Monedas de oro y plata para conmemorar el 9 de septiembre el quinto aniversario del metro de Dubai

Metro_Dubai

El metro de Dubai se prepara su quinto aniversario. La red tiene dos líneas cuyo funcionamiento es subterráneo en el centro de ciudad y en viaductos elevados en otras zonas. El primer tramo (Línea Roja), que cubre 10 estaciones, fue oficialmente inaugurado el 9 de septiembre de 2009 (la puesta en marcha se produjo a las 9 de la noche, 9 minutos y 9 segundos-21:09:09), por el emir Mohammed Rashid Al Maktoum, gobernante de Dubai, y se abrió al público a las 6 de la mañana del día siguiente. Evidentemente los fastos están preparados para el próximo 9 de septiembre. Y, como casi todo en este pequeño pero rico emirato, la ciudad dispondrá de un generoso dispendio. Se incluyen concursos que tendrán como premio monedas de oro y plata y un viaje a Euro Disney.

Los responsables de la Autoridad de Carreteras y Transporte (RTA) del emirato han convocado dos concursos. El primero se denomina ‘Metro Bebé’; pueden participar todos aquellos usuarios que envíen una foto de un niño nacido el 9 de septiembre de 2009. Un segundo certamen, denominado ‘Metro Felicidades’, está abierto a los aficionados al vídeo; los ganadores recibirán las monedas de oro, valoradas en 2.000 euros cada una, que llevarán acuñado el logotipo del metro duaití. También se entregarán monedas de plata, tasadas en 400 euros, a 50 usuarios que accedan al metro en determinadas estaciones. Las actividades se realizarán el día en el que se cumple el quinto aniversario de funcionamiento.

La RTA tiene previsto sortear otros 10.000 regalos que se repartirán al azar entre los viajeros. Según ha reconocido el propio Gobierno, este tipo de actividades pretenden “reforzar la imagen de lujo y prosperidad” de Dubai. Una encuesta publicada por City Mayors clasificaba a la ciudad como la 32ª mejor localidad para las finanzas en 2011, mientras que, en 2012, otra encuesta realizada por la misma empresa indicó que Dubai era la 27ª mejor ciudad en términos de paridad de poder adquisitivo —PPA—. Está considerado también como un centro financiero internacional. MasterCard la colocó en el puesto 37 de los 50 Centros de Comercio Mundial más importantes, según el Índice de Centros de Comercio, la primera ciudad de Oriente Medio en clasificarse en tal informe. Como un ejemplo elocuente de su opulencia, solo es preciso recordar que es muy habitual ver coches de lujo en las patrullas de policía, que van desde Lamborghini, Aston Martin One-77, Bentley Continental GT o Mercedes SLS y llegan hasta el Bugatti Veyron.

El metro de Dubai es una red de metro completamente automatizada (sin maquinista). Constituye la primera red de tren urbana en la Península Arábiga y con, con 69.7 kilómetros, es la red de metro automática más larga del mundo, superando al Skytrain, de Vancouver (Canadá), en un kilómetro. La primera fase de la red se construyó por Dubai Rail Link (DURL), un consorcio japonés dirigido por la empresa Mitsubishi, mientras que el control automático de trenes fue diseñado y puesto en ejecución por la empresa Thales Rail Signalling Solutions de Canadá.

Técnicos de Adif siguen trabajando en los vagones descarrilados para reanudar el tráfico en Canfranc

descarrilamiento

Siguen los trabajos. La vía permanece cortada desde el pasado viernes por el descarrilamiento de ocho de los vagones de un tren de cereales entre las estaciones de Jaca y Canfranc. Y lo que es peor aún el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) desconoce cuándo se podrá restablecer la línea férrea. Las dificultades para encarrilar los vehículos afectados, que permanecen en el interior del túnel, han provocado que los trabajos hayan progresado peor de lo inicialmente previsto. Los técnicos desplazados al lugar del accidente ya han conseguido retirar cuatro de los vagones del convoy, y sopesan cómo trabajar en el interior de la galería.

Adif baraja incluso vaciar los vagones de la carga que transportaban antes de intentar volver a situarlos sobre las vías y apartarlos de la zona del descarrilamiento. El angosto túnel en el que se encuentran estos vagones impiden, además, la utilización de grúas para poder levantarlos, por lo que la opción de vaciar previamente la carga es la que se valora como más probable.

En la zona afectada permanecen un tren taller y otros vehículos a fin de poder retirar los vagones y proceder a la reparación del tramo de línea afectado por el descarrilamiento, que se saldó sin causar daños personales. Durante la mañana de ayer, los técnicos conseguían apartar de este punto el cuarto de los vagones descarrilados y comenzaban a valorar de que manera continuar con los trabajos.

