también ha dado a los operadores un breve plazo para garantizar que nadie sin autorización entre en las cabinas de las locomotoras desatendidas en líneas principales o apartaderos.

El Ferrocarril Montreal, Maine&Atlantic (MM&A), que operaba el tren accidentado, había recibido previamente permiso por parte de las autoridades canadienses para poner en circulación trenes formados con tripulaciones de una sola persona. El municipio de Lac-Mégantic, como respuesta, ha emprendido acciones legales contra MM&A, que no ha reembolsado a los trabajadores municipales los costes de limpieza ocasionados por el descarrilamiento.

Un grupo de desconocidos descarrila un tren y dispara a maquinistas en la región mapuche chilena

tren-atacado-region-mapuche

Un grupo de desconocidos ha descarrilado un tren de carga en la sureña región chilena de La Araucanía, en la llamada zona del conflicto mapuche, dispararon a sus maquinistas e intentaron quemar la carga dispuesta en 45 vagones de los que 11 sufrieron daños. El hecho ocurrió cerca de las 5.30 horas (09.30 GMT) después de que un grupo de desconocidos sacara los pernos que sujetan la línea a los durmientes, lo que provocó el descarrilamiento del convoy entre las ciudades sureñas de Temuco y Concepción.

Tras el accidente, los dos maquinistas descendieron del tren para revisar los daños, momento en el que desconocidos comenzaron a dispararles, por lo que debieron regresar y refugiarse en la sala de máquinas. Las pericias policiales determinaron que los atacantes del convoy habrían rociado combustible a los vagones siniestrados aunque finalmente no pudieron quemar la carga.

El ministro del Interior y Seguridad Pública, Andrés Chadwick, asegura que el Gobierno invocará la Ley Antiterrorista por el ataque que afectó al tren de carga. “El tren fue descarrilado producto de la acción de personas que destruyeron parte de la vía férrea y que posteriormente haciendo uso de armas de fuego intentaron herir a quienes eran los maquinistas del tren “, añadió. “Gracias a Dios no tenemos ni lesionados ni víctimas fatales, pero sin duda que es una acción extremista de la mayor gravedad”, enfatizó Chadwick, quién agregó que “podríamos estar realmente viendo una situación de un gran desastre a través de este atentado”.

El jefe del gabinete chileno precisó que en las próximas horas el Ejecutivo presentará un requerimiento por Ley Antiterrorista contra cualquier persona que haya resultado responsable de este atentado, en la ciudad de Temuco, a 673 kilómetros al sur de Santiago. “Lo vamos a hacer invocando esta ley porque este tipo de atentados extremistas son realmente graves y debemos actuar con el mayor rigor de la ley”, argumentó el ministro.

El gobernador de la sureña localidad de Malleco, Erich Baumann, calificó el hecho como “un atentado muy grave” e indicó que el Ejecutivo estudia aplicar la Ley Antiterrorista contra los responsables del ataque. En tanto, el fiscal a cargo de las pesquisas, Ricardo Traite, indicó que se trata de un hecho de violencia “sin precedentes en la zona” y confirmó que entre los sospechosos hay grupos de reivindicación mapuche, tanto por las consignas que los maquinistas escucharon como por lo rayados que dejaron en el lugar.

Los mapuches, unos 600.000 en un país de 16,6 millones de habitantes, son la principal etnia indígena de Chile. La base del conflicto que enfrenta a algunas comunidades con el Estado es la reivindicación de las tierras de sus ancestros. En la Araucanía, la región más pobre del país, los indígenas ocupan unas 600.000 hectáreas, un 5% de las tierras heredadas de sus familiares y una sexta parte de lo que poseen las compañías forestales, las que han sufrido en los últimos años varios atentados incendiarios.

El coche número 7 del Transcantábrico incendiado en El Berrón volverá a la vía para el verano

coche-siete-incendidado-transcantabrico-elberron

Los responsables del Transcantábrico están convencidos de que el tren volverá disponer de toda su flota para afrontar los meses de verano. De esta forma, el coche número 7 del Transcantábrico Clásico, que sufrió graves desperfectos el pasado 13 de marzo estará completamente restaurado. También el coche 6 y el coche suite 7 del Gran Lujo, que se vieron afectados por el fuego, estarán plenamente operativos para esas fechas.

