Archivo diario: enero 4, 2013

Los trabajadores del metro de Madrid, en huelga hoy y el sábado que afecta a la Cabalgata de Reyes

metro-madrid-2-01-13

Ordago a la grande. Definitivamente los trabajadores del metro de Madrid han votado mantener las jornadas de huelga para hoy y el sábado 5 de enero por lo que el paro afectará a la Cabalgata de Reyes. Igualmente los operarios del suburbano han decidido nuevos paros en una convocatoria de duración indefinida a partir del 17 de enero.

Los trabajadores del suburbano han secundado en dos asambleas mantener los paros de 24 horas previstos para los días 4 y 5 de enero. El sábado la protesta coincide con la Cabalgata de Reyes y Metro ha fijado unos servicios mínimos de hasta el 90% de los trenes en las líneas que coinciden con alguna parte del recorrido oficial. Los operarios del metro han avisado de que no garantizan el cumplimiento de unos servicios mínimos que consideran “abusivos”. Además, convocan huelga indefinida desde el 17 de enero en dos turnos que coinciden con las horas punta en el metro: de 6.00 a 9.00 y de 18.00 a 21.00 horas. El consejero de Transportes, Pablo Cavero, ha apelado a “la responsabilidad” de los sindicatos para que acepten unos servicios mínimos de 80-90% en la tarde de la Cabalgata de Reyes por “la seguridad de las familias, menores y niños”.

Los trabajadores de Metro iniciaron en septiembre una protesta contra la eliminación de la paga extraordinaria (que aprobó el Gobierno de Mariano Rajoy para todos los empleados públicos el pasado julio) y sumaron después otra queja por el incumplimiento de su convenio colectivo, que acaba de expirar. Metro no ha aplicado las subidas de sueldo recogidas en los años 2011 y 2012. Los sindicatos calculan que se les adeudan más de 30 millones de euros por ambos conceptos. La empresa rechaza oficialmente ninguna deuda.

Las nuevas movilizaciones en protesta por los recortes suceden en el Metro a las doce jornadas de paros parciales que hubo el pasado mes de diciembre y a las siete que fueron secundadas entre el 17 de septiembre y el 29 de octubre de 2012.

El consejero de Transportes ha recordado que, desde que el Gobierno central anunciara en junio la retirada de la paga de Navidad para todos los empleados públicos, el año 2012 se ha cerrado con “casi un mes de huelga en los transportes”. A su juicio, “no es casualidad” que los sindicatos convoquen huelga y paros parciales en los días de mayor demanda de transporte, y ha recordado que perjudican especialmente a los comercios, que realizan casi un 30% de todas sus ventas en estas fechas. Estas huelgas “inciden directamente en contra del comercio”, ya que “el turismo comercial es una pata muy importante” de la economía en Madrid , y también daña al empleo y a las contrataciones en estas fechas, ha añadido.

Cavero ha recordado que las retribuciones de trabajadores del Metro se han incrementado hasta un 20% en los últimos, así como los puestos de trabajo, “dotando el metro de mayor sobrecapacidad”, en virtud del convenio que finaliza en 2012. También apunta que estos trabajadores y sus familiares gozan de abono transporte gratuito, además de acceso a préstamos a largo plazo en condiciones favorables, entre otras ventajas, y que “ya es hora de apretarse el cinturón por parte de este colectivo” de 7.700 trabajadores. “Les toca demostrar responsabilidad, desconvocar los paros del 4 y 5 de enero y mostrar mucha más solidaridad con el resto de trabajadores públicos” que perderán sus pagas extras sin excepción.

El portavoz de CCOO en Metro de Madrid, Ignacio Arribas, ha avanzado que los empleados han apoyado la convocatoria de paros de 24 horas de los días 4 y 5 por 1.002 votos a favor y 206 en contra. También se ha quejado de que la dirección de Metro había fijado “en acta” para el día de la cabalgata de Reyes unos servicios mínimos del 52% para las 21 horas, una cifra que posteriormente, según Arribas, fue “desautorizada” por la Consejería de Transportes. Según su versión, la consejería elevó los servicios mínimos en el suburbano “por encima del 80%”, un porcentaje cuyo cumplimiento no garantizan los sindicatos.