Archivo de la etiqueta: bicicleta

Fomento de la bicicleta en el ferrocarril

El presidente de Renfe, Isaías Táboas, y el presidente de la Red de Ciudades por la Bicicleta, Antonio Poveda, han firmado un acuerdo por el que se creará un grupo de trabajo conjunto entre ambas entidades que impulse políticas de fomento de la intermodalidad ferrocarril–bicicleta, con el fin de colaborar en la protección de la salud y la lucha contra la contaminación atmosférica en el ámbito de la movilidad.

En concreto, el acuerdo supondrá un impulso a la intermodalidad tanto para la movilidad cotidiana, como para la de ocio y turismo y tendrá como objetivo analizar y proponer medidas concretas acerca de infraestructuras de aparcamiento seguro de bicicletas en las estaciones, así como de servicios de préstamo desde las estaciones de tren. Igualmente, el acuerdo impulsará medidas para facilitar el transporte de bicicletas en los trenes, el acceso a las estaciones y el fomento del transporte de bicicletas en zonas y períodos donde se concentren actividades cicloturistas.

Renfe trabaja en la actualidad en el desarrollo de un Plan Estratégico 2019-2023, que fue presentado al Consejo de Administración el pasado mes de enero, que define, entre otros aspectos, objetivos para consolidar a la compañía como actor clave en materia de accesibilidad y eficiencia energética y descarbonización del sistema de transporte, en línea con los objetivos de desarrollo sostenible de la comunidad internacional y como parte de su buen gobierno corporativo.

Para alcanzar estos objetivos, Renfe está diseñando un modelo basado en “movilidad como servicio”, (mobility as a service), para formar parte del conjunto del viaje, desde que el cliente sale de su casa hasta que llega a su destino, teniendo en cuenta medios de transporte llamadas de ‘última milla’, como la bicicleta.

La Red de Ciudades por la Bicicleta es una asociación de entidades locales que tiene por objeto la generación de una dinámica entre las ciudades españolas con el fin de facilitar, hacer más segura y desarrollar la circulación de los ciclistas, especialmente en el medio urbano. Creada en 2009, actualmente cuenta con 116 los socios, que representan a 550 ciudades españolas.

¿Gamberrada o reivindicación deportiva?

grupo-ciclistas-paseo-gracia

¿Se puede utilizar una bici en los pasillos del metro? ¿Se puede sentir alguien ofendido por esa apráctica? ¿Hay que sancionar a quien se atreve a realizarl un ejercicio de este tipo? ¿Pero alguien se atreve a hacerlo? Son preguntas que uno se plantea al hilo de los acontecimientos. Aunque lo cierto es que hay quien circula en bicicleta por el metro, aun a riesgo de ser sancionado.

Los miembros de Rock&Ride se reúnen todos los domingos a las seis de la tarde para dar una vuelta por la capital catalana. La última salida -llevan ya unas 25- incluye un polémico tramo por el suburbano de Barcelona. “Fue espontáneo e improvisado, no había ninguna maldad en la idea”, cuenta Bernardo, uno de los organizadores de esta práctica. Si Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) le acaba multando, dice que la sanción la pagarán entre todos. Muy a regañadientes porque, dice, no gritaron ni empujaron ni violentaron a nadie. “Me sorprende tanto rechazo hacia la bici en Barcelona. Solo intentamos vivir el ciclismo a nuestra manera, sin afán de molestar a nadie, no vamos como cafres. Pero puede que el domingo fuéramos un poco egoístas, es verdad…”.

Los lunes y los miércoles por la noche los miembros de Rock&Ride suelen reunirse en la Ciutadella o en la denominada plaza de la Aspirina (el cruce de Diagonal con Marina) para jugar a ‘bike polo’, un deporte que requiere de una gran habilidad, no solo para lograr perforar la portería contraria, sino para evitar dolorosas caídas con la bici. En el grupo, explica su fundador, hay gente “de todo tipo y de todos los barrios”. También un padre que acude con su hija de 10 años.

