Archivo de la etiqueta: Calatrava

La polémica y costosa estación que Calatrava construye en Nueva York abre sus puertas al mundo

calatrava-estacion-nueva-york

Apertura parcial, inauguración sin fastos, diseño cuestionado, presupuesto excedido y tiempo de construcción eterno…La estación de trenes del World Trade Center en Nueva York, donde ocurrieron los atentados del 11 de septiembre, abrió sus puertas este jueves sin librarse de ninguna de las etiquetas que los neoyorkinos le han otorgado. El ‘Oculus’, como se denomina esta controvertida obra, conecta hasta once líneas de metro distintas con la línea de tren que enlaza a Nueva York con Nueva Jersey, permite el acceso subterráneo a las principales torres del WTC y alberga un centro comercial y restaurantes. Su autor, el valenciano Santiago Calatrava, sigue en el ojo de la polémica.

La estación en forma de ave que el arquitecto español diseñó para la reconstrucción del World Trade Center de Nueva York se abre tras doce años de obras y un presupuesto de más de 3.700 millones de dólares, un 70% por encima de lo previsto. El proyecto, que se inició en 2004, ha sido muy criticado por su estética, pero sobre todo por sus retrasos y su costo. El presupuesto que inicialmente se fijó en 2.000 millones de dólares, terminó casi duplicado, lo que le ha granjeado el título de la estación más cara del mundo.

El emblemático edificio tiene un salón de forma ovalada, llamado ‘Oculus,’ que mide 111 metros de largo y está coronado por vigas que apuntan hacia el cielo, que evocan a una ave alzando sus alas para emprender el vuelo. La estación albergará un amplio centro comercial de casi 34.000 metros cuadrados, con negocios y restaurantes, que recién abrirán en agosto. Cando se abre la fase que aún queda por rematar, sí se organizará una ceremonia oficial, “a principios de la primavera” boreal, indica una portavoz del estudio del arquitecto a cargo del proyecto. Más adelante, la estación conectará los trenes suburbanos con destino a Nueva Jersey (PATH) con once líneas de metro.

Unas 50.000 personas lo usarán cada día y la Autoridad del Puerto de Nueva York y Nueva Jersey (PATH), que gestiona el proyecto, considera que este número se doblará una vez que las instalaciones estén completamente operativas.

Las obras, cuya cimentación se inició en abril de 2010, han sido especialmente complejas, entre otras cosas, porque se decidió mantener el servicio ferroviario de la zona, lo que obligó a construir una estación temporal que ha implicado retrasos y parte del desvío en el presupuesto, también afectado por los costosos materiales que ha necesitado el ‘Oculus’. Hasta 474 millones de dólares se han dedicado a la compra de acero procedente de fábricas especializadas, incluyendo una en Italia.

El intercambiador dará servicio a los usuarios de los trenes de cercanías y las líneas de metro que vienen y van cada día al área de Wall Street y otros destinos de la ciudad. Su inauguración definitiva será en primavera, cuando el ‘Oculus’ esté totalmente operativo y se hayan abierto los accesos a las 11 líneas de metro. Se espera que acoja entonces a 250.000 pasajeros cada día.

El interior de la obra de Calatrava, que cuenta con 45 metros de altura, es también una de sus principales características. Todo es de acero y mármol de un blanco luminoso, que da la sensación de estar dentro del esqueleto de un animal gigante. Además de los servicios de trenes, metros, autobuses y ferrys, el interior de la estación cuenta con un espacio comercial.

La Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey reconoce que, de haberlo sabido, no se habría embarcado en el proyecto. “Hoy no priorizaríamos un gasto de 3.700 millones de dólares frente a otras necesidades”, dijo en octubre pasado Patrick J. Foye, director de la autoridad. “Nunca hubo un no a las peticiones de organismos y funcionarios, ya que se trata de rediseñar un lugar destruido por terroristas”, dijo al Wall Street Journal Christopher Ward, director de la citada autoridad entre 2008 a 2011. En el primer año de Ward en el puesto, rechazó hacer recortes por 500 millones de dólares.

Calatrava no tiene dudas sobre su proyecto. “Será un icono para Nueva York y un punto de encuentro para habitantes y turistas. Sorprenderá positivamente”, declaraba el mes pasado a El País. El arquitecto asume las críticas como parte de la complejidad de la obra: “Es muy compleja, por su localización y por la sensibilidad social existente. Une distintos medios de transporte, lo que dificulta la planificación. Tras los atentados de Londres y Madrid, las autoridades pidieron cambios para adecuarla a los nuevos requerimientos de seguridad. Esto ha supuesto ajustar el proyecto”.

