Archivo de la etiqueta: Brasil

España se congratula de que Brasil retrase un año la licitación del ‘macroproyecto’ del ‘trem bala’

trayecto-trem-bala-brasil

Ni a la tercera. El Ministerio de Transportes de Brasil ha ratificado el calendario de entrada en servicio de su ambicioso plan de alta velocidad, que conectará las ciudades Río de Janeiro, Sao Paulo y Campinhas, previsto para 2020, a pesar de la decisión de retrasar un año la adjudicación de la fase inicial del proyecto a petición de inversores españoles y alemanes. Esta ampliación en un año del plazo de adjudicación de la primera fase del proyecto, en la que se seleccionaría al proveedor tecnológico, la operativa de servicios y los sistemas de mantenimiento, ofrecerá mayor seguridad y dará a más compañías extranjeras la oportunidad de participar, indicó el ministro brasileño de Transporte, César Borges. “Queremos el mayor número de participantes en el evento”, indicó Borges, quien subrayó que “se mantiene la previsión de entrada en servicio en 2020”. Esta es la tercera ocasión en la que se pospone el concurso.

La ministra de Fomento, Ana Pastor, se ha congratulado de la decisión del Gobierno brasileño de postergar la licitación. “Es una buena decisión porque las empresas habían pedido un poquito de tiempo“, ha señalado Pastor, quien ha recordado que, el pasado viernes, al terminar la comparecencia en el Congreso, conversó con el responsable de la licitación, Bernardo Figueiredo, que le transmitió noticias positivas para los intereses españoles en forma de “mayor receptividad” a sus reclamaciones.

La ministra ha detallado que hay “empresas españolas y también las públicas Renfe y Adif que se presentan a este concurso” y que aspiran a participar con “grandes” ofertas en “todos los ámbitos de las construcción del ferrocarril”. En consecuencia, que se haya postergado la licitación es para Ana Pastor “una buena decisión, porque las propias empresas habían pedido un poquito de tiempo para presentar una gran oferta”. “Estamos muy agradecidos al secretario de Estado y al ministro de Brasil, que son buenos amigos, con los que hablamos permanentemente y España va a estar ahí con este gran proyecto”, ha señalado Pastor.

“El diseño de un tren de alta velocidad es un proceso complejo que nunca se ha realizado a mayor velocidad en ningún otro proyecto en el mundo. Requiere la formación de consorcios“, dijo el ministro brasileño. “Si todo el mundo acude a Brasil, no serían más de cinco”. apostilló Borges.

La responsable de Fomento ha justificado la petición de más tiempo en que se trata de “un proyecto de más de 6.000 millones de euros, un proyecto lógicamente con unos requerimientos”. Ana Pastor ha indicado que, “a lo que se presenta España no es a la obra civil de lo que se llama la plataforma, es a la superestructura, los trenes, lo tecnológico, es la operación y, por lo tanto, lo que hay que hacer es adaptar esa operación a los requerimientos de la infraestructura y, por eso, los técnicos habían pedido un poco más de tiempo”. En cuanto a si el aplazamiento concede más opciones al proyecto español, Pastor ha manifestado únicamente que le consta que “otros países también han pedido más tiempo”.

La ministra ha reiterado en todo caso su agradecimiento al Gobierno de Brasil, “porque ellos han venido mucho a España”, conocen “muy bien” la operación ferroviaria en este país “y están satisfechos de cómo se opera y de cómo España está en la tecnología ferroviaria”.

El TAV a Brasil constituye un ‘macrocontrato’ estimado en unos 13.000 millones de euros que contempla la construcción y explotación de una línea de 511 kilómetros de longitud que unirá Río de Janeiro, Sao Paulo y Campinhas. Los grupos interesados en pujar por esta primera licitación del proyecto, presupuestada en 2.450 millones de euros, tenían de plazo hasta el viernes 16 de agosto, después de que se retrasara la fecha del 13 de agosto inicialmente prevista.

