Archivo de la etiqueta: precios

El tren AVE cumple 25 años

El tren de Alta Velocidad, que hoy cumple 25 años de actividad comercial, ha generado beneficios económicos, sociales y medioambientales estimados en unos 4.000 millones de euros, según indica el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna. A ello se suma un beneficio “intangible”, relacionado con lo que el AVE contribuye a la ‘marca España’, a que las empresas españolas logren contratos en el exterior o al desarrollo de nuevas tecnologías ferroviarias. “Hay una rentabilidad indudable, es un acierto para el país”, garantiza De la Serna respecto a la apuesta de España por el AVE en declaraciones a TVE. El ministro asegura que el AVE es rentable económicamente, tal como demuestra el hecho de que el servicio de Alta Velocidad de Renfe cerrara 2016 con un beneficio de 141 millones de euros, “una vez asumidos todos los gastos de mantenimiento y explotación”.

Cuando el AVE nació hace un cuarto de siglo, el PSOE encabezaba el Gobierno, la peseta seguía siendo la moneda española (hasta el 2000 no se institucionaliza el euro), el sistema político era bipartidista con alternancias de socialistas y populares en los ejecutivos, España vivía una bonanza económica (ese mismo año tienen lugar la cita olímpica en Barcelona y la ExpoSevilla). Solo el terrorismo de ETA ensombrecía y lastraba el presente y futuro del país.

De aquella primera experiencia ha emergido una industria ferroviaria propia que suministra trenes a los cinco continentes, realiza infraestructuras complejas en cualquier rincón del mundo y con las empresas españolas liderando los desafíos más espectaculares. De hecho, un consorcio español trabaja en la Alta velocidad en Arabia Saudí (el tren a La Meca) y las ferroviarias CAF y Talgo fabrican sus propios modelos de vehículos, Oaris y Avril, respectivamente.

Sin duda, el AVE no sólo ha mejorado notablemente el servicio ferroviario, sino que también ha supuesto un revulsivo para la actividad tecnológica y la I+D, lo que se ha traducido en la internacionalización de un modelo de tren convertido en paradigma de calidad.

El AVE español es la tercera generación del TGV francés, hijo del TGV Atlántico, base de la actual expansión de la alta velocidad en Francia. Al inicio del servicio comercial, se ponen en servicio 12 trenes diarios (6 en cada sentido); en octubre de ese mismo año, al final de Exposición Universal de Sevilla, haya ya en la vía 16 convoyes. Estos primeros vehículos constituyen la serie 100 de Renfe. Diseñada y fabricada por Alstom, puede alcanzar una velocidad máxima de 300km/h y cuenta con 331 plazas (dos para personas con discapacidad), distribuidas en 8 coches con cafetería. En la actualidad hay un promedio de 36 trenes diarios (18 por sentido), aunque varía los fines de semana. En 2009 se realizó una remodelación integral y, desde entonces, dispone de toma de corriente en todas sus plazas. Con la incorporación de nuevas series, algunas de estas ramas se destinan al Corredor Mediterráneo, dotándoles de bogies de ancho ibérico, donde prestan el servicio Euromed.

En estos 25 años de explotación a las unidades de Alstom se han sumado una gran variedad de trenes de distintos fabricantes que se diferencian por su velocidad, capacidad, ancho de vía y tensiones de alimentación, según las necesidades y servidumbres de los servicios asignados. Renfe cuenta con más de 200 trenes de alta velocidad, una de las flotas más modernas y versátiles de Europa, en la que conviven trenes diseñados para circular por vías de ancho internacional (o ancho UIC, que en España equivale a la alta velocidad) y ancho convencional (peninsular). Combinan diferentes sistemas de señalización a bordo. Además de la serie 100 (y sus posteriores derivaciones 100R, 101 y 100F), Alstom proporciona también la 104 y 114; CAF las 120, 120.050 y 121; Talgo, las 102-112, 130, 750 y, junto a Siemens, la 103.