La estación del World Trade Center de Calatrava arranca con la colocación de la primera columna

columna-estacion-worl-trade-center-nuave-york

El ambicioso y costosísimo proyecto del arquitecto valenciano Santiago Calatrava para el intercambiador de transportes del World Trade Center ha arrancado con la colocación de una primera columna de acero de diez toneladas. “Una paloma a punto de emprender el vuelo” es como definió Calatrava esta estación, en la que confluirán trece líneas de metro y que comienza a tomar forma desde esta semana, aunque arranca con más de un año de retraso y con un presupuesto de 4.000 millones de dólares (3.057 millones de euros), casi el doble del inicial.

El llamado “World Trade Center Hub” servirá también como un tránsito para el Port Authority Trans-Hudson (PATH), un tren de cercanías que atraviesa el Hudson para conectar la ciudad de Nueva York con el estado de Nueva Jersey, y se convertirá en la tercera terminal más grande de la Gran Manzana, solo detrás de las emblemáticas Grand Central y Penn Station. Esta estación del artífice de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia (España) o el edificio del BCE de Toronto (Canadá) y ‘la Paloma’ de Bilbao sustituirá a la provisional que se construyó en 2003, más de un año después de los atentados del 11S. La nueva terminal, cuya apertura está prevista para 2015, forma parte del proyecto de recuperación conjunta de la llamada “zona cero” tras los atentados, en los que murieron cerca de 3.000 personas.

Un total de 610 piezas de acero con un peso total de 11.000 toneladas, 46.500 metros cuadrados de superficie para tiendas, restaurantes y el tránsito te 250.000 personas al día son las cifras que maneja la nueva obra de Calatrava, encargada asimismo de conectar las cuatro torres del World Trade Center y el memorial del 11-S y no exenta de polémica por lo elevado de su presupuesto.

La colocación de la primera columna de la estación de Calatrava se produce la semana siguiente a la colocación de la antena en el edificio One World Trade Center, el más alto de Nueva York y del continente americano.

Calatrava inaugura hoy la estación de Lieja tras 13 años de construcción

Día de gloria. Trece años después de que comenzaran los trabajos para su construcción, la estación de tren de alta velocidad de la ciudad valona de Lieja, diseñada por el arquitecto e ingeniero español Santiago Calatrava, será inaugurada hoy viernes y funcionará a pleno rendimiento a partir de este sábado, con cerca de 33.000 pasajeros diarios. Con una superficie total de casi 50.000 metros cuadrados y su cubierta acristalada de 32.000 metros cuadrados la convierten en uno de los proyectos más ambiciosos, amplios y complejos de Calatrava, según el propio arquitecto.

La transparencia es la principal característica estética de esta construcción, conformada por una imponente estructura arqueada de vidrio y acero, y que se eleva hasta 145 metros por encima de las cinco plataformas y las nueve vías. El arquitecto valenciano recibió el premio Golden Belgian Buildin por el diseño de la terminal de alta velocidad TGV Lieja – Guillemins.

Con un coste total de 445 millones de euros –el presupuesto inicial se fijó en 200 millones– se ha levantado la nueva estación Guillemins-TGV y renovado la estructura ferroviaria. En realidad viene a sustituir a la que ya existía en el mismo enclave, pero que no estaba preparada para la alta velocidad. Por ello una de las principales dificultades ha sido “construir una estación completamente nueva, mientras los trenes no dejaban de pasar”, explicó en rueda de prensa el director general del grupo ferroviario belga (SNCB-Holding), Vincent Bourlard.

La estación ha sido concebida para convertir a Lieja en uno de los principales nudos de la red europea del ferrocarril de alta velocidad, con líneas que permiten llegar en sólo 20 minutos a ciudades como Bruselas, Aquisgrán y Colonia (Alemania); y en unas horas a Fráncfort, París y Londres.
Pero además de mejorar las conexiones hacia el resto de Europa, la estación dotará a la ciudad de “una apertura interior”, al comunicar con una pasarela dos distritos hasta ahora separados por un cerro y por las vías de tren. “Mi objetivo era crear una estación del siglo XXI que no sólo uniera Lieja con el resto de Europa, sino que sirviera como símbolo de la renovación de la ciudad”, explica el arquitecto en un comunicado.