El Ministerio de Fomento español había promovido de cara a esta adjudicación la formación de un consorcio, presidido por José Eladio Seco y compuesto por las empresas públicas Renfe, Adif e Ineco, y las firmas privadas ACS, Talgo, Indra, Elecnor, Abengoa, Thales, Bombardier y Dimetronic. A su vez, el fabricante ferroviario CAF ultimaba la constitución de otro consocio con el que competir por el proyecto.

España inicia esta semana la puja por el TAV de Brasil con dos grupos que lideran Talgo y CAF

alta-velocidad-brasil

Dos propuestas españolas. El próximo viernes se cierra el plazo oficial para presentar ofertas en el macroconcurso para la puesta en marcha del TAV de Brasil, el ‘trem bala’ (como lo llaman allí) que en una nueva línea ferroviaria de 511 kilómetros unirá tres de las 10 ciudades más pobladas del país: Rio de Janeiro, Sao Paulo y Campinas. El coste total del proyecto se estima en 13.000 millones de euros, aunque los expertos del sector creen probable que finalmente haya desviaciones al alza como suele ser habitual en una obra de tal magnitud. Y es que casi 200 kilómetros del trazado tendrán que realizarse en túneles, puentes y viaductos, lo que eleva el grado de dificultad y los costes añadidos.

La intención inicial del Gobierno de presentar una única oferta que aunara a empresas públicas (Renfe, Adif e Ineco) con privadas (ACS-Cobra, Indra, Abengoa y Bombardier, entre otras), y que tan buen resultado le dio con el AVE a La Meca -el mayor logrado en el exterior por compañías españolas, con una dotación de casi 6.740 millones de euros- se ha visto frustrada. Las divergencias entre Talgo y CAF, ante la intención de la primera de que sólo hubiera un fabricante en el grupo, han hecho que la compañía guipuzcoana optara por buscarse nuevos aliados aprovechando, además, que ya cuenta con una planta en el estado brasileño de Sao Paulo, desde donde se ha hecho con varios contratos de suministro a nivel local.

El Ministerio de Fomento se plantea apoyar finalmente dos consorcios (uno con Talgo y otro CAF), en los cuales habría la misma representación de empresas públicas. Aunque esa división podría restar fuerza frente a ofertas unitarias de otros países, en el departamento de Ana Pastor valoran que sería una forma de salvaguardarse de la imagen negativa causada por el accidente de Santiago, pues el tren fue fabricado por Talgo y la seguridad de la vía diseñada por sus socios.

La primera fase -ahora en liza y que se adjudicará el 23 de septiembre (sólo restaría después el trámite formal de la aprobación por el Gobierno federal)- conlleva establecer lo que sería la ‘superestructura’ de la línea (fundamentalmente, sistemas de electrificación, señalización, seguridad y telecomunicaciones) y explotar el servicio ferroviario durante 40 años. El concurso tiene una dotación de 2.450 millones de euros y aspiran a él las principales multinacionales del sector.

Hablamos del primer tren de alta velocidad que entrará en funcionamiento en América Latina. Su inauguración está prevista para el verano de 2018, aunque la infraestructura debería estar lista y entregada a la Agencia Nacional de Transportes Terrestres de Brasil a principios de ese año. En principio, quedan fuera de esa primera fase los ramales de la línea del TAV que el Ejecutivo federal quiere abrir con otras importantes ciudades de la zona, como Curitiba, Belo Horizonte y la capital administrativa, Brasilia.

(Imagen blog de Ingeniería)

Brasil inaugura en Porto Alegre el ‘Aeromóvil’, un tren de tecnología nacional impulsado por aire

aeromovil-grupo-coester-brasil

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, ha inaugurado en Porto Alegre el primer “Aeromóvil” del país, un pequeño tren con tecnología nacional e impulsado por aire, que se ofrece como una alternativa de transporte no contaminante. El tren une el aeropuerto internacional de Porto Alegre con una estación de ferrocarril, un trayecto de escasos 900 metros sobre un puente elevado de hormigón que recorre en un tiempo de dos minutos.

