Archivo de la etiqueta: ratas

El choque de dos trenes en Pau se achaca a un ataque de ratas a los cables de un semáforo

choque-trenes-pau

No es la primera vez que sucede. El choque de dos trenes el pasado 17 de julio cerca de Pau (suroeste), en el que 40 personas resultaron heridas, cuatro de ellas graves, tiene ya un culpable. Las ratas. Los roedores se comieron los cables de un semáforo, según la investigación interna llevada a cabo por ferroviaria francesa SNCF. El mal contacto de los cables dañados del semáforo provocó que se dieran señales equivocadas al conductor de uno de las máquinas.

En su inspección, los expertos de la Sociedad Nacional de Ferrocarriles (SNCF) “constataron rastro de roedores en el centro de señalización y la presencia de muchos cables conductores parcialmente pelados”. La hipótesis establece que se activó “intempestivamente” la luz verde en el semáforo como “consecuencia directa de un contacto fortuito entre dos cables parcialmente pelados”, lo que coincidió con “un conjunto de circunstancias técnicas excepcionales.

El informe de la operadora exculpa al conductor del convoy regional (TER) al que se señaló inicialmente, según el director general responsable de la seguridad, Alain Krakovitch, en declaraciones publicadas por ‘Le Parisien’. El TER arrancó porque el semáforo le dio luz verde, y por tanto el conductor “no se saltó el semáforo en rojo”, subrayó Krakovitch.

El tren regional se puso en marcha y, tras alcanzar 128 kilómetros por hora, se empotró contra la parte posterior de un tren de alta velocidad (TGV) que circulaba a sólo 30 kilómetros por hora porque, como establecen los protocolos, atravesaba un tramo en el que había sido advertido de que había una avería en la señalización.

La compañía estatal de ferrocarriles ha decidido inspeccionar 3.000 cajas de señalización hasta el 10 de agosto que no han sido objeto de visitas desde hace nueve meses para controlar la tensión de las instalaciones y verificar visualmente el buen estado de los cables. Las otras 10.000 instalaciones restantes serán examinadas antes de septiembre.

Nueva York declara la guerra a las ratas del metro

‘Marditos roedores’. La ‘Gran Manzana’ también tiene sus ‘gusano’s. Aunque sean de cuatro patas, roan todo lo que se abre a su paso y sean prolíficos hasta la extenuación. Nueva York declara la guerra a las ratas que pueblan el metro de la ciudad desde que de éste se inaugurara hace ya más de cien años, después de descubrir que no viven en los túneles de los trenes sino en las propias estaciones. Una guerra internacional que ya han declarado otros países, pero con resultados muy desiguales.

Y ahora lo intenta Nueva York. “Me siento muy optimista sobre la posibilidad de que podamos controlar las ratas del metro. Nunca llegaremos a cero, pero sí podemos lograr que se conviertan en algo ocasional, en lugar de habitual”, ha asegurado Robert Corrigan, del Departamento de Salud de Nueva York.

Las autoridades locales acaban de difundir los resultados iniciales de un estudio que se ha realizado durante los dos últimos años para determinar exactamente dónde viven y qué costumbres tienen. La investigación se ha desarrollado en los túneles de 18 estaciones de metro de la zona sur de Manhattan. Y la conclusión es demoledora: cerca de la mitad de las líneas son “un imán para las ratas”, porque están llenas de basura y de agujeros ideales que les sirven de cobijo.

Aunque las autoridades no han querido identificar de qué estaciones se trata, tampoco ha sorprendido a los neoyorquinos, acostumbrados a ver ratas paseándose por las vías por las que circulan los trenes del suburbano e incluso por los parques de la ciudad, especialmente por las noches cuando llega el buen tiempo.

“Es un mito lo de que todas las estaciones del metro de Nueva York tienden a tener ratas”, ha apuntado Corrigan ante el Consejo de Salud de la ciudad. “Si no hay comida, no hay ratas, es así de simple”, concluye y apuesta por limpiar más a menudo las estaciones. También se considera recomendable sellar las puertas de las salas donde se guardan las bolsas de basura a la espera de ser retiradas, ya que es donde más acuden los roedores en busca de alimentos.

