Archivo diario: julio 28, 2012

El tren Oporto-Vigo tendrá “tiempos competitivos” con tráfico mixto de pasajeros y mercancías

El Gobierno portugués ha reafirmado su compromiso con un nuevo ferrocarril Oporto-Vigo, que unirá a las dos ciudades con servicio de pasajeros y mercancías en “altas prestaciones”, para el que se pedirán fondos europeos en 2014. El primer ministro luso, el conservador Pedro Passos Coelho, expresó su apoyo al proyecto en una reunión celebrada con los dirigentes del Eixo Atlántico, la eurorregión que agrupa a los 34 mayores municipios de Galicia y el Norte de Portugal.

Xoan Vázquez Mao, secretario general del organismo, se mostró muy satisfecho por el compromiso portugués con el ferrocarril, que se suma al también reiterado por el Gobierno español, y declaró que el encuentro ha tenido un resultado “excelente”.

El futuro tren Oporto-Vigo unirá las dos ciudades “en tiempos competitivos”, subrayó, de unos 75 minutos, y será “estructurador” para la región gracias a las paradas previstas y a su tráfico mixto, de personas y mercancías, que ayudará a estimular la economía de la zona.

El jefe del Ejecutivo luso adelantó a la delegación hispano-lusa “que se va a avanzar con algunas obras de mejora” en el actual servicio ferroviario.

Junto Vázquez Mao se reunieron con Passos Coelho en Lisboa, el alcalde de la ciudad lusa de Viana do Castelo y presidente del Eixo Atlántico, José María Costa, así como su homólogo de la localidad gallega de Monforte de Lemos y vicepresidente de la eurorregión, Severino Rodríguez. “Tenemos el compromiso del gobierno luso, como ya teníamos el del español, con una petición de financiación para el próximo cuadro (europeo) de 2014”, señaló Vázquez Mao.

Fuentes del Eixo calculan que la obra del tren Oporto-Vigo puede costar unos 180 millones de euros en nuevos vagones y electrificación.

La modernización podría durar de 3 a 5 años, pero antes de su conclusión la actual duración de 3 horas y 15 minutos en el trayecto de poco más de 150 kilómetros podría reducirse en dos horas, con algunas obras.

Vázquez Mao recordó que el proyecto se enmarca en los acuerdos alcanzados por España y Portugal en la cumbre ibérica celebrada en Oporto en mayo pasado. Allí se acordó rehacer el antiguo proyecto ferroviario de alta velocidad Oporto-Vigo para reducir sus costos y aprovechar los fondos europeos disponibles para esa conexión.

La alta velocidad en la frontera noroeste de la península fue suspendida por España y Portugal hace dos años. Ya en 2012 el Gobierno luso descartó también, a causa de la crisis económica, el otro proyecto ferroviario de ese tipo, entre Lisboa y Madrid por la frontera de Extremadura.