Viajeros

Desde el 21 de abril de 1992 hasta este viernes, Renfe estima que habrán utilizado la red de alta velocidad 357,5 millones de viajeros (incluyendo la estimación a cierre de mes), tanto en trenes AVE como Avant y convoyes dotados con sistemas de rodadura desplazable. De ellos, 267,6 millones han usado servicios que sólo han circulado por vías de ancho internacional, en tanto que otros 89,9 millones han viajado en trenes de rodadura desplazable, que Renfe comercializa hoy fundamentalmente con la marca Alvia.

El número de pasajeros que utilizan el tren anualmente para los desplazamientos de larga distancia interurbanos en España se ha duplicado en los últimos veinticinco años. En 1991, último año previo al estreno de la primera línea de alta velocidad, 15,7 millones de clientes recurrieron a los servicios de Largo Recorrido de la entonces Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles (Renfe). En la actualidad, 31,8 millones de usuarios utilizan cada año los servicios de Alta Velocidad-Larga Distancia de Renfe, lo que supone un incremento del 102%.

El 65% de los viajeros (7,4 millones) de trenes de larga distancia de Renfe que circulan por la red convencional utiliza parcialmente la red de Alta Velocidad. Esto es posible gracias a uno de los factores tecnológicos que distinguen el modelo español: la introducción de trenes con un sistema de ancho de ejes variable y de intercambiadores de ancho en vía para poder combinar la red convencional (1.668 mm) con la red de alta velocidad (1.435 mm) y extender sus ventajas a más provincias y ciudades.

Durante 2016, más de 3,23 millones de viajeros utilizaron los servicios de alta velocidad que unen Sevilla y Madrid (AVE), con un incremento del 1,8% respecto año anterior. Se trata de un servicio que ha situado al tren de alta velocidad con una cuota de mercado frente al avión que supera el 89%. La cifra acumulada de viajeros entre Madrid y Sevilla durante los 25 años es de 72 millones de viajeros. El servicio arrancó en 1992 con una previsión superior al millón y medio de usuarios, que un año más tarde aumentaría hasta los 3,67 millones.

Red y estaciones

Poco menos de 500 kilómetros (471), separan las estaciones de Atocha y Santa Justa, que componen el primer trayecto de los trenes AVE. Un cuarto de siglo después, la red de Alta Velocidad tiene ya 3.200 kilómetros (incluidas las líneas de altas prestaciones). A la primera conexión Madrid-Sevilla le siguen, a partir de 2003, la Madrid-Toledo (20,5 kilómetros); la Madrid-Valladolid (179) y la que enlaza Córdoba y Málaga (155). La conexión AVE a Barcelona y Tarragona (649) llegaría en 2008 y el AVE a Levante (603), el último gran corredor inaugurado, lo haría en diciembre de 2010. A estos habría que añadir las conexiones de Madrid con Galicia (434), cuya finalización se prevé para antes de que acabe 2018; la línea Valladolid-Palencia-León (162), puesta en funcionamiento en 2015; la Y vasca (164 kilómetros), prevista en el horizonte de 2023; completar el resto de la Cornisa Cantábrica; y la conexión con Extremadura (450), con trabajos en distintos puntos de la línea.

La red española se ha multiplicado casi por siete desde la inauguración de la línea Madrid-Sevilla, lo que sitúa a España como el primer país deb Europa y segundo del mundo tras China en número de kilómetros de altas prestaciones en explotación. La construcción de las nuevas infraestructuras ha supuesto una inversión superior a los 50.000 millones de euros y ha contribuido a la vertebración y cohesión del territorio conectando numerosas ciudades. En la actualidad estos servicios llegan a 27 provincias y 47 estaciones conectadas que cubren más del 67% de la población española.

El ferrocarril supera al avión en el mercado peninsular del transporte y cambia por completo su percepción entre la ciudadanía. Dentro del mercado de movilidad peninsular de larga distancia, es decir, excluyendo orígenes y destinos fuera del país, frente a los 30,2 millones de viajeros por ferrocarril en distancias largas en 2016, el avión contó con 13,8 millones.