La presidenta hizo el viaje inaugural junto a las autoridades locales y, en sus primeras declaraciones, calificó el proyecto de “revolucionario”. Este proyecto piloto, que está en operaciones desde ayer, ha sido considerado como el punto de partida para iniciativas de mucha más envergadura que serán desarrolladas en diversos puntos del país.

Este primer “Aeromóvil” ha costado 37,8 millones de reales (unos 16,4 millones de dólares) y se calcula que movilizará a unos 7.700 pasajeros por día. El proyecto es totalmente nacional y ha sido diseñado por el Grupo Coester, que ya tiene planes para construir dos líneas en la ciudad de Porto Alegre, una de nueve kilómetros y la otra de 18. La empresa ha informado de que ha sido consultado por otras regiones del país, interesadas en el proyecto.

El tren se moviliza sobre pequeñas ruedas de acero montadas en raíles y es impulsado por potentes ventiladores industriales, cuyas aspas son movidas por unos pequeños motores eléctricos de alto rendimiento y escaso gasto energético. Todas sus operaciones son controladas en forma remota desde las estaciones, por lo cual no necesita maquinistas.

La pequeña línea inaugurada por la presidenta, junto a las autoridades de Porto Alegre y del estado de Río Grande do Sul, tiene dos trenes en operaciones, uno con capacidad para 150 pasajeros y otro para 300 personas.

CAF pretende competir con otro consorcio español para lograr el contrato de alta velocidad de Brasil

tren-bala-brasil-dos

Competencia y rivalidad. Todo sea por el negocio. El fabricante ferroviario CAF ultima la constitución de un consocio de empresas con el que pretende competir por el contrato de construcción y explotación del TAV de Brasil, un proyecto estimado en 13.000 millones de euros, según fuentes del sector. De esta forma, este grupo competiría con el otro consorcio español, el promovido por el Ministerio de Fomento, que está integrado por las empresas públicas Renfe , Ineco y Adif, y las firmas privadas Talgo, ACS, Indra, Elecnor, Abengoa, Thales, Bombardier y Dimetronic.

En el caso del grupo en el que trabaja CAF, contará también con marcado sello español, dado que integrará firmas nacionales, según detallaron las mismas fuentes. El fabricante ferroviario con sede en Beasain (Guipúzcoa) cuenta con una destacada presencia en el mercado brasileño, donde tiene una fábrica de material ferroviario situada en Hortolandia, en el Estado de Sao Paulo, y donde, según sus datos, suma una cartera de proyectos estimada en unos 2.000 millones de euros. CAF logró el último gran contrato en el país a comienzos del pasado mes de julio, cuando se hizo con un suministro de 35 trenes para el transporte metropolitano de Sao Paulo.

La compañía que preside José María Baztarrica prevé cerrar su consorcio antes del próximo 13 de agosto, fecha fijada por Agencia Nacional de Transportes Terrestres (ANTT) de Brasil para que los interesados en el proyecto el que será primer AVE americano presenten sus ofertas.

El TAV de Brasil es un ‘macrocontrato’ de unos 13.000 millones de euros que contempla la construcción y explotación de una línea de 511 kilómetros de longitud que unirá Río de Janeiro, Sao Paulo y Campinhas. El proyecto se ejecutará en dos fases. La primera de ellas, que es la que ya ha salido a concurso por un importe de 2.450 millones, abarca la instalación de la denominada ‘superestructura’ de la línea (los sistemas de electrificación, señalización, seguridad y telecomunicaciones, entre otros) y la explotación del servicio ferroviario durante un plazo de cuarenta años.

Por su parte, el grupo de empresas públicas y privadas que componen el otro consorcio español ha intensificado esta semana sus reuniones para perfilar la oferta que presentará al Gobierno del país latinoamericano el próximo 13 de agosto. En estos encuentros se pretende concretar todos los aspectos, técnicos, económicos o jurídicos, de la oferta con la que España busca reeditar el éxito logrado en Arabia Saudí, al hacerse con el AVE La Meca-Medina, uno de los mayores logrados en el exterior

Estas reuniones técnicas se realizarán en paralelo a las iniciativas que todos los agentes, instituciones y empresas relacionadas con el sector ferroviario llevan a cabo en la defensa y protección de la imagen internacional de la Alta Velocidad española, con el fin de “atenuar” el efecto que sobre la misma pueda tener el accidente de un tren Alvia registrado en Santiago de Compostela.

