Archivo de la etiqueta: California

Renfe licita asesorar en Los Ángeles-San Francisco

Renfe presentará este miércoles en Sacramento (California) su oferta por un contrato para el asesoramiento integral de la línea de Alta Velocidad que unirá Los Ángeles y San Francisco, cuyo importe no excederá de 25,17 millones de euros (30 millones de dólares). Directivos de Renfe Operadora, que compite por este convenio junto a Globalvía y Adif, se han desplazado a la capital del estado de California para exponer el proyecto ante la California High-Speed Rail Authority, la sociedad que ha licitado el contrato y por el que pujan otras cuatro compañías ya preclasificadas.

Además de la operadora española, optan el consorcio chino HSR ETO; la empresa estadounidense DB International, con Deutsche Bahn AG como socio; el consorcio italiano First Rail Group; y la británica Stagecoach. Esta última, sin experiencia en alta velocidad, se alió finalmente con Virgin para pujar por el desarrollo del corredor ferroviario en Reino Unido, catalogado como el más caro del mundo y que será adjudicado en 2019. Renfe pondrá en valor su “dilatada y contrastada experiencia” en el desarrollo y operatividad en líneas ferroviarias de Alta Velocidad

La licitación de la autoridad californiana comprende solo la primera fase del proyecto, que consiste en un asesoramiento integral durante seis años sobre la construcción y puesta en marcha de una línea de Alta Velocidad. La segunda fase, que se licitará más adelante por la autoridad de California y cuya remuneración y plazos se negociarán durante la primera fase, se centrará en las operaciones iniciales del sistema y el periodo de operaciones como tal. Esta segunda fase es la más compleja y la de mayor inversión, por lo que conseguir el primero de los contratos (un máximo de 25,17 millones) dará cierta ventaja a la empresa adjudicataria, pues la “sitúa en la rampa de salida” para obtener la operación de la línea, indican fuentes de Renfe.

Una vez que queden registradas las cinco ofertas, las empresas, incluida Renfe, volverán a desplazarse a finales de septiembre a Sacramento para defender los respectivos proyectos. El 6 de octubre se comunicará cuál es la oferta ganadora y en noviembre está previsto que comience la ejecución del contrato. La parte inicial de este contrato consistirá en trabajar junto con la autoridad de California y sus consejeros sobre el diseño, el desarrollo y la consecución de los aspectos comerciales de operaciones de tren de pasajeros de Alta Velocidad.

El proyecto ferroviario de Alta Velocidad unirá en 2029 San Francisco y Los Ángeles, en menos de tres horas y con velocidades superiores a 320 kilómetros por hora. El programa se extenderá en un futuro a Sacramento y San Diego, con más de 1.280 kilómetros de recorrido y 24 estaciones. Además, la Autoridad de California trabaja con la Agencia de Transporte (Calsta) y otros socios regionales para poner en marcha un plan de modernización ferroviario de un extremo al otro del Estado, con una inversión de 1.000 millones de dólares en las líneas local y regional ferroviarias. Este plan proporcionará ventajas adicionales al sistema de Alta Velocidad “para encontrar las necesidades de transporte” de siglo XXI, informa la California High-Speed Rail Authority en su página web.

Anuncios

Adif planea pujar para construir las estaciones de la línea de Alta Velocidad de California

california-hs-megaproyecto-diseno-estacion

La empresa pública Adif está muy «interesada» en concurrir al concurso para el diseño y la construcción de la primera de las estaciones, que se ubicará en Fresno, y del centro de control de operaciones, en San Joaquin Valley, en la línea de Alta Velocidad de California, un megaproyecto valorado en su conjunto en 64.000 millones de dólares (57.900 millones de euros). En las próximos días California High-Speed rail Authority, la entidad pública que promueve el proyecto, espera comenzar la búsqueda de las firmas que llevarán a cabo su participación en este proyecto.

Se estima que el coste de la construcción de la estación se elevará a los 80 millones de dólares (más de 72,3 millones de euros), según la prensa local. Las empresas contratadas para la elaboración de los planes de diseño y construcción comenzarían a trabajar a principios 2017 y deberían finalizar los estudios a mediados de 2019.

Fuentes de la sociedad pública han indicado que su interés se extiende a todo el corredor de alta velocidad del suroeste del país norteamericano, por lo que es previsible que puje por el resto de terminales en el futuro. La empresa pública española está muy «interesada» en concurrir a dicho concurso. Desde Adif recuerdan que una delegación del operador ferroviario estadounidense visitó nuestro país hace unos meses para conocer de primera mano el modelo ferroviario de alta velocidad español. Los representantes norteamericanos prestaron atención, sobre todo, a la planificación de la estación de Málaga, por el concepto de uso mixto como centro comercial y ‘hub’ de transporte en un núcleo urbano, explican estas mismas fuentes.