Precios

La configuración comercial de tarifas, tipos de tren y clases ha cambiado respecto a hace veinticincos, por lo que no es posible una comparativa en paralelo. A grandes rasgos, en abril de 1992 el precio de los billetes estaba en función de dos variables: la clase (Turista, Preferente y Club) y la hora (valle, llano y punta). Así, la tarifa más barata correspondía a la clase Turista en hora valle, que costaba 6.000 pesetas (equivalente a unos 67,32 euros hoy en día) y la más cara era la de clase club en hora punta, 16.500 pesetas (185,13 euros). Los billetes costaban en Turista 6.000, 7.200 (80,78 euros de hoy) y 8.400 pesetas (94,25) en horario valle, llano y punta, respectivamente. En Preferente, 8.400 (94,25), 10.100 (113,34) y 11.800 pesetas (132,40), en cada tramo horario. Y en clase Club 11.800 (132,40), 14.100 (158,20) y 16.500 pesetas (185,13 euros), respectivamente.

En la actualidad existe una tarifa flexible (base) en función del tren y la clase. Sobre ella se aplican todos los descuentos, especialmente las tarifas promo, con reducciones entre el 30% y el 70%. De esta forma, se puede decir que en los trenes AVE el precio oscila actualmente entre los 22,90 euros (turista con el 70% de descuento) y los 128,50 (preferente, tarifa flexible). Hay cinco tarifas sin descuentos, según clase y tren: AV City, en Turista 58,70 y en Turista Plus 70,40; AVE en Turista, 76,30, en Turista Plus 91,50 y en Preferente 128,50 euros.

Sinsabores

No todo es de colo rosa en el desarrollo de la Alta Velocidad en este último cuarto de siglo. También se han producido contrariedades. La última, y bien reciente, los problemas que un corte de suministro eléctrico causó a miles de personas en la operación salida de esta Semana Santa. La avería, en un tramo entre Adamuz y Alcolea (Córdoba), obligó a detener 11 trenes y provocó considerables retrasos en todos los convoyes entre la capital de España, Málaga, Cádiz y Sevilla, cuando se restableció la circulación, afectando en conjunto a más de 10.000 viajeros. Los convoyes tuvieron que detenerse, bien durante el trayecto o en las estaciones, hasta que se reestableció el suministro y llegaron a su destino con más de 90 minutos de retraso.

También hay quien considera un auténtico despilfarro la inversión que se realiza en la Alta Velocidad, superior ya a los 51.000 millones de euros. Según algunos de sus detractores, el corredor más rentable, el Madrid-Barcelona, tiene unos ingresos esperados en 50 años (considerando siempre los supuestos más favorables) de más de 5.094 millones de euros. Los costes variables (en mantenimiento, personal, etc.) superan los 1.630 millones, y la resta de ambos conceptos (más de 3.464 millones) sólo cubrirá -recordemos, en medio siglo- un 45,94% de la inversión, que fue de 7.541 millones. En el resto de corredores, las expectativas son aún peores: la cuenta financiera se queda en que se recuperaría, en el mejor de los escenarios, un 11,37% de la inversión en 50 años en el Madrid-Andalucía; un 9,6% en el Madrid-Levante, y en un -1,41% en el corredor Madrid-Norte de España, donde los ingresos de explotación no cubren ni siquiera los costes variables. El análisis de estos agentes concluye que la explotación de las líneas de AVE no es ni será nunca suficientemente rentable como para compensar el coste de construcción de las mismas y que, teniendo en cuenta los niveles de demanda, las líneas no serán rentables ni para las empresas que las gestionan ni para la sociedad.