La acción del domingo, sin embargo, ha creado polémica en la Ciudad Condal. Bernardo no tiene muy claro cómo acabará la cosa. Cree que también les puede beneficiar, que más gente quiera unirse a ellos. Pero le sabe mal que tantos ciclistas también les hayan puesto a parir en internet. Es normal, puesto que la bici arrastra en esta ciudad un estigma del que es muy difícil desprenderse. A pesar de que solo están implicadas en el 3,9% de los accidentes registrados en el 2015 en Barcelona (por un 39% de motos o un 46% de turismos), siguen siendo las grandes discutidas de la vía pública. En parte, porque todavía se les permite circular por las aceras, algo que debería prohibirse en año y medio porque así lo dicta la ordenanza. ¿Y ahora cómo se va a ver esta práctica?

Metro Madrid sanciona a una usuaria por utilizar la bici en los pasillos del suburbano fuera de horario

ana-jimenez-y-su-bici-plegable-jorge-parisble

Sin ninguna contemplación, fieles al espíritu de la ley. Metro Madrid ha multado a una usuaria que desplegó su bicicleta en uno de los vestíbulos de la estación Méndez Alvaro de la capital madrileña. La viajera asegura que los vigilantes estaban ‘a la caza’ desde hace días, mientras la empresa explica que se trata de una reincidente y que se salta la normativa, clara y determinante, cuando ella quiere. La pasajera, usuaria habitual del metropolitano, ha pedido la intervención del Consorcio Regional de Transportes.

Los pasajeros no pueden circular con sus bicis en el interior del suburbano cuando quieran. Hay restricciones horarias: sábados, domingos y festivos están permitidas durante todo el día; mientras que de lunes a viernes, sólo se puede transitar con ellas por pasillos o coches en horarios valle; es decir de 10.00 a 12.30 horas y de 21.00 hasta el cierre de servicio. El reglamento de Metro Madrid especifica que las bicicletas “que vayan plegadas (así como las bicicletas infantiles), tendrán la consideración de bultos de mano”, por lo que pueden ser transportados “siempre que no supongan molestias o peligro para otros viajeros”.

El conflicto no es nuevo. Aunque en esta ocasión tiene cara, además de nombre y apellidos. Ana Jiménez, una usuaria habitual del suburbano, fue denunciada el 3 de septiembre cuando transitaba por los pasillos de la estación Méndez Álvaro con su bici plegable. Pasó los tornos con el cierre de seguridad, pero una vez los hubo traspasado, reconoce que la desplegó para hacer más cómodo su transporte por las escaleras y pasillos. “Fui acorralada por dos empleados del metro y dos trabajadores de seguridad; llevaban dos semanas siguiéndome a la espera de cazarme en un descuido”. La tomaron los datos y le abrieron un expediente por infringir la normativa de Metro. Pero, según su relato, el incidente no quedó ahí: “Me echaron entre insultos y amenazas. Uno de los trabajadores me dijo que, ni con bici ni sin ella, nunca iba a volver a pisar el metro”, explica la usuaria en la reclamación presentada ante el Consorcio Regional de Transportes, el organismo encargado de tramitar su denuncia.

La empresa, por su parte, defiende la actuación de sus empleados en este caso. Un portavoz asegura que la usuaria “pasó los tornos con la bici plegada. Pero al llegar a las escaleras la desplegó, algo que está prohibido; no se puede ir con una bicicleta abierta por el interior de las instalaciones fuera del horario establecido”. Los responsables de la estación afirman que “no es la primera vez que le llaman la atención a esta persona y siempre ha vuelto a reincidir”. El objetivo principal con estas normas es no molestar a los demás usuarios, es sentido común, explican desde Metro.

Ana Jiménez se enfrenta ahora a una sanción de 30,05 euros, porque está acusada de una infracción leve. Es la multa mínima; aunque se puede quedar en un apercibimiento, sin que llegue a prosperar la sanción. “Lo principal en este caso es que se conozca el reglamento. De ningún modo se quiere castigar el uso de la bici”, explican desde el Consorcio, que estudiará el caso de Ana Jiménez para decidir si finalmente prospera la sanción. Ana cree que el metro “debería ser menos restrictivo con las bicis y no llevar la normativa hasta el extremo”. En su opinión, “la actitud de los empleados de Metro demuestra que la bici todavía no está aceptada como un medio de transporte en esta ciudad”. Metro asegura, sin embargo, que la normativa es “razonable y útil para que todos los usuarios puedan convivir sin conflictos“.