Las fuentes citadas han insistido en que las dificultades que plantea el trabajar en el interior del estrecho túnel impiden que haya una previsión respecto al tiempo en que la línea entre Jaca y Canfranc deba de permanecer cerrada. Aunque por el momento no existen indicaciones sobre el restablecimiento del servicio, Renfe mantiene como alternativa el transporte por carretera entre las poblaciones de Canfranc y Sabiñánigo.

El accidentes e produjo sobre las 11.36 del viernes, en el punto kilométrico 4,700 del tramo comprendido entre Jaca y Castiello de Jaca sin que se produjeran daños personales. Las causas de la salida de vía se desconocen, según fuentes de Adif. Este descarrilamiento es el quinto en los últimos tres años. A juicio del sector queda patente que es necesario invertir y mejorar las infraestructuras ferroviarias entre Huesca y Canfranc, ya que hasta el momento las únicas reparaciones que se han llevado a cabo han sido consecuencia de este tipo de accidentes. Además, supone un nuevo varapalo a las comunicaciones, ya que llega tan solo 15 días después de que se reabriera al tráfico el túnel de Somport, después de un mes cerrado; y de que se restituyera la circulación de vehículos pesados por la carretera francesa RN 134 tras cuatro meses, que tantos perjuicios han causado en Aragón.

(Imagen Laura Zamboraín. Cortesía Heraldo de Aragón)

Cuba recupera cuarenta locomotoras de vapor que se exhibirán en el Museo del Ferrocarril de la isla

Museo del Ferrocarril

El Museo del Ferrocarril de Cuba se prepara para aumentar su colección de máquinas históricas. Dentro de poco tiempo, el parque de vehículos se verá enriquecido con algunas de las 40 viejas locomotoras de vapor construidas entre 1878 y 1925 que ha recuperado un equipo de especialistas de la Oficina del Historiador de La Habana, financiado por el ingeniero ferroviario Raúl Abreu. El grupo trabaja desde 2007 en el rescate de estas auténticas joyas, traídas desde diversos puntos de la isla, con el objetivo de exhibirlas públicamente como atractivo turístico.

Abreu ha dedicado siete años de su vida a la búsqueda, traslado y reparación de estas máquinas, entre las más de 200 que hay en la isla, las cuales desde 2004 forman parte del patrimonio histórico nacional. El Museo del Ferrocarril se prepara para su exposición en la antigua Estación de Cristina, una de las más viejas de la capital cubana. Ubicada en la antigua sede del Ferrocarril del Oeste, frente al mercado de Cuatro Caminos, en La Habana, la estación data de 1861. Toma su nombre de la propia calle donde se encuentra ubicada, nominada así en honor a la gobernadora Doña María Cristina de Borbón, Regente del Reino de España. La edificación actual se terminó en el año 1902 y conserva buena parte de los elementos originales. “Ahí se podrá apreciar todo lo que significa el ferrocarril para Cuba y para La Habana”, dijo Abreu que antes de la restauración calculó en siete millones de dólares el valor de esta importante y única colección.

Abreu, ingeniero ferroviario con larga experiencia, explicó que tanto en la búsqueda como en la reparación de las locomotoras no se usó tecnología nueva, ni se compraron piezas. Prácticamente a mano, sin grúas y ayudándose con poleas, ganchos e improvisadas rampas, el equipo encabezado por el especialista rescató las locomotoras en lejanas fábricas de azúcar o en perdidos campos y las trajo hasta La Habana.

Ya han sido reparadas 30 locomotoras, algunas de las cuales ya pueden verse en un parque junto a la Estación de Trenes de La Habana, así como en otros espacios de la Avenida del Puerto, junto a la bahía de la capital. Del grupo de máquinas que irá al Museo del Ferrocarril siete son del siglo XIX, dos locomotoras tienen origen alemán y las demás fueron construidas por fabricantes de Estados Unidos, como Baldwin Locomotives y Rogers Locomotives Works. Todas las máquinas funcionaron en Cuba durante muchos años en el transporte público o en la industria azucarera, como en el caso de la más antigua que sirvió hasta 2005 para acumular la friolera de 127 años de labor.

Cuba cuenta con una de las colecciones más antiguas de máquinas de vapor. La Oficina del Historiador posee una Cagney Brothers de 1902, construida por una compañía estadounidense que se especializó en locomotoras en miniatura. La máquina, de apenas dos metros de largo, se pondrá en funcionamiento en breve en un recorrido turístico por La Habana, lo que la puede convertir en la locomotora de su tipo más antigua y en uso del mundo.

