Archivo de la etiqueta: Polonia

Ferrovial mejorará dos líneas ferroviarias de Polonia

La filial polaca de construcción de Ferrovial, Budimex, ha sido seleccionada por la operadora de ferrocarriles de Polonia PKP PLK para modernizar dos tramos de la línea que conecta Varsovia y Dorohusk, en la frontera con Ucrania, por 986 millones de zlotys (unos 233 millones de euros). El proyecto contempla la mejora de 74 kilómetros de vías y la reforma de las estaciones de Otwock, Celestynow y Pilawa.

El primer tramo, de 51,7 kilómetros y en el que los trabajos contarán con un plazo de ejecución de 22 meses, discurre entre las localidades de Pilawa y Deblin. Budimex llevará a cabo la instalación de nuevas vías y catenarias, la creación de un sistema de control y la reforma y construcción de 38 estructuras, incluyendo puentes, pasos elevados y subterráneos, túneles y alcantarillado, informa Ferrovial. Además, construirá nuevos andenes adaptados a personas con movilidad reducida, así como los edificios para la gestión de la circulación de los trenes y el mantenimiento de la vía.

El segundo tramo, de 30 kilómetros de longitud, conecta las localidades de Otwock y Pilawa y en los trabajos, que se extenderán hasta finales de 2020, también participará Ferrovial Agroman.

Las dos compañías construirán 18 andenes, 87 desvíos y dos puestos de señalización, al tiempo que reformarán 22 estructuras (puentes, pasos, túneles) y 12 cruces a nivel y modernizarán el sistema eléctrico, la catenaria y la infraestructura de agua y saneamiento. Estos contratos consolidan la presencia de Budimex en el sector ferroviario en Polonia, donde ha participado en la construcción del tren metropolitano de Gdansk, la modernización del tranvía de Cracovia o la reforma de la estación central de Breslavia.

Anuncios

A la caza del tren del tesoro ¿otra vez?

galeria-ferrocarril-polonia

Peter Koper y Andreas Richter, cazadores de tesoros polacos, inician otra búsqueda de los ‘tesoros nazis’, informaba el sábado el rotativo británico Times. Las nuevas excavaciones se realizan en una cueva situada en las afueras de la ciudad de Walbrzych. De acuerdo con últimas informaciones, la guarida no ha sido tocada por el hombre durante los últimos 70 años.

Antes de realizar las excavaciones, el grupo de búsqueda tuvo que recibir la autorización de varias compañías polacas de ferrocarriles, energía y comunicaciones, así como de una empresa belga que posee una fábrica de porcelana en esta área.

Dos habitantes de ese poblado declararon haber descubierto las coordenadas exactas del mítico tren desaparecido en 1945 y reclamaron el derecho de recibir el 10% de lo que contiene. Aseguraban que el tren se encuentra en un túnel secreto entre los kilómetros 61 y 65 de la ruta Breslavia-Walbrzych. Sin embargo, el análisis geológico no confirmó la presencia del añorado convoy.

Según los cálculos de Koper y Richter, el tren se encuentra a una profundidad de 60 metros. A pesar de que las excavaciones costarían decenas de miles de dólares, los buscadores de tesoros se sienten optimistas. “Estamos seguros de que el tren está allí. La última vez, los investigadores tuvieron otros resultados ya que utilizaron otras técnicas“, comenta Koper.

Según los rumores, a finales de la Segunda Guerra Mundial, el tren blindado nazi de 150 metros de largo, que transportaba metales preciosos, salió de la fortaleza alemana de Breslavia rumbo a Walbrzych (suroeste de Polonia), pero misteriosamente desapareció. Algunos investigadores consideran que el convoy podría contener la famosa Cámara de Ámbar, robada por los nazis en 1941.

¿Estaremos de nuevo ante eso que los periodistas bautizan como serpiente de verano?

La historia del tren blindado nazi cargado de oro de Polonia se desinfla como un suflé

tunel-polonia-busqueda-tren3

Una historia que se desinfla. Geólogos de la universidad polaca de Cracovia indican en un informe que no han hallado pruebas de la existencia del tren del oro nazi que meses atrás dos cazatesoros dijeron haber descubierto oculto en un túnel subterráneo en las cercanías de Walbrzych (suroeste de Polonia). El supuesto hallazgo despertó la curiosidad en cientos de personas que se lanzaron a la búsqueda del tesoro. Las autoriaddes polacas lanzaron mensajes de advertencia sobre la más que probable existencia de minas alrededor del convoy para evitar el hipotético saqueo de las riquezas que decían llevaba el tren. Todo parece indicar que es otra leyenda urbana.