La cuantiosa inversión realizada en este cuarto de siglo también se puede colocar en el cajón de los debes, según sostienen sus detractores, que consideran desmesurado el coste del AVE, del que hacen responsable tanto a los gobiernos del PP como a los del PSOE. Aseguran que el desarrollo de este modelo ferroviario provoca un un agujero presupuestario insostenible y la muerte por inanicición del tren convencional, que apenas recibe atención económica y ve cómo se deterioran, cuando no se abandonan, vías y unidades. Estos mismos reclaman la revisión de la actual planificación en materia ferroviaria, en aras de la eficiencia y la sostenibilidad de una infraestructura convertida en símbolo de progreso y modernidad.

Veinticinco años de Alta Velocidad imparables, en cualquier caso.

La CNMC multa con 5,6 millones a 4 empresas que durante 15 años se repartieron contratos de Adif

obras-via-alta-velocidad

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha multado con 5,64 millones de euros a cuatro empresas por formar un cartel que durante quince años se repartía los contratos de Adif de suministros ferroviarios para la construcción líneas de Alta Velocidad (AVE). La sanción incluye multas a nueve directivos de las compañías, que suman 65.550 euros, en lo que constituye la segunda ocasión en la que el ‘superregulador’ multa a los gestores de las firmas implicadas en un cartel. Las empresas sancionadas son Amurrio Ferrocarril, Jez Sistemas Ferroviarios, Talleres Alegría y Duro Felguera.

La multa tiene su origen en un escrito que presentó en 2014 este organismo público constructor y gestor de la infraestructura ferroviaria en el que pedía un informe para conocer si los procedimientos utilizados hasta entonces para la contratación de este tipo de suministros incluían algún tipo de práctica contraria a la competencia.

El ‘superregulador’ ha sancionado a Talleres Alegría con una multa de 1,796 millones de euros; a Duro Felguera con 1,476 millones; a Amurrio Ferrocarril y Equipos con 1,235 millones; y a Jez Sistemas Ferroviarios, con 1,075 millones. Las multas impuestas a nueve directivos de estas empresas oscilan entre los 4.750 y los 11.400 euros.

La comisión considera probado que durante quince años (entre julio de 1999 y octubre de 2014) se intercambiaron información comercial sensible para el suministro de desvíos ferroviarios y otros elementos complementarios en las licitaciones de concursos públicos convocadas por Adif. La CNMC considera que también pactaban precios y otras condiciones comerciales, “prácticas que respondían a una estrategia global que tenía por objeto eliminar la competencia”.

El regulador indica que este tipo de conductas dañan el interés público, dado que los precios ofertados por las empresas en los expedientes de licitación “han sido más altos que los que hubieran presentado en el caso de haber competido entre sí”.

El organismo que preside José María Marín Quemada considera que el cartel afectó a contratos de desvíos promovidos con ocasión de la construcción del AVE a Barcelona, del AVE a Levante o del que conecta con Valladolid. En concreto, durante el periodo analizado por la CNMC se licitaron 52 contratos, el 74% de los cuales se adjudicaron al consorcio formado por estas empresas.

Como muestra de la magnitud económica del cartel, los quince contratos de este tipo de suministros licitados por Adif entre 2005 y 2009 sumaron 228 millones, y los 17 promovidos entre 2010 y 2014, unos 246 millones.

La estrategia de las empresas sancionadas para lograr el grueso de los contratos pasaba por concurrir, “sin justificación y de forma permanente”, unidas en consorcio o uniones temporales de empresas (UTEs), presentando ofertas conjuntas. Según la CNMC, en un principio, la UTE estuvo formada por las empresas Amurrio, Jez y Alegría y durante dicho periodo Duro Felguera participó en algunas licitaciones de manera individual y en competencia frente a la UTE.

Este hecho causó preocupación del resto de las empresas concertadas hasta que, finalmente, decidieron captar e integrar a Duro Felguera también en el acuerdo de reparto, “lo que les permitió eliminar un competidor directo en el mercado y toda competencia en las licitaciones”, detalla el ‘superregulador’.