Cuba inauguró su ferrocarril en 1837, cuando aún era territorio español. Antes de que circulara el Barcelona-Mataró, la isla caribeña ya disponía desde hacía once años del ferrocarril, concebido como solución para el transporte de los azúcares hasta los puertos de embarque en lugar de los tradicionales carros. La línea La Habana-Bejucal de 27,3 kilómetros se había inaugurado el 19 de noviembre de aquel año (llegó a Güines justo un año más tarde, que alcanzaría los 30,5 kilómetros).

Cuando el tren penetró la cornisa cantábrica y abrió brecha en Pajares para conectar con la meseta

pajares-inaugura

“El tren regio llegó junto al túnel de La Perruca a las siete y quince de la mañana. Habíase preparado, para la ceremonia de la bendición de las máquinas, dos pabellones, uno para la familia real y otro para los convidados, y entre ellos una capilla donde poder oficiar el clero y decir la misa de campaña”. El corresponsal en Asturias del diario ‘La Crónica de España’ relata de esta forma uno de los acontecimientos más importantes en la historia del ferrocarril español, cuando el tren rompe la barrera de la cornisa cantábrica y conecta los impenetrabales paisajes asturianos con la meseta. “Las obras del puerto de Pajares harán época, sin duda alguna, en los anales de construcción de ferrocarriles, tanto por haber sido terminadas en un plazo muy corto como por las inmensas dificultades que la naturaleza oponía allí al esfuerzo de los hombres”.

El 15 de agosto de 1884 fue la fecha elegida. Como la ocasión requería, la ceremonia de apertura del nuevo tramo contó con la presencia de los reyes Alfonso XII y María Cristina, así como las infantas Isabel y Eulalia, que viajaron en un tren especial que se detuvo unos metros antes de la boca de entrada del túnel de La Perruca. La obra para construir el trazado ferroviario de Pajares, considerada como una de las mayores obras de ingeniería en España en el siglo XIX, se prolongó durante cuatro años, desde 1880 a 1884, para salvar un desnivel de 817 metros desde los 1.237 de Busdongo (León) hasta los 420 de Campomanes (Asturias).

“Se ha abierto el camino del porvenir para Asturias. Una nueva cinta de hierro une el Cantábrico al Mediterráneo. Es un hermoso día, como lo es para el esclavo el día en que rompe sus cadenas; la cadena colosal con la que la naturaleza aprisionó esta tierra gloriosa ha sido quebrada por el esfuerzo del hombre: somos, al fin, libres”, se afirmaba en la Prensa de la época con bastante entusiasmo.

Hasta entonces, el viaje a Madrid sólo lo hacían las clases más adineradas que empleban seis días en el trayecto. El recorrido se cubría con la ayuda del ferrocarril y diligencia. Pero una vez pudo abrirse la vía, la ruta se completaba en 23 horas. La inauguración de Pajares «es una de las cuatro fechas que explican la Asturias de hoy», aseguran los expertos. “La animación ha sido grande en las calles. Además de las músicas de la localidad, grupos de campesinos las recorrían entonando cantos populares al son de las tradicionales gaitas. La iluminación ha sido brillante, y los fuegos artificiales que so han disparado han agradado á los espectadores”, relata una de las crónicas de aquellos días que festeja y aplaude la culminación de la obra.

La idea de unir el Principado con el resto de España, que uniese Gijón y León sin olvidar Oviedo y Pajares, fue concebida y defendida por Gaspar Melchor de Jovellanos (1744-1811). En el primer tercio del siglo XVIII el trazado se convirtió en el embrión de la actual carretera N-630 de Oviedo a León, que quedaría inaugurada en 1833. Habría que esperar otros 50 años hasta ver que el ferrocarril comunicara Asturias con la Meseta. El 30 de agosto de 1863 llegó a León la primera locomotora procedente de Palencia y a partir de entonces el tren se desarrolló hacia Galicia y Asturias, pero en 1868 tan sólo llegaba hasta Brañuelas (dirección Galicia) y Pola de Gordón (dirección Asturias). Salvar la cordillera Cantábrica que divide la Meseta y Asturias, fue una obra de titanes plena de dificultades, incluida la quiebra de la compañía del Noroeste que tanto empeño puso en el proyecto.

La excavación de varios túneles bajo la roca del macizo, que costó Dios y ayuda, hizo posible la conexión. Las crónicas periodísticas les conceden un espacio destacado. “Maravilla ver cómo se han vencido las dificultades que presentaba la realización de obras tan atrevidas como gigantescas. El túnel de Perruca empieza en los límites fronterizos de León y Asturias, y tiene 3.085 metros; es el mayor de España, y desde su entrada marcha en pendiente, bajando desde los 1.283 metros á los 1.231 sobre el nivel del mar. Este túnel tiene 1.200 metros de carga y desemboca al principio del pintoresco y magnifico Valgrande, una de las terribles hondonadas que se abren al pié de la colosal cordillera”.