El resultado tras más de doce años de obras es, en palabras de Calatrava, un lugar “abierto y permeable” a su entorno que “no supone un obstáculo”, sino que “puede contribuir a cambiar la fisionomía de la ciudad” y a su desarrollo urbano. Se trata de una terminal “protegida” por una cubierta abovedada en vidrio y acero de 33.000 metros cuadrados, que “flota” sobre la base de hormigón y que “sigue la curva natural” de la colina de Cointe que limita con la estación. El hormigón, el acero y el vidrio son los materiales esenciales de esta construcción en la que Calatrava también ha empleado la piedra caliza azul, tradicionalmente utilizada en Bélgica, como muestra de que comprende “la personalidad y especificidades” de la ciudad. Además, utilizó la luz natural y el espacio como dos materiales más con los que dar “confort” a los usuarios y crear un “escaparate” a la ciudad para los viajeros. A este respecto, Calatrava señaló que la estación “no tiene fachadas al estilo tradicional” para permitir una suerte de interconexión entre el interior y el exterior de la terminal, y que es el techo voladizo el que protegerá a los usuarios de las inclemencias del tiempo.

Calatrava también tenía claro que no quería que su proyecto se convirtiera en una “barrera” entre un lado y otro de la ciudad. Para ello planteó una estación que “uniera” el centro de la ciudad con el barrio de Guillemins, degradado con el tiempo después de que quedara “encerrado” entre las vías del tren y una autovía, cuando la vieja estación partió en dos la ciudad. La nueva estación dispone de un aparcamiento para 800 vehículos, pasarelas peatonales de acceso y una galería comercial iluminada con luz natural a pesar de estar bajo las vías del tren.

Con una celebración presidida por el Príncipe Felipe de Bélgica, a la que también asistirán el propio Calatrava, líderes políticos nacionales y locales y representantes de la red nacional ferroviaria belga (SNCB), se dará por inaugurada la nueva terminal. Los festejos culminarán por la noche con un espectáculo de la compañía Dragone Entertaiment, creadora del Circo del Sol

Calatrava, galardonado por el diseño de la estación de Lieja

El arquitecto español Santiago Calatrava recibe mañana en Bruselas el galardón Golden Belgian Building, que reconoce la trayectoria y en especial el diseño de la nueva Estación de alta velocidad TGV en Lieja – Guillemins. Este acto se enmarca dentro del 50 Aniversario del Salón Internacional de la Construcción Batibouw.Calatrava mantiene una estrecha relación con este país, que se remonta a la adjudicación en 1996 de la Estación de Lieja. En 2000 Calatrava inauguró un puente en esta misma ciudad y en la actualidad trabaja en el proyecto de la Estación de Mons.

La ciudad de Lieja es uno de los principales nodos de la red europea del ferrocarril de alta velocidad que comunica Inglaterra, Francia, Bélgica y Alemania. Con el doble objetivo de satisfacer las necesidades técnicas de la alta velocidad y crear una estación capaz de convertirse en referente arquitectónico Euro Liège convocó en 1996 un concurso internacional que ganó Santiago Calatrava. El arquitecto valenciano concibió la Estación como un vínculo entre dos distritos de la ciudad de Lieja, hasta ahora separados por las vías del tren. El diseño de Calatrava enlaza las dos zonas con una terminal de pasajeros construida simétricamente sobre un eje noroeste-sudeste.

La principal característica del diseño de la estación es la transparencia, ya que el proyecto se entiende como un diálogo urbano con la ciudad. Esta transparencia se materializa en la monumental cubierta de vidrio y acero, con unas elevadas marquesinas que se extienden 145 metros sobre las cinco plataforma.

(Santiago Calatrava Valls; Benimamet, Valencia, 1951) Arquitecto español. Considerado como uno de los arquitectos más creativos del momento, los diseños de Calatrava se caracterizan por un aire futurista y la innovación técnica y estética. Sus amplios conocimientos de ingeniería le han permitido especializarse en el diseño de grandes estructuras, entre las que destacan sus puentes, muchos de ellos célebres.

En 1981 abrió su primer estudio de arquitectura e ingeniería civil en Zúrich. Afiliado en 1987 a la Unión de Arquitectos Suizos (BSA), recibió el premio Auguste Perret UIA (Unión Internacional de Arquitectos) de París; en esta ciudad estableció un segundo estudio en 1989, mientras se realizaba la primera exposición monográfica de su obra en la Universidad de Columbia, en Nueva York, a la que seguiría una serie interminable de muestras similares en instituciones de todo el mundo.