Los tres coches sufrieron diversos daños por el fuego mientras se preparaban para afrontar la temporada en las instalaciones de El Berrón. Al parecer, un cortocircuito en el coche 7 del Clásico pudo ser la causa más probable del incendio. El fuego se extendió al coche contiguo, número 6, y afectó también a uno de los coches suites del Gran Lujo que estaba estacionado junto a los anteriores en las cocheras que la antigua Feve, hoy Renfe Ancho Métrico, tiene en El Berrón. Los tres vehículos sufrieron desperfectos en su interior.

Personal de Feve sacó los coches incendiados del interior de las cocheras para facilitar los trabajos de extinción de los bomberos que, si bien intervinieron con rapidez, no pudieron evitar que los tres coches afectados quedaran completamente calcinados en todo su equipamiento interior. La abundancia de maderas y telas, tanto de las camas como de cortinajes y sofás propiciaron la virulencia del incendio. Los coches estaban completamente inutilizables para para el arranque de la temporada, cuyo primer viaje estaba previsto para el 23 de marzo. Los tres vehículos son antiguos remolques BB 5300 fabricados por MAN y reconvertidos para el servicio turístico.

Los coches Pullman originales de 1923 que prestan servicio en el Transcantábrico Gran Lujo, auténticas joyas ferroviarias, no corrieron peligro alguno, según señalan fuentes de Feve. Bautizados hoy en día como ‘Cantabria’, ‘Galicia’, ‘Asturias’ y ‘País Vasco’ fueron fabricados por la empresa The Leeds Forge que, cuya sede social estaba situada en la ciudad de Leeds, al norte de Inglaterra por encargo de la Compañía de los Ferrocarriles Vascongados.

Precisamente en agosto de este año se cumplen 30 años de la puesta en servicio del Transcantábrico. El tren comenzó con viajes semanales muy distintos de los actuales, con origen y destino, alternativamente, en León y El Ferrol pasando por Castilla y León, Cantabria, Vizcaya, Asturias y Galicia. El precio del viaje en aquella temporada inaugural era de 49.500 pesetas por persona-

(Imagen Pablo Nosti)

Investigadores de Cantabria definen cómo se debe actuar en caso de incendio en un AVE

¿Qué pasaría en un AVE en caso de incendio? Las catástrofes se previenen, antes de que se produzcan. Es la forma óptima de preparar al pasaje y de saber cómo actuar en ese tipo de situaciones. Investigadores de la Universidad de Cantabria han analizado con modelos computacionales la mejor forma de evacuar un tren de alta velocidad en caso de incendio. El estudio, publicado en la web de SINC (Servicio de Información y Noticias Científicas) destaca algunas de las estrategias a seguir con tres parámetros básicos: implicación de la tripulación para ordenar el traslado rápido de pasajeros, acabar este proceso antes de que se detenga el tren y la colaboración de todos para ayudar a las personas con movilidad reducida.

Analistas de este equipo universitario cántabro han analizado las mejores estrategias de evacuación en un tren de alta velocidad –con mucha más inercia y menos paradas que el resto– mediante herramientas de modelado y simulación computacional. “De esta forma se superan las limitaciones de los ejercicios de simulacro, que son costosos, poco realistas y con un número limitado de escenarios posibles”, explica Daniel Alvear, miembro del grupo GIDAI de la Universidad de Cantabria. Aun así, los datos de entrada suministrados al ordenador proceden de un simulacro real ejecutado en 2009 por 218 personas en el interior del túnel de Guadarrama, entre Madrid y Segovia. El estudio ha contado con la colaboración de Renfe y se publica en el Fire Safety Journal.

Los resultados demuestran que la fase de preevacuación es “crucial”, y que una estrategia óptima es culminar el traslado de pasajeros antes de que el tren se detenga. Con un software se puede determinar el número óptimo y máximo de coches que pueden ser evacuados para cada tipo de AVE, así como el tiempo adecuado para hacerlo, comenta Daniel Alvear.

Los investigadores identifican dos aspectos clave de la evacuación. Uno es evitar que las personas que encabezan la fila de evacuados interrumpan el movimiento de los de atrás. La solución pasa porque un miembro de la tripulación aligere a los primeros y otro indique a los últimos que no se paren a recoger sus pertenencias, de tal forma que no se obstaculice en ningún momento el pasillo. El segundo aspecto se refiere a la necesidad de evacuar a las personas con movilidad reducida. Esta tarea es compleja debido a la estrechez de algunos pasillos del AVE, que dificultan el paso de sillas de ruedas, además del limitado número de miembros de la tripulación. Por estos motivos se recomienda la colaboración de todo el pasaje para ayudar a las personas discapacitadas.