“Al túnel de la Perruca sigue en importancia el apellidado por los contratistas el Capricho. Se le aplicó este nombre porque, creyéndole innecesario los ingenieros constructores, pidieron la modificación del trazado, y se les negó la petición. El expresado túnel une el valle de Parana con el de Congostinas: mide 1.856 metros de longitud y tiene 400 metros de carga; se construyó en 20 meses, extrayendo diariamente 600 vagones da escombros. Sigue en importancia al anterior el de Congostinas, que mide 1.170 de longitud con 700 de carga. Digno es de citarse asimismo el túnel de la Sorda, de 1.075 metros de longitud: su trazado forma una S, ó sea una curva, recta y contra curva de 500 metros. Respecto a puentes, constituyen dos obras de mérito y de importancia suma, el viaducto de Burón y el de Parana. En ambos se ha detenido el tren regio para quo los vieran SS. MM. con detención. El primero está situado en el kilómetro 83, entre Linares y Malvedo: su longitud total es de 120 metros y su altura 23, y está formado con tres arcos de obra de fábrica, que tienen 23 metros de luz. El segundo viaducto. Paraná, tiene 130 metros de longitud y 43 de altura desde el nivel del río. Es de hierro, en curva de 300 y pendiente del 2. Consta de tres tramos, dos extremos de 40 cada uno, y el central, que tiene 50. El estribo segunde tiene fundaciones tubulares de 23 metros de profundidad el cimiento. Ha sido construido por la casa Giffeld. Tiene algún parecido con el viaducto de la calle de Segovia de Madrid; pero, sin comparar su solidez, me parece mejor este último, dado el uso del uno y del otro.

El encuentro de las locomotoras ‘Jovellanos y ‘Pelayo’ fue apotéosico y aventuraba un porvenir glorioso. De nuevo recurro al recurso periodístico para glosar un momento. “Se ha abierto el camino del porvenir para Asturias. Una nueva cinta de hierro une el Cantábrico al Mediterráneo. Es un hermoso día, como lo es para el esclavo el día en que rompe sus cadenas; la cadena colosal con la que la naturaleza aprisionó esta tierra gloriosa ha sido quebrada por el esfuerzo del hombre: somos, al fin, libres”.

Añoranzas del tranvía de Vigo, un siglo después de su presencia como símbolo de modernidad

tranvia-vigo2

El anónimo autor de la idea nunca llegaría a imaginar que acabaría por extenderse y convertirse casi en artículo de fe. Ya se sabe que hay leyendas que cuajan. aunque no sean verdad, y la creencia popular acabe, sin querer, convirténdolas en la verdad del barquero. En Vigo circula la fábula de que sus calles están sujetas por raíles, Cuando el paso del tiempo, y el peso del tráfico, produce algún socavón, el firme se aguanta gracias a los raíles Vignole y al adoquín que permanecen bajo el asfalto. Exagerado, pero cordial.

Como relataba estos días ‘La Voz de Galicia’ “aquel 9 de agosto de 1914, cuando media Europa apuntaba sus cañones a la otra media, los tranvías vigueses salían de la cochera de As Travesas con destinos a Cabral. Lucían las banderas de España, Argentina, Galicia y Vigo. Como ocurriría cuando se puso en marcha Vitrasa, aquel día el transporte fue gratuito, ahorrándose los vigueses los cinco céntimos que costaría el viaje”.

Con sus tranvías, Vigo se subía al carro de la modernidad y se situaba en el mapa internacional al contar con un servicio que se convertiría en uno de los más emblemáticos del mundo. El nuevo transporte contaba con seis líneas diferentes -de Pereiró a Urzaiz o de Cabral a la Ribeira- que con los años se ampliaron y cambiaron. Entre las más emblemáticas, cabe recordar la línea hasta Baiona y Gondomar o la de Cabral, que como recuerda ‘El Faro de Vigo’ “cada mañana acercaba al centro de la capital pontevedresa a las mujeres del rural cargadas con sus bidones de leche para repartirlos por las calles de la ciudad. También viajaban en él decenas de trabajadores de las localidades limítrofes que desde Porriño o Mos tenían que recorrer, a pie y de madrugada, el empinado camino hacia Cabral donde, por fin, si la suerte y el correcto funcionamiento de la electricidad lo permitían, poder tomar el ´coche eléctrico´ a su lugar de trabajo. Precisamente dentro de un proyecto de ampliación hasta Mondariz, donde nunca llegaría, se inaugura el tramo Vigo-Porriño en marzo de 1920″.

La flota fue ampliándose con los años, adquiriendo ´jardineras´ –remolques abiertos y sin ventanas- y nuevos coches, como el espacioso ´siboney´ –del que no se sabe si debe su nombre a un enorme trasatlántico que encalló en la Ría de Vigo o a los anuncios de una marca de café con el mismo nombre que lucía en sus laterales -.