Durante décadas han circulado rumores en la región sobre un tren nazi blindado y cargado de armas, pero también posiblemente de joyas, oro, obras de arte y documentos de archivo, que habría desaparecido en la ruta ferroviaria entre Breslavia y Walbryzch. La leyenda local sostiene que este tren quedó oculto cerca de un gigantesco complejo de túneles ideado bajo las montañas de Walbryzch (concretamente cerca del castillo de Ksiaz), en una zona secreta que el mismo Adolf Hitler ordenó construir con fines desconocidos.

Profesores de la universidad han examinado con proyecciones geomagnéticas y cámaras térmicas la zona en la que se cree que podría ocultarse el tren y, aunque confirman la existencia de un túnel subterráneo, no han encontrado evidencias de la presencia del convoy. El responsable del equipo de investigadores de la facultad de Geología de la universidad de Cracovia, Janusz Madej, explica que durante un mes inspeccionaron un tramo de 35 kilómetros de la línea férrea que une las ciudades polacas de Breslavia y Walbrych, después de que el Ejército revisase la zona para evitar posibles restos de explosivos de la II Guerra Mundial.

Madej deja, sin embargo, una puerta abierta a la existencia del misterioso tren, al reconocer que las lecturas de sus instrumentos podrían haberse visto afectadas por los cables de alta tensión cercanos a la línea ferroviaria. Pero ya son muy pocos quienes creen realmente que el convoy pueda hallarse en un túnel secreto.

A finales del pasado agosto dos cazatesoros, un polaco y un alemán, aseguraron que habían dado con la ubicación del tren gracias a un mapa dibujado en su lecho de muerte por uno de los soldados alemanes que participaron en la ocultación del convoy ferroviario. Los cazatesoros contactaron entonces con un abogado de esta región polaca para asegurase de recibir el 10% del botín, lo que les correspondería según la ley nacional, e informar del hallazgo al gobierno provincial y a la prensa.

A partir de ese momento, la localidad de Walbryzch se convirtió en centro de atención para la prensa mundial y cientos de aficionados a la historia, buscadores de tesoros y simples turistas se acercaron a la ciudad en busca del tren del oro nazi. El supuesto descubrimiento cobró tanta credibilidad que hasta el anterior ministro de Cultura polaco afirmó su existencia al 99% y se llegó a movilizar al Ejército para proteger la zona donde se suponía que estaba enterrado, mientras se verificaba su existencia.

¿Cuántos pasajeros caben en un tren pequeñito?



Los trenes polacos proporcionan condiciones de viajes aceptables en Europa, aspecialmente en el caso de conexiones interurbanas (tanto en cuanto a la comodidad, como la seguridad). La infraestructura ferroviaria es mucho más densa en la parte oeste del país. Un viaje desde Varsovia a otras ciudades principales lleva 2-6 horas y el precio del trayecto por persona oscila entre 15 y 50 euros, dependiendo de la distancia y del estándar del tren. El transporte ferroviario es uno de los más populares del país, con una buena aceptación por parte de los clientes.

Un pequeño convoy se dispone a parar en una estación de una localidad no demasiado poblada de Polonia, aunque con cierta actividad industrial (siento no poder ser más preciso, pero desconozco casi todo del mundo ferroviario polaco). El tren se detiene, como es normal, y los pasajeros comienzan a descender de las dos unidades con que cuenta el convoy. Lo sorpredente es la canttidad de viajeros que salen de los coches. ¿Viajaban tan hacinados? ¿Realmente iban todos en ese convoy? ¿Hay truco? Sea lo que sea, un vídeo para pasar la canícula nunca viene mal.

La inmobiliaria Neinver invertirá 170 millones en la remodelación de una estación de tren en Polonia

La inmobiliaria española Neinver, especializada en el sector ‘retail’, invertirá 170 millones en tres años en el proyecto ‘Galería Katowicka’ de Polonia, que desarrollará junto con el gestor de infraestructuras ferroviarias del país (PKP). Este proyecto, que movilizará una inversión total de 240 millones de euros, supone la remodelación de la antigua estación para la creación de una nueva terminal ferroviaria, otra subterránea para autobuses, una galería comercial, un edificio de oficinas y un aparcamiento subterráneo.

Galería Katowicka, que representa la mayor inversión de Neinver en Europa, contará con una superficie útil de 200.000 metros cuadrados de nuevos espacios útiles, de los que 53.000 metros estarán dedicados a superficie comercial, con 250 locales comerciales.

