Archivo diario: enero 28, 2013

La culminación de la ‘Y vasca’ sigue sin fecha en el horizonte y con obras muy en el aire

DOCU_GRUPO

¿Alguien se atreve a poner fecha para la conexión de la alta velocidad vasca? Desde luego ni en Euskadi ni en Madrid hay valientes que osen a poner en el horizonte algún año de los venideros. No hay dinero, pero tampoco parece que exista urgencia en concluir los trabajos y conectar la meseta con las tierras del Norte en alta velocidad.

En algo sí coinciden ambas administraciones. Los discursos son opacos en Euskadi y Madrid. Desde el Ministerio de Fomento el silencio es absoluto, cumpliendo al dedillo la consigna de Ana Pastor de evitar compromisos que, en la actual coyuntura económica, hay muchas posibilidades de incumplir. En el Gobierno vasco, encargado de ejecutar los trabajos en el ramal guipuzcoano, tampoco se oye nada. Tan solo que es imposible cumplir con el horizonte de 2016.

El pasado octubre Iñigo Urkullu, entonces candidato a lehendakari, sacaba pecho y proponía que, si Fomento ralentiza la inversión en su parte –el corredor de Bilbao a Vitoria–, Euskadi podría adelantar inversiones para mantener los ritmos en el tajo. Es decir, utilizar en toda la ‘Y’ la fórmula que ahora se practica en el ramal guipuzcoano. «Es posible técnicamente y deseable económicamente», decía. Pero ahora que se seienta en la Lehendakaritza, donde dije digo…. «Apretarnos el cinturón, y lo vamos a hacer en las inversiones físicas, en infraestructuras, en cemento».

El consejero de Hacienda y Finanzas, Ricardo Gatzagaetxebarria, calificó a la ‘Y’ como una inversión «importante y estratégica», igual que siempre dicen desde el Gobierno central. Pero de dinero, nada de nada. Ni ritmos de obras, ni créditos, ni nada. Silencio.

Fomento insiste en que se trata de una obra prioritaria. Pero las necesidades presupuestarias hacen imposible adjudicar un solo euro a esta obra. Puede ser que Madrid y Vitoria estén esperando a reunirse para definir los pasos a seguir en el futuro. Pero no existen demasiadas esperanzas, ni a uno ni a otro lado. En principio, el Ejecutivo vasco tendría autonomía para reservar la cantidad que le venga en gana, pero no parace que los tiempos aconsejen una inversión cuantiosa, máxime cuando hay serios recortes en sanidad o educación.

Por el momento, mientras todas estas incógnitas se resuelven, los trabajos, a más o menos ritmo, continúan. En el ramal guipuzcoano dos tramos están terminados y quince en obras, de los cuales tres concluirán en los próximos meses. En la plataforma Vitoria-Bilbao hay tres segmentos terminados, se trabaja en once y aún están pendientes de arrancar las obras en el Atxondo-Abadiño y el nudo de Bergara, compuesto por cinco tramos. Toca esperar.

(Fuente El Correo. Imagen Lobo Altuna)