Pero después de 54 años recorriendo las calles viguesas y sirviendo como símbolo de toda una generación, los tranvías dejan de desfilar a las 24.00 horas del 31 de diciembre de 1968. Tal y como llegaron, como símbolo de la modernidad, se vieron sustituidos, en un plan del alcalde Eduardo Portanet, por los autobuses de Vitrasa. Un nuevo transporte que, con los años, sería el nuevo símbolo de Vigo hasta convertirse en sinónimo de autobús urbano para cualquier vigués, independientemente de la ciudad donde resida. “A tranvía muerto, autobús puesto”, escribí la crónica del 1 de enero de 1969 el ‘Faro de Vigo’. “Es la hora de soltar alguna que otra lágrima. Porque nos entra la duda de si los autobuses nos despertarán por la mañana como otrora lo hicieron nuestros arcaicos tranvías. Arcaicos por monumentales, que no por viejos”, continuaba la crónica que se despedía con “el perdón unánime de todos los vigueses a esos ruidos, a esa incomodidad que en ocasiones hicieron sufrir a los usuarios. El perdón unánime, porque también el homenaje es unánime”

La muerte del transporte no ha acabado con la añoranza de Vigo. Todos los intentos habidos en los últimos veinte años por resucitarlo han acabado en algún cajón de los munícipes. Pero el paso por sus calles aún resuena en la imaginación de cuantos fueron testigos de su incesante trasiego.

El fiasco del tren turístico de Guadiato y los avances en la investigación de la ‘operación Rocket’

guardia-civil.operacion-rocket

Los agentes de la Guardia Civil que han participado en la investigación de la ‘operación Rocket’, que indaga sobre la presuntamente ilegal gestión de los fondos Miner en Peñarroya-Pueblonuevo bajo el mandato de la exalcaldesa Luisa Ruiz (PSOE), lo tienen claro. Desde su concepción “todo estaba amañado”. El proyecto estrella, la puesta en marcha del ‘tren de Guadito’, era un completo fiasco. Las subvenciones nunca llegaron a su destino; los concursos públicos fueron amañados; los firmantes de los documentos ni aparecen o cuando lo hacen ni se dan por aludidos; los supuestos ingenieros que encabezaban la idea no tienen titulación: y, sobre todo, los trenes con los que la comarca pretendía salirse económicamente nunca llegaron a las vías. Lo dicho, un completo chasco.

La infrahistoria aparece en la edición local del ABC de Sevilla. Es lo que tienen este tipo de sucesos. No importa la cantidad defraudada; solo importan los nombres de los implicados. Cuanto más famosos, más mediático. Y si los personajes se alejan del conocimiento popular, el tema se condena a páginas interiores. Pero el exhaustivo informe que ha preparado el instituto armado no tiene desperdicio. Los investigadores han analizado expedientes administrativos cruzados con numerosos correos electrónicos, cartas y los propios testimonios de los imputados, más de una docena. La conclusión es que la primera fase del proyecto tiene tal grado de irregularidades que no se queda en una cuestión administrativa -dicen los agentes- sino en una trama para eludir la ley.

Según publica el diario en su edición de Córdoba, de los casi 1,5 millones de euros del Miner que se destinaron al ‘Tren del Guadiato’, unos 600.000 se corresponden con trabajos realizados. Pero algo más de 600.000 euros fueron a parar a las empresas con las que Luisa Ruiz concertó el desarrollo del proyecto. Empresarios catalanes, imputados, de las entidades Cehfe (Centro de Estudios Históricos del Ferrocarril Español) y CFGT (Compañía General de Ferrocarriles Turísticos) recibieron una buena parte de esa candidad, sinque se sepa bien el concepto. El resto corresponde a fondos que cobró como comisión, sorprendentemente, una empresa municipal, de nombre Pivag. La Guardia Civil dice que no se explica por qué razón se abonó ese dinero -160.000 euros- ni dónde fue. El concepto eran «gastos generales» cuyo porcentaje, explica un testimonio, fijaba personalmente la exalcaldesa. Todo ese dinero se cargaba después a las subvenciones del Miner.

Tampoco los procedimienos administrativos se ajustaban a la ley. El consistorio convocó un concurso por 224.000 euros para reparar la locomotora la MZA-1701, que la Guardia Civil cree que estaba más que amañado. Los investigadores han comprobado que fue el empresario Carlos Guasch -el jefe en Cehfe y CFGT- quien le dijo a la exalcaldesa a quién tenían que invitar al concurso ya que eran necesarias tres ofertas. Además, los investigadores tienen pruebas de que fue Guasch quien redactó las cartas de las empresas que declinaron quedarse con el contrato por una supuesta carga de trabajo, al parecer, inexistente. Este sujeto aparece en cada movimiento -y fueron muchos. que daba el Ayuntamiento andaluz. Al paracer, asesoraba a los munícipes y movía documentos y facturas, por las que cobraba una comisión.