Los norteamericanos no han sido los únicos que han visitado las instalaciones de Adif para conocer el funcionamiento del AVE español: en total, 102 delegaciones extranjeras han visitado durante este año las dependencias del gestor de la infraestructura ferroviaria española.

Hasta ahora son varias las empresas españolas que han logrado gran protagonismo en las últimas djudicaciones. ACS y Ferrovial ya han ganado contratos para construir sendos tramos del tren de alta velocidad ferroviaria. En el primer caso, en el trazado comprendido entre Fresno y el norte de Bakersfield de unos 105 kilómetros de longitud por cerca de 1.200 millones de dólares. Mientras tanto, un consorcio participado por la empresa presidida por Rafael del Pino se encargará, por su parte, del corredor entre Wasco y Shafter, por 442 millones de dólares.

Ferrovial oficializa el contrato de un tramo de 35 kilómetros de la Alta Velocidad de California

proyecto-alta-velocidad-california2

Ferrovial formaliza el contrato de diseño y construcción de un tramo de la línea de Alta Velocidad que unirá Los Ángeles y San Francisco, en California (Estados Unidos) por un importe de 442 millones de dólares (unos 407 millones de euros). Con este contrato, el grupo que preside Rafael del Pino entra en el que será primer tren de Alta Velocidad de Estados Unidos y refuerza su destacada presencia en este mercado, estratégico para la compañía.

El contrato, adjudicado el pasado mes de enero, se ha firmado este jueves con la California High-Speed Authority, organismo promotor del corredor ferroviario. El proyecto, por el que compitieron otros cuatro consorcios, consiste en la construcción de un trazado de Alta Velocidad de 22 millas (unos 35 kilómetros) de longitud, el que unirá las ciudades de Wasco y Shafter. Constituye el cuarto de los tramos en los que se ha estructurado el proyecto y discurre por Central Valley. Se prevé que los trabajos para su construcción concluyan en 2018.

Ferrovial se suma así a ACS, que hace un año y medio logró hacerse con el segundo tramo de obras que se adjudicó de este tren de Alta Velocidad de California, en ese caso por unos 900 millones de euros.

El importe del tramo logrado por Ferrovial incluye los 107 millones que supondrá reubicar las redes de gas, electricidad y comunicaciones que se verán afectadas por las obras, que ya cuentan con todos los permisos medioambientales.

La línea entre Los Ángeles y San Francisco permitirá en el horizonte de 2029 comunicar estas dos ciudades en menos de tres horas de tiempo de viaje. Con este proyecto, California pretende unir estas dos importantes ciudades, además de contribuir a su desarrollo económico y medioambiental, y a generar puestos de trabajo en la zona.

Ferrovial entró en este proyecto meses después de lograr a finales de 2015 el contrato de diseño del futuro tren de Alta Velocidad de Texas por unos 115 millones de euros. Con este contrato, el grupo potenciará además su amplia experiencia en construcción ferroviaria. Además de participar en la construcción del AVE en España, la compañía también lo ha hecho en la del Crossrail, el túnel ferroviario que se construye en Londres, entre otros proyectos.

Ferrovial aventaja a otras tres constructoras en el contrato para la Alta Velocidad en California

proyecto-alta-velocidad-california2

La constructora española Ferrovial es la favorita para adjudicarse la nueva fase de la Alta Velocidad en California, al presentar la mejor oferta, según los pliegos de licitación divulgados por la Autoridad Californiana para el Tren de Alta Velocidad (CHSRA). Esta institución -encargada de gestionar la construcción del ferrocarril de alta velocidad que se proyecta que una Los Ángeles con la bahía de San Francisco– informa de que Ferrovial ofertó 347,6 millones para encargarse de la llamada fase cuatro del proyecto.

Ferrovial Agroman, que se presenta bajo el nombre de California Rail Builders, presenta la “propuesta de mejor valor aparente”, indica la CHSRA, que había calculado en entre 400 y 500 millones de dólares el coste de la construcción del tramo en licitación. Se trata del diseño y construcción de un tramo de 35,5 kilómetros que discurrirá entre las poblaciones de Tulare y Bakersfield, en el llamado Valle Central de California, al norte de Los Ángeles. En este proyecto, Ferrovial se presenta junto a las compañías de ingeniería Euroestudios, también española, y la estadounidense Othon.

