Archivo de la etiqueta: banda

Muere en Mojácar Gordon Goody, uno de los miembros de la banda que robó el tren de Glasgow

detenidos-asalto-tren-glasgow

Gordon Goody, uno de los atracadores del famoso asalto al tren de Glasgow, en Reino Unido (1963), en su día el robo más espectacular del siglo XX, falleció a los 86 años en Almería, en el sureste de España. El Ayuntamiento de Mojácar, localidad en la que vivía desde hace varias décadas, informó en un comunicado del fallecimiento del que fuera uno de los protagonistas del atraco más famoso de la historia británica.

El asalto a un tren de correos que se dirigía desde Glasgow, en Escocia, a Londres, a su paso por la localidad inglesa de Cheddington, se consideró entonces el mayor robo a un ferrocarril de su siglo. El botín con el que se hicieron los ladrones, de 2,6 millones de libras (3 millones de euros), supuso todo un récord entonces y hoy equivaldría a unos 40 millones de libras (46,2 millones de euros).

De entre los quince hombres que detuvieron aquel convoy del ferrocarril y desengancharon la locomotora, apropiándose de 120 sacas repletas de 2,6 millones de libras, el nombre de Ronald Biggs ha pasado a los anales por su fuga espectacular de la justicia y las recurrentes comparecencias publicitarias desde su refugio en Brasil. Pero fue Bruce Reynolds —hijo de un sindicalista de la planta de la compañía Ford de Dagenham, legendaria en el Reino Unido por las tenaces reivindicaciones laborales de sus obreros— quien ideó toda la operación. Otros componentes de la banda fueron Gordan Goody, Buster Edwards, Charlie Wilson, Roy James, John Daly, Jimmy White, Ronnie Biggs, Tommy Wisbey, Jim Hussey, Bob Welch and Roger Cordrey.

Reynolds consiguió información confidencial sobre el traslado de dinero por parte del servicio de Correos (lo que en inglés se denomina un inside job) y articuló la banda que perpetró el atraco, con todos sus miembros parapetados tras pasamontañas y cascos para eludir la identificación posterior. El monopoly con el que el grupo entretuvo el aburrimiento en la granja del sur de Inglaterra en la que se cobijó tras el golpe sirvió para obtener sus huellas dactilares e identificar a los ladrones. La mayoría, aunque no todos, acabarían siendo rápidamente detenidos y sufrirían durísimas penas de prisión.

La banda (compuesta por un grupo de delincuentes muy extravagantes: un peluquero, un corredor de apuestas, un ex boxeador y dueño de un club nocturno, un conductor de carreras y un ludópata con
amplios conocimientos de electricidad) recibió condenas por un total de 307 años de prisión. A pesar de la enorme cantidad de dinero robado, ninguno de los ladrones pudo vivir felizmente con las ganancias logradas ilegalmente. El destino de varios de ellos sería trágico: Wilson sería asesinado en Marbella;Field fallecería en un accidente de tráfico; y por último Buster Edwards se suicidó en 1994. El ex ladrón al frente de un puesto de flores en la estación de Waterloo, se ahorcó tras varios intentos de suicidio.

El Ayuntamiento de la localidad en que residía Goody señaló que quienes tuvieron oportunidad de conocerle conocieron “su amabilidad, su cariño a la familia, a los amigos, a sus muchas mascotas salvadas de la calle”. “Era todo un caballero que se aleja de la imagen que pudieran tener aquellos que no le conocían, o que se podría tener a tenor de los difíciles años que marcaron gran parte de su vida”, añade.

Otro de los componentes de la banda, Charles Wilson, también se instaló en la costa española tras su puesta en libertad en 1978, y murió asesinado de un disparo en 1990 en su casa de Marbella.

Anuncios

La Guardia Civil detiene a una banda de grafiteros en Burgos por daños de 100.000 euros en trenes

grafiteros-asturias24-gc

La lucha contra los grafiteros continúa. Dos personas han sido detenidas en Burgos por la Guardia Civil y la se imputa a otras dos que formaban parte de una banda de grafiteros que actuaba en Asturias, Cantabria y Castilla y León a la que se atribuyen varios delitos de daños valorados en más de cien mil euros por realizar numerosas pintadas en bienes muebles e inmuebles. Según el Instituto Armado, la denominada ‘operación Garabato’ se inició el pasado mes de mayo cuando tres jóvenes con el rostro tapado fueron sorprendidos en la estación de ferrocarril de Collanzo de Aller mientras realizaban pintadas sobre el tren que escasos minutos antes había hecho una parada. Al ser recriminada esta acción por el maquinista del tren, éste fue agredido por los jóvenes y sufrió la rotura de los huesos propios de la nariz así como un esguince cervical.

Los grafitis plasmados en el tren fueron cotejados con multitud de imágenes obtenidas sobre hechos similares perpetrados en distintos puntos de España y se pudo constatar la existencia de numerosos hechos cuyas características eran claramente coincidentes al repetirse patrones comunes en todas las pintadas.

De forma simultánea a las investigaciones se habilitó un operativo de servicio en torno a posibles objetivos de las pintadas lo que permitió detener e identificación de un grupo de jóvenes residentes en Burgos y en otras localidades cercanas los cuales se dedicaban a realizar esta clase de pintadas. La Guardia Civil constató que este grupo de jóvenes se trasladaban a localidades como Collanzo y Pola de Laviana (Asturias), Cistierna (León), Marrón y Renedo (Cantabria) y Burgos, donde llevaban a cabo sus grafitis en establecimientos públicos, paredes y, sobre todo, en los trenes de Feve y Renfe.

Los daños ocasionados por estas pinturas -el óxido de las tintas daña la chapa de los vehículos- han sido valorados en más de 100.000 euros y, en varias ocasiones, obligaron a paralizar los trenes al afectar a las lunas de las máquinas lo que impedía la correcta visibilidad de los conductores.

(Imagen Asturias24-GC)