(Fuente 20 Minutos. Imagen Jorge Paris)

Renfe reclama 2.300 euros a un joven que viajaba en tren ‘facturado’ como una bicicleta

La crisis aprieta. Y con los apuros económicos los pícaros agudizan el ingenio hasta límites insospechados. Ese es el caso de un joven de Tarragona que viajaba gratis en tren mediante la manipulación del código de barras de billetes de coste cero que obtenía a través de Internet y que mediante un sistema que aún se desconoce conseguía convertir en tickets válidos para sus desplazamientos. Los Mossos d’Esquadra le imputan un delito de estafa y otro de daños informáticos. El importe de lo defraudado asciende a 2.300 euros. El viajero tiene 21 años y permanece en libertad.

El procedimiento era infalible y soprendentemente sencillo. El joven obtenía a través de internet un billete para transportar una bicicleta, que se adquiere de forma gratuita, y que posteriormente convertía en un ticket válido para viajar en tren alterando el código de barras del documento, con un sistema que Renfe aún no ha conseguido descifrar. El astuto viajero habría logrado por este procedimiento 32 billetes, en su mayor parte con destino a Barcelona, pero también a Madrid y Sevilla. Nunca llegó a venderlos, pero sí los utilizaron él, su hermana y una amiga.

El descarado aventurero no niega los hechos, pero sí que haya cometido un fraude o haya estafado a la operadora. Según declaró en comisaría, donde negó que fuera experto en informática, cuando accedía a la página web para comprar el billete para la su bicicleta, introducía un código que hacía saltar el programa y validar el billete como si fuera para una persona. En ningún momento de su declaración explicó cómo había llegado a conocer este curioso procedimiento.

La compañía admite que nunca había tenido conocimiento de este tipo de prácticas hasta que se topó con el atrevido pasajero. Renfe presentó denuncia por la compra de billetes de media y larga distancia a coste cero el pasado 28 de marzo. La compañía desconocía cómo había podido pruducirse esta curiosa suituación. La operadora facilitó a la Policía el número de la tarjeta de crédito que se había dado para la adquisición de los billetes, el correo electrónico e incluso el DNI. Agentes de la Unitat d’Investigació de la Policía Autonómica de la comisaría del Tarragones localizaron de inmediato al supuesto infractor que accedió a colaborar con los agentes a los que relató, sin ocultar detalles ,su alocada aventura.

Cuando un pasajero quiere viajar con su bicicleta en tren, tiene que obtener un billete especial para este medio de transporte, que no tiene ningun sobreprecio sobre el billete normal. Desde Internet el viajero de Tarragona obtenía este ticket para la bicicleta, si bien introduía un nuevo código que modificaba el sistema de seguridad y lo convertía en un billete normal para el transporte ferroviario.

Una cita festiva en las vías verdes

Día de fiesta. De recuerdos nostálgicos y también de alborozo. De final de una etapa, pero principio de otra, en una vida distinta. Sin raíles, ni traviesas. Pero con los trazos aun bien definidos y dibujados, abriéndose paso por tierras, ahora ya vacías de gentes, bosques adyacentes y paisajes impresionantes. Sin el soniquete del traqueteo, pero con el recuerdo perenne del tren. Miles de personas asisten hoy a la fiesta de las Vías Verdes, en una celebración que se repite desde hace años el segundo domingo de mayo y a la que cada año asiste un mayor número de personas.

Cerca de 1.800 kilómetros de vías abandonadas de toda España han sido convertidas ya en 82 populares itinerarios cicloturistas o pedestres que levantan verdadera pasión entre los amantes de la naturaleza y del deporte al aire libre. Y en los próximos meses se abrirán más más kilómetros en toda España. Salpicados de acueductos, túneles y viaductos, estas sendas de hierro se encuentran a veces en paisajes vírgenes a los que sería muy difícil acceder.