La CNMC indica que las empresas sancionadas son empresas con un elevado volumen de negocio y capacidad acreditada para operar, habitualmente, de manera individual en el mercado. “Sin embargo, en los pocos casos en los que las empresas se presentaron de forma individual, también llegaron a acuerdos sobre las características de la oferta y sobre cómo repartirse los trabajos, en ocasiones, incluso antes de la celebración de la licitación”, añade el regulador.

Las empresas no competían a la hora de licitar, definían los precios, y luego ajustaban el suministro según los acuerdos a los que llegaban en diversas reuniones y encuentros. La CNMC constata que los contactos entre las empresas fueron constantes a lo largo de los quince años que duró la infracción, ya fuera en reuniones presenciales o mediante el intercambio de correos electrónicos.

El AVE arranca 2016 con 2,96 millones de viajeros, un 10,8% más que el pasado año

paisaje-trenes-ave-foto-sharing

Renfe transportó un total de 2,96 millones de viajeros en sus trenes de Alta Velocidad durante los dos primeros meses del año, lo que supone un incremento del 10,8% respecto al ejercicio anterior. El AVE sigue así creciendo tras encadenar en 2015 tres años consecutivos al alza, desde que a comienzos de 2013 la operadora emprendiera una nueva política comercial con la bajada del precio del billete y la articulación de descuentos adicionales.

El servicio ferroviario de Alta Velocidad comienza el ejercicio 2016 al alza a pesar de que los dos primeros meses de cada año suelen ser los que menor número de viajeros registran de todo el ejercicio. En el caso de 2016, los trenes AVE de Renfe transportaron 1,39 millones de pasajeros el pasado mes de enero, un 7,62% más que el primer mes de 2015. El crecimiento fue superior, del 13,7%, en febrero, cuando este servicio de Alta Velocidad contabilizó 1,57 millones de viajeros.

Además de las nuevas iniciativas comerciales, el AVE sigue ganando nuevos usuarios también como consecuencia de las nuevas líneas puestas en servicio en los últimos meses. Es el caso del AVE a Palencia y León, puesto en servicio en septiembre de 2015, y la conexión a Zamora que se estrenó en diciembre. Ambas sumaron 270 nuevos kilómetros a la red AVE de más de 3.500 kilómetros con que cuenta en España, la segunda más larga del mundo por detrás de la china y la primera de Europa.

El servicio de transporte de Media Distancia (regional) que Renfe presta por las líneas del AVE también empezó el año con una subida del 11,3%, dado que registró 1,12 millones de usuarios en los meses de enero y febrero.

El denominado Avant mantiene asimismo en 2016 los avances, después de que concluyera el ejercicio anterior con un incremento del 7,1% y un total de 6,7 millones de usuarios.

Europa reconoce que las mejores infraestructuras viarias están en España, pero los precios son altos

alta-velocidad-espania-francia

Las más modernos y las mejores; pero demasiado caras. La Comisión Europea (CE) reconoce que España dispone de las mejores infraestruturas ferroviarias del continente, son las más modernas en alta velocidad, pero tienen pocos clientes por los altos precios de los servicios. La CE recomienda a las autoridades españolas intensificar la apertura del mercado ferroviario, lo que traerá más clientes a nada que los precios sean competitivos.

El Ejecutivo comunitario sostiene que es preciso liberalizar el sector. Las autoridades europeas ceen que la entrada de otras empresas en las vías españolas dará al sector mayor rentabilidad. La competencia permitiría lograr precios más competitivos. España no es una isla en este mercado. Francia y Bélgica también protegen las vías frente a otras empresas extranjeras. Alemania, Italia y varios países del Este de Europa, por el contrario, ya han abierto formalmente el sector, aunque siguen teniendo algunos problemas en la práctica.

El vicepresidente de la CE y comisario europeo de Transporte, Siim Kallas, defendió la apertura de la competencia en los mercados nacionales de servicios interurbanos y apoyó generalizar la licitación de los contratos de servicios públicos.