El maquinista y el centro de control del tráfico ferroviario son quienes estiman la duración de la llegada del AVE a la zona segura más próxima –plataforma o andén–. La normativa internacional establece que se debería llegar a ese destino en unos 15 minutos desde que se declara el incendio. Pero en muchas ocasiones es difícil hacerlo en ese tiempo, y el tren debe detenerse en plena vía para desalojar de forma rápida y evitar males mayores. Los investigadores también han contemplado esta posibilidad analizando qué ocurriría si hay que bajar a las personas directamente al balastro a través de las escaleras de emergencia.

Los datos muestran que es conveniente aplicar una evacuación controlada por fases dando prioridad a los individuos del lado del tren donde está el fuego. De esta forma se permite un movimiento rápido y libre de congestiones para los pasajeros cercanos al incendio y se minimiza su exposición a los efectos nocivos de las llamas.

(Fuente SINC)

El incendio de un coche de un tren indio provoca al menos la muerte de 35 personas

El peor accidente en lo que va de año en India. Al menos 35 personas han muerto y 25 han resultado heridas al incendiarse hoy un tren que cubría el trayecto entre Nueva Delhi y Chennai (antigua Madrás). El incendio se desató de madrugada por un cortocircuito cerca del servicio de un vagón, explicó Raj Shekhar, inspector de Policía de la localidad de Nellore -en el estado suroriental de Andhra Pradesh-, en cuyas proximidades se produjo el accidente.

Uno de los diputados nacionales por Andhra Pradesh, Chinta Mohan, afirmó tras visitar la zona siniestrada que el número de fallecidos supera los 40, mientras que algunos testigos elevaron la cifra hasta los 50, según la agencia local IANS.

“Hemos podido recuperar 22 cadáveres y diferentes partes de otros fallecidos que podrían pertenecer a otras seis personas”, precisó el oficial, que indicó que “al menos hay 35 muertos”.

El incendio se inició poco después de que el convoy abandonara la estación de Nellore, en su ruta hacía el extremo sur del país. En el coche donde se propagaron las llamas viajaban 72 personas, muchas de las cuales saltaron del tren en marcha para evitar la muerte por asfixia.

Esta catástrofe ferroviaria es la de mayor envergadura en el gigante asiático desde que en julio de 2011 otro accidente de tren, registrado en el estado norteño de Uttar Pradesh, provocó la muerte de 69 personas y heridas a otras 196.

India, con una de las redes de ferrocarriles más tupidas del mundo, sufre frecuentes accidentes de trenes debido a un mantenimiento deficiente de sus infraestructuras, una mala señalización y errores técnicos y humanos.

El incendio de dos coches el sábado agrava el imparable deterioro de la estación de Canfranc

Aumenta el deterioro. El incendio provocado el pasado sábado en dos coches estacionados desde hace dos décadas en la playa de vías refleja crudamente la situación de declive y abandono de la estación de Canfranc. El fuego, provocado con casi total seguridad, acabó con dos valiosas piezas ferroviarias fabricadas a principios del siglo XX y que estaban catalogadas por el Gobierno de Aragón (un coche de madera con la numeracion SSA-606 antiguo AA de Norte y el metálico el BB1-1225). Expertos ferroviarios han indicado que los dos coches eran “únicos en España” y constituían una valiosa parte del patrimonio de Canfranc. Pero llueve sobre mojado.

La historia es tan vieja casi como la misma estación. Canfranc sufre desde hace décadas robos, expolios, destrucción, vandalismoy el propio desgaste por la adversa climatología de la zona. Todo ello contribuye al deterioro que consume el complejo ferroviario fronterizo para que el todos los años surge un nuevo plan que acaba en algún cajón administrativo, preso del olvido.

Fernando Sánchez tiene claro quién es el culpabe y pronuncia el nombre con fuerza para que se oiga: el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif). El alcalde de Canfranc ha denunciado en repetidas ocasiones la situación de dejadez en la que se encuentra la estación de Canfranc. “Adif tiene completamente abandonada la zona, sin responsabilizarse de nada”, afirma.

El alcalde de Canfranc asegura que el incendio de este sábado podría haber sido mucho peor. Y exige que se tomen medidas antes de que ocurra lo peor y desaparezca cualquier vestigio de lo que pudo(y nunca acabó de ser), esta estación del pirineo español.

Sánchéz explica que cada año son más los visitantes que acuden a la estación “a pesar de cómo está”. El edificio apenas conserva algo del explendor de su época y la maleza se va adueñando de las naves, donde apenas quedan restos de las dependencias ferroviarias, mientras coches y vagones languidecen y se pudren a la intemperie, sin que nadie haga nada para conservarlos.

