Archivo diario: enero 13, 2013

¿Por qué Renfe no permite que un músico pueda subir un contrabajo a sus trenes?

joven-musico-zjoven-musico-zamorano-contrabajo-renfe

El suceso no es reciente, pero vuelve a la actualidad. La lucha de David contra Goliat recobra visos de ser real en nuestros tiempos. Una familia zamorana tiene su cruzada particular con Renfe. Uno de los hijos debe desplazarse desde la localidad castellana hasta Córdoba donde cursa sus estudios musicales. Y Renfe no deja que viaje con su instrumento: un voluminoso contrabajo. La operadora ferroviaria apoya su negativa esgrimiendo el reglamento para el transporte, insensible ante los ruegos de este joven que ve cómo se le impide el acceso a los vehículos cuando porta su abultada herramienta musical.

Durante estas Navidades la familia del músico Pablo Estébanez se vio obligada a recorrer 1.200 kilómetros en coche para que su hijo pudiera pasar las fiestas con ellos y llevarlo de nuevo al lugar donde se sigue formando como músico. Y no es la primera vez que se ven obligados a realizar este viacrucis. Son varias las ocasiones que han emprendido el camino de Zamora a Córdoba, y a la inversa, paara que su hijo de 19 años pueda acudir a las clases de su profesor, quue reside en la ciudad andaluza.

Pero no por ello olvida su peculiar cruzada contra Renfe. Ya lleva recogidas casi 800 firmas para que la operadora se vea obligada a autorizar a los músicos a viajar con sus instrumentos. El padre del afectado, Santiago Estébanez, ha abierto en la plataforma Change.org una petición pública para lograr que los músicos puedan viajar con sus inseparables “compañeros”. “Estamos agradecidos y sorprendidos por la respuesta; a Pablo lo conoce mucha gente en Zamora y han firmado la reclamación. También otros muchos se han encontrado en la misma situación y lo demás lo ha hecho el boca a boca”, destaca ante los medios informativos. “Los instrumentos no se pueden llevar en los maleteros; son objetos caros y delicados. Además del precio, al músico le cuesta años encontrar el instrumento adecuado, y muchas horas de estudio para adaptarse al él”, explica no sin cierta amargura.

Renfe no le permite al joven subir al tren con un instrumento que, según la normativa, supera las dimensiones a las que se debe ajustar el equipaje. Claro está que en ocasiones, según el operario de turno, el acceso a los vehículos ferroviarios ha sido posible. Pero la medida no puede ser arbitraria, se quejan los progenitores del músico que reclaman “sensibilidad con estos profesionales que se ganan la vida y tienen que vivir día a día con su instrumento”. Ya han formalizado varias quejas ante el Centro de Servicios al Cliente de la compañía ferroviaria, pero la respuesta siempre ha sido una negativa al viaje en tren del voluminoso contrabajo. “La norma está ahí, se puede consultar y está para cumplirla» se pronuncian fuentes de Renfe, que consideran que si el “equipaje” supera las medidas «no puede permitirse porque molesta al resto de pasajeros”, aseguran.

Desde la operadora justifican que algunos trabajadores permitan el acceso del contrabajo al tren, pero siempre en trenes de media distancia, «que tienen espacios libres para la presencia de objetos voluminosos o bicicletas. “Si el tren no va muy lleno, se puede acceder, pero nunca en larga distancia, AVE o Alvia, como el caso que nos afecta”, subrayan las mismas fuentes.

La familia no pierde la esperanza de conseguir su propósito. Quizá en un intento de ablandar el corazón de los responsables de la operadora recuerdan que Renfe colabora con la Fundación Pública Andaluza Barenboim-Said en la financiación de los desplazamientos para la realización de conciertos del alumnado de la Academia de Estudios Orquestales. Igualmente invocan al carácter público de la compañía “que pagamos todos los españoles con nuestros impuestos”. Tan solo piden que se habilite un espacio en los trenes “para que los músicos puedan llevar consigo y bajo su cuidado, custodia y responsabilidad, su instrumento musical, por supuesto, incluido el contrabajo”, finaliza la carta dirigida a la compañía.

¿Será posible que consigan doblegar al gigante y que Goliat acabe rindiéndose ante los argumentos de David? ¿Volverá a repetirse la historia?

(Fuente La Opinión. Imagen Pablo Estébanez)