Guasch llegó a cerrar el contrato de reparación de la locomotora MZA-1701 en Talleres Celeda antes incluso de que el Ayuntamiento diera su conformidad al proyecto. El empresario catalán también pretendía sacar tajada del obrador leonés. “Si la locomotora ha llegado a Talleres Celada para su restauración no ha sido algo caído del cielo». El propietario del taller zanjó la pretendida maniobra. «Las amenazas me entran por un oído y me salen por otro». La Guardia Civil sostiene que nunca ha existido tal asesoramiento. Aún así, Cehfe y CGFT cobraron por este concepto 150.000 euros del consistorio.

La restauración de la locomotora nunca llegó a concluirse. «Los informes están plagados de falsedades a juicio policial», explican los investigadores en su minucioso análisis. La clave es que era dinero que se pagaba y se pasaba luego al Miner se hicieran los trabajos o no. Y el Gobierno abonaba puntualmente las ayudas sin preguntar. El Tren Turístico del Guadiato tenía un presupuesto global de 14,4 millones de euros que nunca se desarrolló porque el proyecto quedó paralizado.

No hay indicios que prueben que la exalcaldesa supiera que el empresario Carlos Guasch cobraba comisiones, pero sí existen documentos de que estaba al tanto de otros líos de la trama. Incluso se ha podido verificar correos electrónicos donde la exregidora comprometía el nombre del consistorio en diveros pagos.

El daño no ha sido solamente económico. El mundo ferroviario ha visto durante años como Cehfe y CFGT se afianzaban en este campo pese a su bisoñez y se hacían con algunas de las joyas más cotizadas del patrimonio español. Las sospechas eran más que evidentes, pero nadie se atrevía a vocear lo que muchos comenzaban a vislumbrar. No es oro todo lo que reluce. Y menos aún, no hay próceres dispuestos a invertir su capital sin obtener nada a cambio. Hay quien llegó a temer por la locomotora de Guadix (140-2054) que al final de la temporada del Tren de la Fresa de 2012 llegó a sus manos. Otras máquinas se han perdido en el limbo. Quizá la ‘operación Rocket’ logre saber su destino. Pero parece ya demasiado tarde.

(Cistina Fernández)

El tren doblegó hace 150 años la barrera de los Pirineos y abrió la puerta hacia Europa

Irun01

“Ya no hay Pirineos. Ya no hay Alpes tampoco. España, Francia e Italia, los tres grandes pueblos latinos, se dan la mano a través de las cordilleras de montes que los dividían”. Gustavo Adolfo Bécquer, el más célebre de nuestros escritores románticos, celebra de esta forma la llegada del ferrocarril hasta tierras francesas por el puente transfronterizo de Irun-Hendaya. La festividad de la Virgen es la fecha elegida (15 de agosto de 1864) para este acontecimiento histórico. San Sebastián, la ciudad donde se concentran los fastos.

Una treintena de periodistas -en su mayor parte directores de los medios más importantes del país- acuden en en el tren regio camino de la inauguración de la línea Madrid-Hendaya y las fiestas que se organizan ese 15 de agosto. Los responsables de ‘La Época’ y ‘El Contemporáneo’, que lideran el ‘ránking’ de difusión periodístico, van en la expedición que la compañía Caminos de Hierro del Norte de España ha organizado para “este acto solemne preparado por la ciencia y el trabajo”, como glosan en algunas de sus columnas los cronistas. Destaca sobre todos Gustavo Adolfo Bécquer, la pluma periodística más sobresaliente que viaja en la gira que encabeza el rey Francisco de Asís, primo y esposo de Isabel II.

Y en todos los medios se repite machaconamente la misma idea. Acuden a la capital donostiarra como testigos de la culminación de “la obra más gigantesca que hasta el presente ha sido acometida en materia de ferrocarriles”. No en vano, el tren puede cruzar (por fin) de un país a otro, saltando la barrera de los Pirineos, hasta entonces obstáculo impenetrable y parapeto natural entre España y Francia. “Ojalá pudiésemos destruir todas las barreras elevadas entre las naciones, como quedan destruidas hoy las de los Pirineos, que por su salvaje grandiosidad parecían desafiar para siempre el poder del hombre. Hasta ahora la frase de Luis XIV había quedado en estado de profecía. Hoy se ha realizado y el nieto de aquel gran rey es a quien ha sido reservado consagrarla”. Isaac Pereire, uno de los hermanos de la saga del Credit Mobilier, entidad financiera estrechamente vinculada a un grupo de capitalistas franceses que impulsan el proyecto ferroviario, pronuncia un grandilocuente discurso ante los reyes.