Bruselas pone como ejemplo la línea de AVE entre Madrid y Barcelona y la compara con el tren de alta velocidad entre Roma y Milán. “Los precios en el trayecto Roma-Milán, en el que compiten dos operadores ferroviarios, son entre un 25% y un 40% más baratos que en el trayecto Madrid-Barcelona, que aún no está abierto a la competencia”. La Comisión explica que “la frecuencia en la ruta italiana es doble, lo que muestra la existencia de una correlación positiva entre frecuencia y libre competencia, que se da actualmente sobre todo en las líneas de alta velocidad y en los servicios interurbanos de larga distancia”.

Solo 2% de la población utilizó en España el tren al menos una vez por semana en 2013; el 5% que lo hace varias veces al mes; y el 16% que lo usa varias ocasiones al año. Los datos de la CE son harto elcocuentes, Un 32% de los españoles se traslada en tren en una o menos ocasiones al año y el 45% nunca utiliza el transporte ferroviario.

Mientras tanto, la frecuencia del uso del tren en trayectos nacionales, regionales e internacionales en 2013 fue ligeramente superior: un6 % de los europeos usan el tren al menos una vez por semana y otro 6% lo hace varias veces al mes. El 32% de los europeos no usa el tren nunca, pese a que el 83% vive cerca de una estación de tren .

La CE destaca, por otro lado, que el sector ferroviario depende aún de forma significativa de las subvenciones públicas, que ascendieron a alrededor de 36.000 millones de euros en 2012, casi tanto como sus ingresos procedentes de las ventas.

Renfe implanta precios flexibles en el AVE Barcelona-Madrid, con descuentos de hasta el 70%

¿Llegan las rebajas a Renfe? ¿Marketing? ¿Crisis? ¿Competitividad? La operadora ferroviaria acaba de poner en marcha su nuevo modelo de venta de billetes del AVE mediante un sistema de subasta que permitirá lograr descuentos de hasta el 70% en el precio de las plazas, según asegura la propia operadora. Se trata del denominado ‘revenue management’, un sistema de comercialización similar al que ya emplean las compañías aéreas, que fija el precio de cada billete en función de la demanda de viajeros que registre.

Renfe ha comenzado a utilizar en pruebas este sistema de venta en el AVE a Barcelona, con la previsión de extenderlo a la comercialización del AVE a Sevilla el próximo mes de noviembre. Su objetivo es que a lo largo de 2012 esté plenamente operativo para todas las líneas de alta velocidad lo que le permitirá introducir “importantes novedades en su estrategia comercial”, explica Renfe en un comunicado.

La puesta en marcha del nuevo método de venta permite a la compañía ferroviaria ampliar su horquilla de descuentos, que pasan de cuatro a cinco, elevando la rebaja máxima desde el 60% hasta el 70%. Renfe ofrece descuentos del 30% y el 40% (denominados ‘Estrella’) para compras realizadas con antelación, y rebajas ‘Web’ del 50%, el 60% y el 70% para los billetes que se adquieran por Internet. Además, se mantiene la rebaja del 50% para las compras de las cuatro plazas de mesa del AVE.

La implantación de este sistema se enmarca en el plan estratégico de Renfe 2010-2012. Su objetivo es atraer más viajeros hacia el ferrocarril, mejorar la ocupación media de los trenes (que actualmente se sitúa en una media del 65% en los AVE) y mejorar sus ingresos.

Para la puesta en marcha del nuevo modelo de venta, Renfe ha adquirido un ‘software’ denominado Appia a la empresa canadiense Expretio. Su instalación en el sistema de información, reserva y venta de billetes de la compañía se ha encargado a Accenture.

El jueves se anuncian los precios y el número de servicios del AVE a Valencia

Renfe operadora detallará el próximo jueves todo el plan de negocio del nuevo corredor de alta velocidad entre Madrid y Valencia, desde el precio de los billetes hasta el número de servicios que operarán entre ambas ciudades a partir del próximo 19 de diciembre. El presidente dela compañía, Teófilo Serrano, y el director general de Viajeros, Enrique Urkijo, serán los encargados de ofrecer estos y otros datos en una comparecencia ante los medios de comunicación de Valencia.