La empresa gestora otorga un 30% ciento de puntuación por la calidad del diseño y el restante 70% por el mejor precio. “Seguimos atrayendo a las empresas constructoras y de diseño principales del mundo que quieren participar en la vía de alta velocidad de California”, asegura el director ejecutivo de la CHSRA, Jeff Morales.

La segunda mejor oferta la presenta el consorcio liderado por la constructora italiana Salini Impregilo, de 377,1 millones de dólares, mientras que otra compañía española, Dragados, unida a la estadounidense Flatiron, propone 461,9 millones para hacerse con el contrato.

En cuarto y último lugar, de acuerdo con la documentación divulgada, queda el consorcio formado por las empresas estadounidenses Perini, Zachry y Parsons, con una oferta de 581,8 millones de dólares.

El otro consorcio en liza, llamado Central Valley Connection Builders e integrado por las constructoras española FCC y Corsan, fue descalificado por su incapacidad a la hora de proporcionar la documentación adicional requerida por los gestores del proyecto, según CHSRA.

La CHSRA, que se espera anuncie el fallo definitivo de la obra a Ferrovial a finales de este mes, destaca que la firma española, que obtuvo la mejor puntuación tanto por precio como por diseño, ha diseñado y construido más de 65 proyectos de tren de alta velocidad en todo el mundo.

Según el proyecto, las ciudades de San Francisco y Los Ángeles, los dos principales núcleos de población de California, deberían estar unidos en Alta Velocidad para 2029, logrando reducir a menos de tres horas un trayecto que en automóvil lleva unas seis.

California da luz verde a la construcción de la línea de alta velocidad Los Angeles-San Francisco

Luz verde. Vía libre. El Senado de California aprobó la primera fase de construcción de una línea ferroviaria de gran velocidad entre Los Angeles y San Francisco, asignando el viernes 8.000 millones de dólares a esta etapa del proyecto, que causó polémica durante años. “Los legisladores tomaron una decisión audaz (…) para crear trabajo para los californianos y para hacer avanzar una vez más a California”, celebró el gobernador demócrata del estado, Jerry Brown, partidario desde hace mucho tiempo del proyecto.

El inicio de los trabajos de construcción está previsto a “finales de 2012 o principios de 2013”, indicó este sábado a la AFP Lisa Marie Burcar, portavoz del ente regional a cargo del proyecto. Sin embargo, este proyecto de gran envergadura deberá superar todavía los procesos en su contra presentados por los agricultores de la región, una de las zonas agrícolas más importantes del país.

El texto otorga 5.800 millones de dólares para el primer tramo de cerca de 200 kilómetros, situado entre el valle central de California (entre Los Angeles y Sacramento), de los cuales 2.600 millones serán préstamos del estado bajo forma de obligaciones y 3.200 millones provenientes del presupuesto federal.

Justo antes de las vacaciones parlamentarias, el Senado aprobó el plan con 21 votos a favor el presupuesto. Hubo un total de 16 votos en contra, entre los cuales los de los 15 senadores republicanos. Según uno de ellos, Tony Strickland, “es una ruina financiera enorme para California”.

Fue difícil convencer a suficientes demócratas de aceptar un gasto de este tipo en un periodo de presupuestos exiguos, reconoció el presidente del Senado Darrell Steinberg, que calificó el resultado como un “punto de inflexión” para California.

Los electores californianos habían aprobado en 2008 por medio de un referéndum el proyecto de construcción de una línea de alta velocidad para comunicar las principales ciudades de la región, un proyecto que implicaba un endeudamiento de 10.000 millones de dólares para el estado, para un costo total estimado de 68.000 millones.

California vota esta semana el presupuesto para construir el tren de alta velocidad

20120703-000120.jpg

Una propuesta ambiciosa, pero pendiente de un hilo. El ambicioso plan del gobernador de California, Jerry Brown, para comenzar a construir la primera vía férrea únicamente para trenes de alta velocidad de la nación será sometido a una decisiva votación en el Parlamento esta semana, donde algunos legisladores estatales continúan siendo escépticos sobre gastar miles de millones de dólares en el Valle Central.

El gobernador demócrata está presionando a los legisladores para que autoricen bonos estatales por 2,700 millones de dólares para la construcción del primer tramo de 130 millas de vías férreas para trenes de alta velocidad desde Madera a Bakersfield. Brown ha hecho del enorme proyecto de infraestructura una de sus prioridades para el año y dice que el estado tiene que actuar rápido para captar miles de millones de dólares en apoyo federal adicional.