El consorcio del AVE a Brasil , que preside José Eladio Seco, está compuesto por las públicas Renfe, Adif e Ineco, y las firmas privadas ACS, Talgo, Indra, Elecnor, Abengoa, Thales, Bombardier y Dimetronic. Este grupo remitirá a la Agencia Nacional de Transportes Terrestres (ANTT) de Brasil la propuesta con la que buscan hacerse con el primer TAV americano.

Renfe se moviliza en el exterior para explicar que el accidente de Santiago no afecta al AVE

accidente-santiago-alvia151

La Alta Velocidad española es segura. Y ahora hay que atajar cualquier duda, máxime en el exterior. El presidente de Renfe, Julio Gómez-Pomar, ha afirmado que ya se han emprendido acciones a través de las embajadas españolas y de los servicios comerciales para explicar que el accidente de tren de Santiago de Compostela no ha sido un siniestro de la alta velocidad española. Gómez-Pomar ha indicado que ha habido una reunión de coordinación entre las empresas españolas presentes en el consorcio que va a presentar una oferta para construir el tren de alta velocidad en Brasil presidida por la ministra de Fomento, Ana Pastor. “Evidentemente nos preocupa explicar fuera de España que esto no es un accidente de alta velocidad y nos preocupa en Brasil y en aquellos otros países donde España y las empresas españolas tienen intereses ferroviarios“, ha dicho.

El presidente de Renfe ha avanzado que “muy previsiblemente” en los próximos días se producirán visitas para explicar a las autoridades de los distintos países “los términos de lo que ha sucedido e insistir en que es un accidente que ha ocurrido en una vía convencional”.

Entre las medidas emprendidas, ha señalado que ya se ha realizado una acción a través de las embajadas españolas y de los servicios comerciales en el exterior con cartas de Renfe, de Adif y del resto de empresas que están en el consorcio para dar cuenta de la situación.

Según ha recordado, el tren involucrado en el accidente funciona con tracción eléctrica y diesel y la línea cuenta con tramos electrificados con tensiones que no son las que utiliza la alta velocidad. “En definitiva, no estamos hablando de una línea de alta velocidad hasta que, esperemos que en 2018, toda la conexión entre Madrid y Galicia pueda discurrir por vías” de AVE, ha remarcado.

Las autoridades brasileñas estudian las explicaciones de Renfe sobre el accidente para decidir si autorizan la puja del consorcio español en la subasta de la que será la primera línea de alta velocidad del país. Según los pliegos de la Agencia Nacional brasileña de Transportes Terrestres (ANTT), el consorcio licitante debe presentar un documento denominado “Modelo 15” en el que se tiene que acreditar que la empresa operadora del tren “no ha participado de la operación de cualquier sistema de TAV (alta velocidad) donde hubiese ocurrido un accidente fatal” en un periodo de 5 años.

El presidente de la estatal Empresa de Planificación y Logística (EPL), Bernardo Figueiredo, en declaraciones a los periodistas ha señalado que si son ciertas las explicaciones de Renfe, el accidente, en el que han fallecido 79 personas, “no haría inviable” la participación española en la licitación del tren que unirá Río de Janeiro y Sao Paulo.

El proyecto del tren de alta velocidad Río-Sao Paulo-Campinhas, el primero de América Latina, tendrá una longitud de 511 kilómetros, y se calcula que exigirá inversiones por cerca de 13.000 millones de euros (unos 17.177 millones de dólares).

Un consorcio público-privado español competirá por el tren de alta velocidad entre Río y Sao Paulo

alta-veleocidad-s130

España prepara un consorcio de empresas públicas y privadas para competir en la primera licitación del futuro tren de alta velocidad entre Río de Janeiro y Sao Paulo, que será la primera vía de ese tipo en América Latina. Las ofertas deben ser presentadas el 13 de agosto, por un valor de “miles de millones” de dólares, aunque la cantidad final dependerá de las propuestas de las empresas que concurran, explicó Julio Gómez-Pomar, presidente de la empresa ferroviaria Renfe.