Las vías verdes han demostrado ser una auténtica “locomotora del desarrollo rural” allá por donde pasan, ya que han “transportado” multitud de turistas “con necesidades de alojamiento, de comer, y de comprar artesanía y productos locales a zonas por las que antes no pasada nadie”, reconocen sus responsables. Así, estaciones de tren abandonadas están siendo recuperadas como hoteles o restaurantes, los municipios están poniendo en marcha museos y observatorios dentro de los itinerarios y emprendedores de la zona están desarrollando negocios de alquiler de bicicletas, entre otros. “Son toda una fuente generadora de riqueza en las zonas rurales”.

Y cada vez se encuentran más transitadas. La vía de Girona, por ejemplo, con más de cien kilómetros de ruta, tiene postes que cuentan el paso de los usuarios ; en 2010, detectó a 1,8 millones, una cifra “muy importante”. Otra vías, como la de la Sierra de Cádiz y Sevilla, situada en una zona “muy rural” y apartada, la cifra giró en torno a 100.000.

Con motivo del Día Nacional de las Vías Verdes, que convoca la Fundación de los Ferrocarriles Españoles cada segundo domingo de mayo, los gestores de los trazados organizan actividades festivas y de ocio, que se extienden a lo largo de todo el mes. Este año la celebración coincide con la campaña “Vías Verdes Cero, CO2”, que la Fundación de los Ferrocarriles desarrolla de abril a octubre de este año. Se trata de aumentar los desplazamientos y contribuir al ahorro de emisiones de CO2, principal gas responsable del cambio climático.

“A comienzos de los 90 empezamos a tener noticia de cómo en Estados Unidos se estaba haciendo esa conversión hacia los llamados ‘Greenways’ o ‘Rails to Trails’. En la Fundación Ferrocarriles Españoles nos encantó la idea y decidimos organizar un seminario internacional en España para que gente de esos países nos contara como lo hacían”, explica Carmen Aycart, directora del programa. El siguiente paso fue hacer un inventario de los 7.600 kilómetros de vías abandonas que había en España y valorar cuáles tenían más posibilidades de convertirse en vías verdes.

El proyecto está en plena expansión y “aún quedan casi seis mil kilómetros de trazados abandonados por recuperar”, recuerda Aycart, quien avanza que en los próximos meses se abrirán más de cien nuevos kilómetros de Vías Verdes en toda España.

Entre los últimos proyectos ejecutados se encuentra un tramo de la antigua línea de ferrocarril de Feve que unía Denia (Alicante) con Carcaixent (Valencia). La nueva ruta, de casi seis kilómetros de longitud, ha sido promovida por el Ayuntamiento de Denia y financiada por el Ministerio de Medio Ambiente, con un importe de 1.183.652 euros.
Otro proyecto que acaba de terminarse s la rehabilitación del túnel de Uitzi, en el antiguo trazado del Plazaola (Navarra), con una longitud de 2.680 metros. La recuperación del túnel ha permitido salvar el principal escollo que existía en la vía del Plazaola para completar un trazado de casi 40 kilómetros entre Mugiro y Andoain.

En 1993, existían en España más de 7.600 kilómetros de líneas que ya no tenían servicio de trenes, o que nunca llegaron a tenerlo por quedar inconclusas las obras de construcción. Este patrimonio, de gran valor histórico y cultural, también ofrece la ventaja de garantizar la accesibilidad de los usuarios, sin limitaciones de edad o capacidad física.

(Imagen Jesús Andrade)

Bicicletas al tren: una reclamación de los ciclistas

Jornada reivindicativa. Un grupo de miembros del colectivo ‘Pedalea’ presentó hoy en las oficinas de Renfe de la estación Intermodal de Zaragoza una reclamación para que permita a los ciclista subir las bicicletas a los trenes, tal y como informó el colectivo. La reivindicación comenzó a las 11.00 horas en la zona de los aparcabicis y, posteriormente, doce integrantes del colectivo partieron en tren con las bicicletas a Tudela para recorrer la vía verde del Tarazonica.