La estrategia para combatir la presencia de estos animales, que tanta repugnancia despiertan entre los ciudadanos, consiste básicamente en poner trampas con cebos en las vías, pese a que, según lo descubierto en este estudio, las ratas no viven ahí. Métodos que requieren grandes inversiones y atraen aún más a los roedores, al tiempo que los trenes terminan destrozándolas y desperdigando los cebos por los túneles.

El estudio ha desvelado que no es cierta la popular creencia de que las ratas viven en grandes poblaciones en los túneles del sistema de transporte, escondidas a muchos metros bajo tierra, sino que en realidad viven dentro de las propias estaciones, en sus paredes, y salen a través de sus grietas para buscar comida. Por ello, tampoco funciona la estrategia de electrificar los rieles ni ninguna otra que se haya probado hasta el momento, según recuerda ‘The New York Times‘, que ha pedido a sus lectores que envíen fotos tomadas en el metro de la ‘Gran Manzana’ donde se ve cómo campan a sus anchas las ratas. “Los viajeros insisten en comer, beber y tirar basura en las estaciones, dejando migajas y restos que, a ojos de una rata, son una clara invitación a sentirse como en casa”, resume el diario.

(Fuente El Correo. Imagen Frank Franklin II/Associated Press)

Las ratas atacan al ferrocarril británico

Un enemigo implacable. Un hostil adversario difícil de combatir. La guerra se ha desatado en los ferrocarriles británicos. Los responsables de transporte de Reino Unido van a gastar millones de libras en impedir que ratas y ratones perforen con sus dientes el cableado eléctrico de los 32.186 kilómetros de vías del país. Así lo cuenta el diario ‘Telegraph’

Sin ir más lejos, un pequeño agujero abierto por roedores en un grueso cable de alta tensión provocó un corte de corriente en la línea principal de la costa oeste en Cheshire el mes pasado, que causó la cancelación de 20 trenes y retrasos en otros 99. Dos semanas antes, un servicio especial que llevaba a los aficionados a un partido de fútbol entre el Carlisle United y el Everton fue uno de los 107 trenes anulados y otros 289 retrasados por un problema similar entre Preston y Lancaster.

Es la guerra. No hay más remedio que remangarse y luchar contra este contumaz oponente. Para ello se ha puesto en marcha un programa de dos años para reforzar las defensas del sistema ferroviario mediante cables de acero blindados de reemplazo, proyecto que un portavoz de Network Rail admitió ayer que costará millones.

“Es un problema grave y sucede en todo el condado”, dijo. “Tenemos 20.000 millas de vías férreas (algo más d 32.000 kilómetros), con varios tipos de cable de señalización, de telecomunicaciones o de alimentación al lado de la vía”. “Va a costar millones. Pero, si se tienen en cuenta los problemas causados -como el pago de indemnizaciones por los retrasos por parte de los operadores- gastar en cambiar los cables va a ahorrar dinero. ”

Eric Martlew, parlamentario de Carlisle, se retrasó en un viaje para ver el Carlisle United-Everton el 2 de enero. Afectado por la avería aseguró al respecto: “Es un disparate que toda de la línea principal de la costa oeste se paralizara por un ratón”.
“Nunca debería haber ocurrido: los cables tenían que haber sido protegidos y eso habría impedido al ratón detener a los seguidores de Carlisle Unidas en su camino”

Craig Johnston, miembro del comité ejecutivo nacional de los sindicatos de ferroviarios RMT, dijo que estaba sorprendido por la explicación de los retrasos. “He trabajado en el ferrocarril durante 26 años y nunca he oído nada como esto: me resulta difícil de creer”, dijo.
Lo crean o no, la guerra contra los malditos roedores s ha desatado. Y la inversión que se ha dispuesto para este combate dice mucho de la seriedad con la que se han tomado esta lucha las autoridades británicas. ¡Muerte a las ratas!

(Fuente ‘The Daily Telegraph’)