La ministra de Fomento, Ana Pastor, aseguró en Brasil que España “tiene los requisitos para optar a un concurso como este”, durante la inauguración en Sao Paulo del Foro Efe Café da Manhã, un ciclo de desayunos informativos patrocinados por la empresa española Indra. “Nosotros tendremos en breve definido el consorcio español que se va a presentar”, dijo el directivo, que acompañó a la ministra en su viaje a Brasil.

Toda la obra requerirá una inversión total de 35.000 millones de reales (unos 17.500 millones de dólares), según cálculos de la Agencia Nacional de Transportes Terrestres (ANTT) de Brasil. El proyecto, de 511 kilómetros, unirá las dos mayores ciudades del país y tendrá un ramal a Campinas, urbe situada a 100 kilómetros de Sao Paulo.

Ante una audiencia de empresarios, altos funcionarios gubernamentales y periodistas, Pastor destacó la amplia experiencia de España en trenes de alta velocidad, al contar con la segunda mayor red del mundo, con casi 3.000 kilómetros de longitud, tras la de China. “Es un referente internacional de primer orden”, dijo Pastor, que recordó que en abril se cumplieron los 21 años de la primera línea española de alta velocidad, que unió las ciudades de Madrid y Sevilla. La ministra se comprometió a que si el consorcio ganador es el español habrá una transferencia de tecnología a Brasil.

La primera parte de la licitación, que se decidirá en septiembre, será por la fabricación de los trenes, la operación ferroviaria y la tecnología de señalización, de seguridad y control electrónicos, indicó Gómez-Pomar. “Renfe está trabajando a fondo en la oferta y en el plan de movilidad que va a presentar, y trabajando en formar un consorcio que pueda presentar una oferta ganadora”, dijo. Francia, Alemania, Japón y Corea del Sur también han expresado interés en participar en la licitación.

Brasil saca a concurso el macrocontrato de alta velocidad Río de Janeiro-Sao Paulo

tren-alta-velocidad-brasil

Vía directa hacia la alta velocidad en Brasil. O eso parece. El Gobierno brasileño programó para el 19 de septiembre de 2013 la subasta pública en la que otorgará la concesión para operar el tren de alta velocidad entre Río de Janeiro y Sao Paulo. En la primera subasta será otorgada al mejor postor una concesión por 40 años para operar, mantener y conservar la línea de tren de alta velocidad que unirá las ciudades de Río de Janeiro y Sao Paulo.

El proyecto, que unirá las dos mayores ciudades del país y un ramal a la ciudad de Campinas (a unos 100 kilómetros de Sao Paulo), tendrá una extensión de 510 kilómetros y un costo aproximado de unos 35.000 millones de reales (unos 17.500 millones de dólares). La línea tendrá estaciones en los aeropuertos internacionales de Río de Janeiro y de Sao Paulo, así como en ciudades intermediarias como Aparecida.

El adjudicatario de esta concesión, en la que tienen interés empresas de España, Francia, Alemania, Japón y Corea del Sur, aportará la tecnología propia para el sistema ferroviario.

El vencedor del que ha sido denominado Ferrocarril EF-222 también tendrá que comprometerse a ofrecer y montar los sistemas de protección acústica, electrificación, telecomunicaciones, señalización y control de los trenes, entre otros.

Una segunda subasta, aún sin fecha establecida, escogerá al consorcio responsable por la construcción de la línea y de las estaciones, incluyendo las obras necesarias como túneles y puentes.

La licitación para el primer tren de alta velocidad de América Latina estaba prevista para julio del año pasado pero fracasó debido a que ninguna empresa se interesó en construir y operar el sistema ferroviario simultáneamente y en las condiciones entonces establecidas por el Gobierno.

La Agencia Nacional de Transportes Terrestres (ANTT) decidió dividir la licitación en dos y ofrecer contratos diferentes para las empresas que construirán y operarán el sistema.

