Los nuevos trenes de Obama


El ferrocarril siempre ha ido de la mano de la historia de Estados Unidos. No es un producto genuinamente americano, pero sin el tren sería imposible entender algunos de los momentos épicos del crecicimiento del país. La expansión hacia la costa oeste durante el siglo XIX o las grandes migraciones desde sur hacia los núcleos industriales de Chicago o Detroit durante las primeras décadas del siglo pasado se hicieron posibles gracias al tren. Y sin embargo fue precisamente el boom del automóvil nacido en Detroit y la masiva construcción de autopistas en la década de 1950, lo que contribuyó al progresivo arrinconamiento del tren de pasajeros hasta convertirlo en un servicio de comunicaciones testimonial para la mayoría de los estadounidenses.

En ningún otro capítulo industrial o tecnológico van los norteamericanos tan rezagados. Cuarenta años después de que los japoneses pusieran en marcha su primer ‘tren bala’, tras décadas de éxito de la alta velocidad en Europa, Washigton hace el primer intento serio de mejorar el transporte público terrestre, inexistente en amplias zonas de EE UU merced a una política cuyas prioridades han sido la construcción de aeropuertos y autopistas. Hasta que ha llegado Obama con su plan.

La visión de Obama de crear redes de alta velocidad de medio y largo recorrido permitirá la conexión entre ciudades densamente pobladas y con las carreteras al límite de sus posibilidades, como Los Ángeles y San Diego, en California; Miami y Orlando, en Florida, o Dallas y San Antonio, en la sureña Tejas. Las regiones más activas contarán con su corredor de alta velocidad. Solo los estados más despoblados de las grandes llanuras o del árido suroeste quedan fuera del reparto.

Incluso los más fervientes defensores del plan entienden que se trata de una apuesta a medio plazo y que los 6.000 millones de euros que el Gobierno federal prevé desembolsar de aquí a 2012 se destinarán a mejoras las líneas de pasajeros existentes con especial atención al corredor Washington-Nueva York-Boston y hacer una modesta inversión en California para iniciar las obras del que serían el primer AVE del país.

El líder norteamericano puso a España y Francia como ejemplos de la vanguardia del trasporte por ferrocarril e hizo una lectura ambiciosa sobre los profundos cambios que podrían venir con el despliegue de la alta velocidad. “Mi propuesta traerá innovaciones que servirán para cambiar nuestra manera de viajar”, afirmó. “Será una manera eficaz de afrontar nuestros problemas de calentamiento global que también creará miles de puestos de trabajo e impulsará la economía”.

A diferencia de lo que ha sucedido en España, en la que el desarrollo del AVE implicó la construcción de nuevas rutas ferroviarias, el plan de Obama buscará alianzas con las compañías de mercancías dueñas de la mayoría de las vías en activo. En muchos casos, la mejora de esos trazados valdría para alcanzar los estándares de alta velocidad. Las primeras concesiones a los estados están previstas para este verano.

El Acela Express, el tren más rápido de EE UU, es capaz de circular a una velocidad de 240 km/h durante unos minutos, pero a los modernos trenes que unen Washington con Nueva York afrontan un sinfín de obstáculos como compartir la vía con convoyes de mercancías y les es imposible superar un promedio de 110 km/h.

“Si queremos que la red de alta velocidad en el país sea un éxito tenemos que concentrar nuestros esfuerzos en el corredor Nueva York-Washington”, opina Joseph Vranich, una de los grandes expertos en trenes del país. Con sus defectos, esta ruta operada por la compañía Amtrak supera al avión en el volumen de pasajeros trasportados entre ambas ciudades y es vista como el ‘escaparate’ que podría animar a la iniciativa privada a sumarse a los esfuerzos del Gobierno federal y de los estados a invertir las monumentales cantidades necesarias para implantar la alta velocidad en zonas dominadas por la cultura del avión y el automóvil.

(Fuente El Correo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.