“Es uno de nuestros proyectos más ambiciosos, que se enmarcan en el plan estratégico de internacionalización de la compañía. Con él mostramos nuestro potencial para el diseño y desarrollo de centros que combinan diferentes actividades”, apuntó el presidente de Neinver, José María Losantos y del Campo, que ha participado en el acto de colocación de la primera piedra.

La compañía cuenta con tres centros ‘outlet’ en funcionamiento en Polonia, que operan bajo la marca Factory, y un centro Futura Park. Actualmente, trabaja en el desarrollo de Factory Krakow, que se inaugurará en octubre, y de Factory Varsovia Annopol.

FCC construirá el tranvía polaco de Olsztyn

Nuevo proyecto extranjero. Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), el grupo controlado por Esther Koplowitz, se ha adjudicado el contrato de construcción del tranvía de la ciudad Olsztyn (Polonia) por un importe de 62,5 millones de euros. La compañía de construcción, servicios y energía refuerza de esta forma su cartera internacional y da un paso más en su estrategia de internacionalización. Asimismo, consolida su posición en el mercado constructor de Europa del Este y en el polaco, donde, entre otros proyectos, construye cuatro estadios de fútbol y tramos de autovía.

El proyecto logrado ahora por FCC en Polonia consiste en la construcción de una línea para tranvía de 11,5 kilómetros de longitud y 19 paradas en esta ciudad del Norte de Polonia. El trazado se dividirá en tres tramos. El primero es el de la línea central, de vía doble y que llegará a la estación central de trenes, y los otros dos corresponden a los dos ramales de la misma. Uno de ellos dará acceso a la Universidad, e incluirá la construcción de un viaducto sobre el río Lyna, mientas que el otro conecta con el centro histórico de la ciudad.

El contrato también incluye la realización de otros trabajos adicionales, como la construcción de la nueva avenida Obiegowa, que contará con una doble calzada y un kilómetro de longitud, y las labores de acondicionamiento de las calles y las intersecciones actuales para albergar el tranvía.

Olsztyn (en alemán Allenstein) fue una ciudad alemana hasta 1945. Es la ciudad más grande de Varmia y Masuria, capital de Voivodato. Centro económico, de educación y cultura, en Olszyn existe una importante fábrica de Michelin, así como otras dedicadas al mueble. En las proximidades del municipio de Olszyn hay once lagos, mientras la ciudad está rodeada por bosques.

La construcción del tranvía de Olsztyn se enmarca en el plan de modernización y desarrollo del sistema de transporte público integrado promovido por esta ciudad polaca, con el fin de dotarla de una infraestructura más moderna. Con la consecución de este contrato, el grupo que preside Baldomero Falcones refuerza asimismo la experiencia con que ya cuenta en construcción de tranvías y metros, tanto en España como en el exterior.

Entre los proyectos de este tipo que actualmente ejecuta FCC destaca la construcción del metro de Panamá, que logró a finales del pasado año, y la ampliación del metro de Toronto, que consiguió recientemente en consorcio con OHL.

En España, actualmente participa en la construcción de la Línea 1 del tranvía de Murcia. También ha realizado la primera fase de la red tranviaria de Alicante, las obras del tranvía de Parla (Madrid), el Trambaix el metro ligero de Tenerife y el metro de Málaga.

El tren de Hitler

trenespecial

Tal día como hoy hace 70 años, el Ejército alemán invadió Polonia en una campaña relámpago (Operación Fall Weiss») y que fue el detonante de la II Guerra Mundial. La invasión de Polonia fue la primera de las agresiones bélicas que la Alemania de Hitler emprendería. El ejército polaco fue fácilmente derrotado, al no poder hacer frente a las superiores tropas germanas que iniciaron el uso de su famosa técnica Blitzkrieg (‘Guerra relámpago’) que estaba basada en el movimiento rápido de los blindados y la máxima potencia de fuego brutalmente aplicada. Cuarenta y ocho horas después, el propio Hitler se adentró en territorio polaco a bordo de un tren para seguir las operaciones en la zona..

Sin grandes preparativos, el 3 de septiembre de 1939 Hitler utilizó el ferrrocarril para dirigirse al frente oriental, mientras el Estado Mayor del OKW, incluida su sección más importante, permanecía en Berlín. El tren de Hitler fue en esta campaña el cuartel general del Ejército alemán y permaneció en territorio ocupado hasta el 26 de septiembre, según aseguran los historiadores. No fue la primera ni la última vez, que el centro de mando se instalaba en un tren de los ferrocarriles alemanes.
Sigue leyendo