El alcalde recuerda el proyecto que existe para conservar Canfranc, pero insiste en que “nadie mueve ficha”, y nada se espera a corto plazo para salvaguardar lo poco que resiste el paso del tiempo y la acción de los vándalos.

Los vagones calcinados el pasado sábado forman parte de un conjunto inventariado por el Gobierno de Aragón que fue instalado en Canfranc a principios de los noventa. En declaraciones a ‘El Periódico de Aragón, Carlos Abadís, de la Asociación Zaragozana de Amigos del Ferrocarril y el Tranvía (AZAFT), ha señalado que “cuando se subieron hace veinte años eran dignas de museo. Pero el tiempo, el clima y los vándalos las están estropeando. Porque han ido rompiendo cristales, arrancando piezas y destrozando todo. Y nada se repone ni nadie se hace responsable”.

(Imagen J.L. Morales)

Casi 5.000 pasajeros del AVE afectados por un incendio forestal cerca de La Riba en Tarragona

El servicio de AVE de Zaragoza a Barcelona se encuentra suspendido desde poco antes de las 17.00 horas de ayer, a causa de un incendio forestal que se ha declarado en el municipio de La Riba (Tarragona). El incendio, que se inició hacia las 14.00 horas en el municipio de La Riba, ha quemado, hasta el momento, 200 hectáreas de vegetación, ha obligado a cortar dos carreteras, la circulación convencional ferroviaria y del AVE, así como al desalojo de 75 personas.

Según han informado los Bomberos de la Generalitat, 56 dotaciones terrestres y 15 medios aéreos luchan contra el fuego, que continúa activo y ha quemado más de 200 hectáreas de vegetación, según las primeras estimaciones. A causa de las llamas, se ha cortado la circulación del tráfico de la carretera C-14, en el kilómetro 28, entre Alcover y Vilaverd, y también se mantiene cortada la carretera local TV-7044, en La Riba.

Renfe se vio obligado a cortar a las 16.45 horas, a petición de los Bomberos, las líneas ferroviarias del AVE en la zona de La Riba y también se ha interrumpido el servicio de la línea convencional entre Montblanc y La Plana, donde permaneció detenido un tren regional.

Fuentes de Renfe han informado de que, a la espera de que los Bomberos autoricen a circular por la zona afectada por el incendio, los servicios de Alta Velocidad afectados se detendrán en Lleida, Camp de Tarragona o Barcelona, ya que no pueden circular en el tramo Lleida-Camp de Tarragona.

Unos 4.700 viajeros han resultado afectados por la interrupción del servicio en la línea ferroviaria de Alta Velocidad (AVE) Madrid-Barcelona a la altura de La Riba (Tarragona). La compañía ferroviaria ha puesto en marcha un servicio alternativo de transporte, con 40 autobuses que suman 2.000 plazas, para atender los viajeros afectados por el corte de la línea.

Del total de viajeros afectados, 1.771 son viajeros se vieron afectados por la interrupción mientras estaban ya de viaje, y los otros 3.000, los que tenían comprado el billete para viajar el martes. A estos viajeros se les ofrecían tres alternativas, cambiar el billete para otra fecha, la devolución del importe íntegro del mismo o utilizar el plan alternativo de transporte en autobús dispuesto por la operadora.

Los trenes afectados directamente por la incidencia se han encaminado a Camp de Tarragona y Lleida, mientras que desde la estación de Sants de Barcelona no salía ningún tren de Alta Velocidad y desde Madrid se encaminaban hacia Zaragoza y Lleida a la espera de la evolución del incendio.

Decenas de personas tuvieron que guardar largas colas en la estación del AVE de Lleida para subir a los autocares que habilitó Renfe para cubrir el trayecto a Tarragona. En la amplia explanada situada frente a la estación leridana se podían ver durante toda la tarde larguísimas colas de viajeros que se vieron obligados a desplazarse en autocares para llegar a sus destinos.

Según Renfe, más de 4.500 pasajeros se han visto afectados por el incendio de La Riba, que ha calcinado unas 300 hectáreas y ha obligado a cortar el servicio ferroviario de la alta velocidad entre Lleida y Tarragona y la línea convencional entre Montblanc y La Plana.

Más de 1.700 viajeros se han visto afectados en tránsito y otros 3.000 habían comprado un billete de AVE para el martes, por lo que la cifra de pasajeros afectados puede ascender hasta casi 5.000, según la compañía ferroviaria.