El pliego de condiciones de la licitación establece que el Estado brasileño será socio del proyecto mediante la estatal Empresa de Planificación y Logística (EPL), al que el ganador de la concesión tendrá que transferir parte de la tecnología.

La agencia reguladora calcula que el tren de alta velocidad exigirá inversiones por 35.000 millones de reales (unos 17.500 millones de dólares).

Las reglas de la concesión fijan en 0,49 reales (unos 0,25 dólares) por kilómetro la tarifa máxima a ser cobrada a los pasajeros.

Según el pliego de condiciones, los interesados podrán consultar hasta el 13 de agosto del próximo año las respectivas condiciones, formularios, proyectos y estudios previos.

Los interesados igualmente tendrán plazo hasta el 16 de abril de 2013 para pedir aclaraciones sobre la licitación, que la Agencia Nacional de Transportes Terrestres se compromete a responder hasta el 17 de junio. La agencia reguladora también programará reuniones para ofrecer aclaraciones directamente entre el 29 de enero y el 19 de marzo.

Los consorcios interesados tendrán plazo hasta el 13 de agosto para presentar sus propuestas en sobre cerrado, incluyendo garantías financieras, documentos de precalificación, propuesta económica, plan de negocios y proyecto funcional.

La ANTT abrirá el 19 de septiembre en la sede de la Bolsa de Valores de Sao Paulo los sobres con la propuesta económica de las empresas cuyas garantías y exigencias de precalificación hayan sido aprobadas

Fomento pretende impulsar la vía seguida con el AVE a La Meca para optar al mercado de Brasil

ana-pastor-prototipo-alta-velocidad-talgo-avril

Se aprende de los errores, pero también se intenta repetir la fórmula del éxito. El Ministerio de Fomento quiere trasladar la experiencia de La Meca-Medina, el mayor contrato logrado por las empresas españolas en el exterior, a otros países, como Brasil, India o Rusia. Los responsables del departamento pretenden que las empresas españolas acudan a los grandes proyectos de infraestructuras internacionales a través de «consorcios únicos» que agrupe a empresas públicas y privadas, según ha explicado el secretario de Estado de Infraestructuras, Rafael Catalá. Y lo quiere poner en marcha en breve para optar al macrocontrato que Brasil va a licitar a comienzos de 2013 para lo que será el primer AVE en Latinoamérica y cuyo presupuesto asciende a 13.000 millones de euros.

Desde Fomento se busca impulsar un consorcio con las empresas públicas Renfe, Adif y la consultora Ineco junto con firmas privadas españolas de construcción, ingeniería y material móvil, entre otros, y no descarta dar entrada a un socio brasileño. Que las grandes empresas vayan juntas a los grandes proyectos es la mejor manera de lograrlos y de poner en valor la marca España, se asegura desde el departamento que dirige Ana Pastor. Aunque, el número dos del Ministerio también reconoció que eso supone que todas las partes tienen que ceder algo.

Además de esta línea estratégica de fomentar los consorcios únicos, adaptados en su composición a cada proyecto, el Ministerio tiene entre sus prioridades facilitar que la mediana y pequeña empresa pueda acceder a los mercados internacionales.

Catalá señala que el Ministerio de Fomento trabaja con el de Economía en facilitar los avales a las empresas que acuden a los mercados exteriores, para lo que se estudia crear «algún instrumento en colaboración con las instituciones financieras», con el ICO y con CESCE.

Respecto a la línea de AVE con Portugal, desde el Ministerio de Fomento señalaron que las autoridades lusas han asegurado que mantienen poner en marcha en 2015 la conexión ferroviaria con España por Badajoz pero mediante un tren que será de altas prestaciones, no de alta velocidad.

CAF consigue dos contratos en Brasil para suministrar trenes por 80 millones de euros

La empresa guipuzcoana Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF) ha obtenido, a través del consorcio Frota BH, dos contratos para suministrar trenes a las ciudades brasileñas de Belo Horizonte y Porto Alegre, por un importe que suma 80 millones de euros.