Ttambién se ofrecerá información sobre las características comerciales, las ofertas y la gestión comercial de la nueva línea de alta velocidad, cuyo viaje inaugural tendrá lugar un día antes de su primera jornada de explotación comercial. Según las previsiones del Ministerio de Fomento, más de 3,5 millones de pasajeros usarán anualmente el AVE entre Madrid y Valencia, unos 800.000 más que los actuales usuarios del servicio Alaris.

El primer viaje en pruebas de este servicio se desarrolló el pasado 13 de octubre, cuando un tren Talgo-Bombardier 112 -el modelo que se utilizará para unir Madrid con Cuenca y Valencia por la vía de alta velocidad- recorrió los 98 kilómetros que separan el túnel de Hoya de Roda (Cuenca) con la estación provisional del AVE en Valencia, bautizada en honor del pintor Joaquín Sorolla.

Trenes más caros

Pasadas las fiestas, llega la temible cuesta de enero. Y con ella, como siempre, las subidas en el transporte. El tren tampoco escapa de esta vorágine alcista que castiga a los consumidores, mientras se poducen recores en sus salarios. Desde el 1 de enero el precio de los billetes de trenes de AVE y de Larga Distancia (Alvia, Alaris y Altaria, entre otros) de Renfe han subido una media del 4%. El servicio de Cercanías se ha encarecido un 6% con el comienzo de año y un 5% el de Media Distancia, tanto el que presta con trenes AVE (Lanzaderas y Avant) como el de trenes convencionales (Regionales).

Todos los servicios de tráfico de pasajeros de Renfe experimentan así incrementos superiores a la inflación. El billete de los AVE y las Medias Distancias registrarán en 2010 la misma subida que en 2009, mientras que para Cercanías será ligeramente inferior. En el caso del transporte de mercancías, las tarifas generales, las que afectan a los denominados ‘trenes multiclientes’, quedarán congeladas por segundo año consecutivo, en línea con la política general de la compañía pública y del Gobierno de incentivar el transporte de mercancías por ferrocarril.

Renfe cuenta con capacidad de fijar las tarifas de AVE y Larga Distancia por tratarse de un transporte que compite con otros modos. Para Cercanías y Medias Distancias requiere el ‘visto bueno’ del Gobierno, a través de la Comisión Delegada para Asuntos Económicos, por ser considerados servicios de “interés público” que además reciben aportación estatal para cubrir el déficit de explotación que registran muchas conexiones. No obstante, se da la circunstancia de que en 2010 Renfe deberá recurrir al endeudamiento para sufragar este déficit dado que, ante la actual coyuntura, el Estado no podrá realizar la correspondiente aportación, estimada en unos 350 millones de euros.

Renfe indicó en un comunicado que los billetes de AVE y Larga Distancia que se acojan a alguna de las tarifas promocionales que ofrece desde hace dos años (con descuentos de hasta el 60%) “mantendrán los precios reales prácticamente invariables respecto a 2009”. Además, apuntó que la subida “lineal” del 4% tendrá un “tratamiento específico en ciertos trayectos donde exista una “considerable diferencia” entre los servicios prestados y el nivel de precio.

Según detalló, Renfe calcula el precio final de cada viaje en función de la distancia, de la velocidad comercial del tren, de las prestaciones a bordo y en tierra y del tiempo de viaje, además de tener también en cuenta los precios de los modos de transporte con los que se compite.
La subida de los precios de los billetes se registrarán en el actual contexto de caída de viajeros de todos los modos de transporte consecuencia de la crisis.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), a cierre del pasado mes de octubre (últimos datos disponibles) Renfe registraba un descenso interanual del 6,7% en el número total de pasajeros transportados. La caída de Cercanías se elevaba al 7,3%, pero se reducía al 1,4% y el 1,1% en el caso de los servicios de AVE y Media Distancia.