Los Pereire, una saga de banqueros franceses, son los grandes beneficiados de este proyecto. No solo porque consiguen prolongar la línea férrea que nace en Madrid y continuarla hasta París -también son propietarios de la red que desde la frontera alcanza la capital francessa- sino porque consiguen adelante a sus competidores, la familia Rothschild. El capital de esta casa de origen judeo-alemán financia la otra gran línea española MZA (Madrid-Zaragoza-Alicante) que compite con Norte por la supremacía ferroviaria y que también busca la salida hacia Francia, aunque la conexión se plantea por el valle pirenaico de los Alduides, una lenguade terreno que penetra en Navarra, que tiene a un lado el Baztán y al otro Roncesvalles y el Quinto Real. Saben que, al final, deberán pasar por el embudo de los Pereire, pero esperan, al menos, ganar la partida española. Claramente perdieron.

La batalla de los Pirineos acaba en San Sebastián, que festeja con grandes fastos la construcción del puente transfronterizo Irun-Hendaya. Un puente de 132 metros y cinco arcos de veinte metros de luz, de mampostería y adovelados, y muros de apoyo de sillería. Destaca la barandilla metálica, adornada con los escudos de armas y las iniciales ‘IN’ esculpidas en las pilas centrales, que corresponden a Isabel II y Napoleón III, soberanos de España y Francia. En un principio, los trenes del sur se dirigen hasta Hendaya y los del norte hasta Irun. En virtud del convenio entre empresas ferroviarias, los convoyes de viajeros llegan hasta el otro país y regresan de vacío al suyo. Es de doble vía: una de 1.435 milímetros de ancho y otra de 1.668.

Pocos acontecimientos son de más trascendental importancia para el porvenir de España que la inauguración del Ferrocarril del Norte. Con el tiempo, la línea pasó a ser la más extensa del país, ampliada continuamente por la absorción y adquisiciones de otras compañías, siguiendo la política francesa de establecer grandes redes.

Un desprendimiento de tierras provoca el accidente de un tren suizo a 50 kilómetros de Saint Moritz

accidente-tren-suiza-lector

Al menos siete personas han resultado heridas por el descarrilamiento de un tren de pasajeros cerca de la localidad suiza de Tiefencastel, a menos de 50 kilómetros de Saint Moritz. Al parecer el accidente, que se produjo entre las localidades de Coire y Saint Moritz (cantón de Grisones) poco después del mediodía, se debió a un deslizamiento de tierra que había bloqueado las vías. Las dificultades para acceder al lugar, en una zona montañosa, dificultaron la acción de los equipos de emergencia que tuvieron que actuar con todo tipo de precauciones.

En el momento del accidente viajaban unas 200 personas en el convoy de la operadora Rhaetian Railway. El tren chocó contra un montículo de tierra que se había deslizado desde las montañas laterales a causa de la lluvia. El impacto provocó que descarrilaran tres de los vehículos, uno de los cuales quedó pendiendo al borde de un abismo, pero los pasajeros pudieron evitar su caída desplazándose a la parte posterior del coche para hacer contrapeso. Más de un centenar de personas habían salido del convoy por sus propios medios y permanecían en las vías a la espera de la llegada de los equipos de socorro.

Los equipos paramédicos que llegaron a los pocos minutos a la zona del siniestro debieron emplearse a fondo con algunos de los pasajeros en estado de shock. El tránsito por esa línea ferroviaria ha quedado interrumpido. Cuatro helicópteros de socorro y otros equipos de rescate particparon en las labores de auxilio en un terreno que no favorecía la actuación de los especialistas. Sobre esta zona habían caído intensas lluvias en los días precedentes; las precipitaciones que se produjeron desde la medianoche fueron muy copiosas según MétéoSuisse.

Algunos viajeros difundieron imágenes del tren siniestrado. En las instantáneas mostraban uno de los vehículos estrellado contra la montaña y otro ladeado sobre uno de los terraplenes. Los trabajos en la zona son muy complicados.

El accidente se produce tres días después de otro siniestro entre un tren y un minibus en el cantón de Nidwald, en el que murieron tres personas y otras cinco quedaron heridas.

Un cochecito de bebé cae a las vías del metro arrastrado por el aire que provocan los convoyes

carrito-bebe-vias-metro

Pudo acabar en tragedia. Aunque ese ángel de la guarda que parece velar por los más pequeños evitó un desenlace fatal. Ocurrió el martes 26 de julio en el metro de Londres. ¿La culpa? Vamos a decir que fue un descuido y la corriente de aire que provocan los trenes en movimiento. Las imágenes del vídeo no dejan lugar para la duda. El peligro rondó en todo momento. Y quien no crea en milagros, que lo llame como quiera.

