Archivo diario: febrero 18, 2012

La antigua ruta del ferrocarril Obregón-Astillero se incorpora a la Guía de Caminos Naturales

Camino de hierro; camino ferroviario. El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha incluido un tramo de 7,4 kilómetros entre las localidades de Obregón (Villaescusa) y Astillero, como itinerario en la Guía de Caminos Naturales. El recorrido , el undécimo del sector noroeste peninsular de la Guía de Caminos Naturales, aprovecha el tramo del antiguo ferrocarril minero que enlazaba la localidad de Obregón, en el Ayuntamiento de Villaescusa, con el parque de La Cantábrica en Astillero.

A lo largo de esta antigua vía existen importantes recursos ambientales, además de un interesante y variado patrimonio arqueológico industrial, conformado por este ferrocarril minero y otras infraestructuras asociadas a la actividad extractiva del la zona durante los siglos XIX y XX.

El Ministerio desarrolla desde el año 1993 el Programa de Caminos Naturales, en base al cual ha realizado 8.544 kilómetros, de los cuales 1.236 han sido vías verdes, tras ejecutarse sobre antiguas plataformas de ferrocarril.

El Camino Natural de Villaescusa, como se denomina en la guía, comienza junto al Parque de la Naturaleza de Cabárceno, entrando por Obregón. El recorrido atraviesa prados y bosques de robles, arces, fresnos, castaños y madroños. Tal y como se describe en la web del Ministerio, el itinerario pasa junto al pueblo de Villanueva de Villaescusa y conduce hasta la antigua estación de tren de La Concha, que ahora alberga algunas dependencias municipales.

El camino transcurre por una zona de prados, rodeados de arces, laureles, robles, castaños y encinas, más adelante cruza la carretera de La Concha, y pasa por campos de maíz y zonas de pasto hasta llegar a Liaño.

La ruta supera la “transitada” carretera comarcal S-432, y las antiguas instalaciones de una fábrica de ladrillo, para llegar a la ría de Solía, que cruza por un puente de hierro, para adentrarse en “la industrializada” localidad de Astillero. Allí atraviesa el parque de la Planchada, donde la ruta llega a su fin, junto al antiguo cargadero de mineral de Orconera, desde donde se puede disfrutar de “un bello panorama” de la ría de Solía hacia Santander.