CAF ha explicado que suministrará 10 trenes de 4 coches cada uno para la Companhia Brasileira de Trens Urbanos (CBTU) destinados a la ciudad de Belo Horizonte, capital del estado de Minas Gerais. Se trata de unidades eléctricas de última generación que circularán sobre un ancho de vía de 1.600 milímetros y a 3.000 voltios, son bidireccionales y tienen capacidad de hasta 1.300 pasajeros.

La compañía guipuzcoana ha logrado una adjudicación para fabricar todos los ‘bogies’ de los 15 nuevos trenes de 4 coches cada uno para la ciudad de Porto Alegre.

Ambos proyectos, que suman una facturación de 80 millones de euros, se ejecutarán en la planta que CAF tiene en Brasil, situada en el estado de Sao Paulo.

Brasil retoma el proyecto para construir un tren de alta velocidad que sería el primero de América Latina

El Gobierno brasileño retoma el proyecto para la construcción de un tren de alta velocidad entre Río de Janeiro y Sao Paulo, una obra cuyo coste se ha cifrado en unos 13.200 millones de euros que prevé licitar en mayo de 2013. La Agencia Nacional de Transportes Terrestres (ANTT) publica en su portal los detalles del concurso, que tendrá una fase previa de consultas a la población para hacer “sugerencias” sobre el proyecto hasta el próximo 24 de septiembre.

Según fuentes de la ANTT, las empresas interesadas, nacionales o extranjeras, tendrán de plazo para presentar sus ofertas hasta el 30 de abril del año próximo y la licitación será fijada para el día 29 de mayo.

El proyecto ha sido considerado complejo por muchos expertos, ya que implicará la construcción de 90,9 kilómetros de túneles y de otros 107,8 kilómetros de puentes y viaductos para salvar los ríos y desniveles del relieve que presentan dos sierras que separan Sao Paulo de Río de Janeiro.

La reactivación del proyecto se anunció una semana después de la presentación de un ambicioso plan de concesiones al sector privado por valor de 133.000 millones de reales (más de 52.000 millones de euros), con el que el Gobierno pretende mejorar la infraestructura del país e incentivar la actividad económica.

En una primera etapa del concurso se escogerá a la empresa o consorcio que fabricará los trenes, con la obligación de transferencia de tecnología, y que además se ocupará de gestionar el funcionamiento del sistema.

Posteriormente, se elegirá a los responsables de la construcción de las vías, las estaciones y el resto de la infraestructura necesaria para el funcionamiento del tren, agregó la ANTT, que ha calculado el coste total de la obra en 33.000 millones de reales (unos 13.200 millones de euros).

El proyecto se arrastra desde hace casi cuatro años y formaba parte de los preparativos para el Mundial de fútbol de 2014, que se celebrará en Brasil. Sin embargo, tres licitaciones anteriores fueron declaradas desiertas debido a que las empresas interesadas rechazaron ciertas exigencias del Gobierno brasileño, como el establecimiento de unos precios considerados bajos para los pasajes.

El último intento se realizó en julio del año pasado, cuando por tercera vez el concurso fue declarado desierto.

Hasta ahora, empresas de España, Corea del Sur, Francia, Japón y Alemania han mostrado interés en el proyecto, que plantea construir una línea de alta velocidad de 510 kilómetros entre las ciudades de Río de Janeiro y Sao Paulo, de donde saldría un segundo tramo de 97 kilómetros hasta la vecina Campinas.

En los últimos meses, autoridades españolas han reiterado al Gobierno brasileño su decisión de promover la participación en el concurso de empresas con vasta experiencia en trenes de alta velocidad, como Ineco y Renfe.

El Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff ha propuesto que el 60% de la obra sea financiado con créditos de la banca pública brasileña, lo que ya ha recibido el necesario aval del Congreso.

Según los cálculos de las autoridades, el que sería el primer tren de alta velocidad de América Latina transportaría a unos 33 millones de personas en su primer año de operaciones y esa cifra podría llegar a 100 millones en 2030.