Una pareja pretendía viajar con sus hijos en el metro. El hombre dejó desatendido el carrito con su bebé para ayudar en el traslado de otro cochecito. El viento que provocan los convoys en el túnel chocó contra la sillita, la sacó del lugar e hizo que se precipitara a las vías, sin que nadie pudiera evitarlo. Por fortuna, la madre reaccinó a tiempo y, sin pensarlo dos veces, se lanzó a la vía para rescatar a su hijo. A los pocos segundos, un nuevo convoy entraba en la estación.

El incidente tuvo un final feliz, pero no cabe duda de que la reacción de la madre fue decisiva para salvar al crío. Las imágenes publicadas por la Policía de Transporte Británica demuestran el peligro que corrieron madre e hijo en las vías del suburbano. Aunque las imágenes se conocían desde el martes de la semana pasada, ha sido ahora cuando la policía decidido hacerlas públicas con el fin de conocer la identidad de los protagonistas. “El incidente fue aterrador. No solo el niño estuvo expuesto a un serio peligro, sino también la mujer que puso su vida en juego para sacar a su hijo de las vías”, explicó el inspector jefe de Mark Lawrie. “Necesitamos con urgencia identificar a las personas involucradas para asegurarnos que el niño no resultó herido como consecuencia de la caída a las vías”. El funcionario justifica la publicación de las imágenes en las televisiones para concienciar a todos de los peligros que pueden ocurrir en el suburbano, donde la atención debe ser constante.

Tensión en los trenes del ‘Xiringelu’ bloqueado más de dos horas tras activarse el freno de emergencia

tren xirin

Auténtica odisea que pudo acabar en tragedia. Unas 500 personas viajaban en el convoy de vía estrecha de Renfe que en la noche del domingo al lunes quedó detenido en las proximidades del apeadero de San Martín del Monte, en Castrillón, después de que alguno de los usuarios activara en varias ocasiones el freno de emergencia. El tren procedía de Pravia y tenía como destino Gijón e iba ocupado en su mayor parte por viajeros que venían de participar en la popular fiesta del ‘Xiringuelu’, una de las romerías más multitudinarias del verano asturiano.

Como todos los años, los trenes de regreso después de la popular fiesta praviana iban llenos. Todo discurría con normalidad hasta que uno de ellos, con dirección Gijón, tuvo que ser desalojado a la altura del Alto del Praviano, después de que fuese activado el freno de emergencia. El tren quedó parado con las puertas cerradas, lo alteró a muchos de los ocupantes. El calor y la tensión prendieron el ambiente y numerosos viajeros reaccionaron con violencia.

El 112 solicitó la presencia de la Guardia Civil en torno a las 22.40 horas al haber quedado detenido el convoy, en el que varias personas sufrieron mareos al permanecer encerradas e su interior, una de las cuales, una joven, tuvo que ser trasladada al Hospital San Agustín de Avilés. La máquina que arrastraba el convoy no podía reanudar la marcha porque, tras haberse activado en varias ocasiones el freno de emergencia, el tren había quedado bloqueado. Tras varios minutos la operadora optó por trasladar a los pasajeros a otro convoy lo que requirió la evacuación de los 500 viajeros.

Lo que al principio sonó divertido, se fue complicando con el paso del tiempo. Y las risas se tornaron en llantos. “Costaba respirar. Algunas chicas sollozaban y el nerviosismo se contagió. La gente comenzó a intentar forzar las puertas para que entrara aire”, relatan algunos de los testigos que aseguran que el personal del tren se veía incapaz de afrontar la tensión que se había generado en el interior de los vehículos. La situación llegó a complicarse y el personal ferroviario comenzó a temerse lo peor. “Algunos habían tratado de abrir las puertas a patadas. Hasta que alguien tirór de una manilla que, por casualidad o por fuerza, permitió la apertura de las puertas y dejar expedita una salida de los pasajeros encerrados.

La mayor parte de los usuarios se subieron al nuevo convoy aunque una parte de ellos se trasladaron a una estación de servicio cercana donde fueron recogidos en vehículos particulares por familiares o abandonaron el lugar el taxi. “Estaba previsto que el tren llegara a las once y llegamos a Gijón a las dos de la mañana”, aseguran los testigos.

La Guardia Civil tuvo que acudir también al apeadero de Soto del Barco para controlar a las cerca de doscientas personas que se habían congregado mientras esperaban la parada del tren con destino a Gijón y que aguardaban en la estación dado que el convoy estacionado en la vía no permitió restablecer el servicio a través de la línea afecta hasta las 01.00 horas del lunes.

(Imagen Sergio López)