Los líderes demócratas controlan ambas cámaras legislativas y apoyan el tren bala,. En la Cámara admiten que la votación de los legisladores para autorizar los bonos estatales se enfrenta a un resultado muy apretado, especialmente en el Senado. Los republicanos se oponen al proyecto, Se necesitan al menos 21 senadores demócratas para aprobar las leyes con una mayoría simple. El proyecto también se enfrenta a la oposición de los republicanos en el Congreso.

Los críticos del tren de alta velocidad dicen que no esta claro de dónde provendrá la mayoría de los fondos para la construcción. Describieron el proyecto como demasiado costoso e innecesario. Una vez terminado, el tren bala costarla 68,000 millones de dólares para conectar Los Ángeles con San Francisco.

Los legisladores están bajo presión de grupos de trabajadores que aseguran que el proyecto es muy necesario porque ofrecerá empleos, particularmente en la región del Valle Central, cuya tasa de desempleo está por encima del promedio.

La administración Obama ha amenazado rescindir 3,300 millones de dólares en subvenciones federales si la Legislatura no se hace cargo de su parte de la financiación.

Quienes apoyan el proyecto dicen que creará unos 20,000 empleos en los próximos cinco años.

Los ferrocarriles franceses piden perdón por el papel que jugaron en la deportación de judíos

De nuevo los trenes del horror salen a primera plana. El presidente de la empresa pública de ferrocarriles de Francia SNCF, Guillaume Pepy, ha pedido perdón por el papel que jugó la compañía en la deportación de judíos durante la ocupación nazi del país en la Segunda Guerra Mundial. Es la primera vez que un dirigente de la SNCF pide disculpas por haber transportado a casi 76.000 judíos entre 1942 y 1944, hechos que le han valido varias denuncias de familiares de deportados.

Pepy pronunció un emocionado discurso en la estación de ferrocarriles de Bobigny, a las afueras de París, desde donde partieron los últimos trenes cargados de judíos con destino a los campos de concentración. “Aunque a la fuerza, nuestra empresa llevó esos trenes hasta la frontera (…) Quiero expresar mi profundo dolor y el arrepentimiento de la SNCF por las consecuencias de esos actos”, aseguró el presidente de la empresa, que reconoció que fue “un rodamiento de la maquinaria nazi de exterminación”.

Entre los asistentes al homenaje estaba la ex presidenta del Parlamento Europeo Simone Veil, que junto con su madre y su hermana fue embarcada en un tren en Bobigny camino del campo de Auschwitz en abril de 1944.

En total, entre 1943 y 1944 más de 20.000 judíos fueron deportados desde la estación de Bobigny, que tomó el relevo de la de Le Bourget, utilizada desde 1942, un cambio con el que los ocupantes pretendían hacer más discretos los viajes a los campos de exterminio.

La SNCF ha cedido los terrenos de la estación, actualmente abandonada, para construir te abandonada, un lugar de memoria de la deportación.

Medios franceses han relacionado la petición de perdón de la SNCF con las críticas que la empresa ha recibido en Estados Unidos, donde opta a la concesión de líneas de alta velocidad en Florida y California

Una ley votada el pasado año en California impone a todo candidato que aspire a obtener el gran contrato de la futura línea de alta velocidad entre Los Ángeles y San Francisco que explique su eventual papel en el transporte de prisioneros hacia los campos de trabajo, de concentración o de exterminio, entre 1942 y 1944. La SNCF, aliada al constructor francés Alstom, espera obtener este contrato sobre el futuro tren de alta velocidad californiano, cuyo proyecto total es evaluado en unos 43.000 millones de dólares. Sus competidores son grupos alemanes y japoneses.

“No hay que olvidar una cosa: la SNCF, los ferroviarios, estaban bajo el yugo del ocupante nazi, bajo amenaza de muerte (…) Dos mil trabajadores ferroviarios fueron ejecutados por el ocupante nazi” añadió hace unos meses Pepy.

“Los supervivientes del Holocausto y los familiares de las víctimas que perecieron debido a las acciones de SNCF que hoy viven en California merecen ver a SNCF y a otras compañías culpables de participar en genocidios asumir la responsabilidad de sus acciones, en vida, antes de que demos cantidades records de sus impuestos a estas mismas compañias” añadió el político demócrata Bob Blumenfield, autor de la ley.

Durante la Segunda Guerra Mundial 75.721 judíos franceses fueron deportados a campos de concentración nazis. Sólo 2.500 sobrevivieron a los campos.

En Estados Unidos cientos de familiares de víctimas deportadas durante la guerra han intentado conseguir compensaciones económicas similares por pertenencias perdidas durante las deportaciones de SNCF pero siempre se han topado con un infranqueable muro legal que protege a las empresas de países extranjeros.