El motivo por el que sólo doce ciclistas recorrerán el trayecto en tren desde Zaragoza hasta Tudela se debe a que es el número de viajeros que ha autorizado Renfe a subir con las bicicletas. Una vez en Tudela, más de medio centenar de ciclistas se sumaron a esta jornada reivindicativa.
Sigue leyendo

Bicis en el tren, nuevas protestas

De nuevo la bici quiere protagonizar una jornada de tren. Renfe sigue con su política confusa sobre el acceso de las bicis. Los ciclistas que pretenden acercarse a sus a puntos de destino a través del ferrocarril tienen aún muchas dificultades para poder hacerlo con normalidad. En el caso de las cercanías, pueden acceder con las bicis a las plataformas, siempre que no superen un número determinado (18 dependiendo del número de coches de la composición. En regionales y largas distancias, la acción depende de la voluntad de los interventores, aun cuando tengan sus ciclos convenientemente empaquetados.

Los defensores de las bicis reclaman dos cosas: accesibilidad a los trenes y una normativa clara y determinada que no dependa del humor de los trabajadores de la operadora. Es lo único que nos puede acercar a Europa. Mientras, las acciones de protesta seguirán poniendo en jaque a la compañía.

El domingo 10 de mayo, con motivo de la celebración del día de las vías verdes españolas, diferentes grupos convocados por Con Bici recorrerán algunas vías verdes accediendo a las mismas mediante el ferrocarril o en caso de no ser así, denunciando el porqué de no poder hacerlo. Una prueba más para la tolerancia de Renfe o la transparencia de su normativa

Por si le sirve a alguien de Euskadi, os dejo unas cuantas instrucciones para que los aficionados vascos cuente con el tren en sus excursiones que podéis consultar en la página de mi amigo Gorka Cabañas, ‘el repecho’.

Línea Bilbao- Santurtzi/Muskiz. De lunes a viernes, de 11:00 a 12:00 y de 16:00 a 17:00. Y en la línea Barakaldo-Muskiz: de 10:00 a 13:00 y de 16:00 a 18:00 (Seis bicicletas por composición, en la última puerta según el sentido de la marcha).

Los sábados y festivo, de 07:00 a 17:00 horas (Seis bicicletas por composición, en la última puerta según el sentido de la marcha).

En la línea Santurtzi/Muskiz – Bilbao, de lunes a viernes, y en horario de 11:00 a 12:00 y de 17:00 a 18:00 ( Seis bicicletas por composición, en la última puerta según el sentido de la marcha). Mientras que los sábados y festivos, será de De 07:00 a 17:00.

En la línea C-3 de Bilbao-Orduña, de lunes a viernes, de 11:00 a 12:00 y de 16:00 a 17:00. Mientras de Llodio-Orduña, el horario es de 10:00 a 13:00 y de 16:00 a 18:00. Los sábados y festivos, el horario es de 07:00 a 17:00 (Seis bicicletas por composición, en la última puerta según el sentido de la marcha).

De Orduña a Bilbao, y de lunes a viernes, de 11:00 a 12:00 y de 17:00 a 18:00.

La bici en el tren

Llega el buen tiempo. Se acaban los días de lluvia interminable y es hora de sacar a pasear la bici. Mi compañero y buen amigo Gorka Cabañas seguro que lo está deseando. Pero no es cuestión de pedalear entre coches, humos y calles. Así que lo mejor es combinar el pedaleo con el tren. Aunque la tarea no parece sencilla.

Renfe no da facilidades a los amantes de la bici para que combinen su deporte con el traslado en tren. De hecho, hay varias asociaciones que tienen su guerra particular con la compañía operadora a la que tratan de convencer para que faciliten la acción del cicloturismo. Conbici está impulsando una campaña de reclamaciones para hacer llegar a Renfe el malestar de las asociaciones de cicloturismo que se sienten discriminados como clientes por el mero hecho de utilizar la bicicleta en sus desplazamientos.
Sigue leyendo