Archivo de la etiqueta: ayudas

El tren británico pierde clientes y prestigio

El número de pasajeros de los ferrocarriles del Reino Unido cae en un 95% después de las restricciones del Gobierno del 23 de marzo, a consecuencia de la pandemia y las medidas preventivas para impedir la extensión de la Covid19. Aunque las cifras empiezan a reflejar un esperado repunte, lo cierto es que el Estado soporte sobre sus arcas las pérdidas sustanciales de los operadores privados de trenes, que hace 25 años se hicvieron con el control del ferrocarril británico. Des el sector se habla inclñuso de que esta situación supone de facto la nacionalización del ferrocarril, aunque públicamente no se reconozca.

La dependencia del subsidio estatal ya era patente antes de la pandemia. Los 4.300 millones de libras (4.800 millones de euros) netos recibidos en el año fiscal 2019 suponen el 40% de los ingresos por billetes. Y para este año se supone mayores incrementos, ante el notable descenso de clientes, que evitan sus desplazamientos a las zonas de trabajo y operan desde sus domicilios.

El número de pasajeros sigue un 75% por debajo de lo normal y el organismo de control Transport Focus calcula que dos tercios de los viajeros de tren no van a incorporarse en los próximos meses al ferrocarril, porque las empresas aceleran en la implantación del teletrabajo. El sector sostiene que esta situación va a aprovocar una disminución estructural del 40% en las tarifas, equivalente a 4.200 millones de libras (4.700 millones de euros) de ingresos perdidos. Los operadores de trenes podrían compensarlo con tarifas más altas, menos trenes y menos personal, pero el Gobierno piensa poner límites. Después de todo, si el ferrocarril resulta poco atractivo se empuja a que los viajeros utilicen más el vehículo privado, circunstacia que complicará aún más las condiciones medioambientales.

Los 218 millones de libras (242 millones de euros) en dividendos que se llevaron los inversores privados el año pasado probablemente serían políticamente inaceptables. Más insostenible se hace la situación, cuando el Gobierno debe duplicar las ayudas hasta los 8.000 millones de libras anueles (8.900 millones de euros), algo que el votante seguro que castiga cuando tenga que acudir a una nueva convocatoria electoral, un factor que preocupa a políticos de todas las tendencias.

El panorama se aclara hacia la renacionalización, como la solución menos onerosa, reconocen en círculos próximos al Gobierno, pese a la impopularidad de la medida en estos momentos. El antiguo British Rail se coloca como un ejemplo negativo de los problemas de los monopolios estatales, pero tampoco convence a nadie la mezcla seminacional que vino a continuación hace ya un cuarto de siglo, máxime cuando arrastra a las arcas del Estado en cada ejercicio.

Para complicar aún más la situación del sector, los responsables de la red del Reino Unido se enfrentan a los operadores de material rodante en franquicia y se responsabilizan unos a otros de los problemas que afectan al ferrocarril inglés, hasta no hace mucho paradigma del buen hacer ferroviario. Las disputas desmotivan a los pasajeros, a los que solo les preocupa que el servicio no siga deteriorándose y que recupera las cotas de calidad de las que presumían hace 30 años. Lo único que puede inquietarles es la desaparición del servicio y entonces sí que el Estado se verá obligado a intervenir con todos sus recursos.

Renfe comprará 45 locomotoras de mercancías

Renfe sacará el próximo año a concurso la compra de entre 35 y 45 nuevas locomotoras para transporte de mercancías, quince de ellas híbridas, por un importe de 100 millones de euros. Se trata de la segunda gran compra de material rodante que la compañía ferroviaria acometerá tras la crisis, después de los treinta trenes de Alta velocidad adquiridos el pasado año.

Las nuevas locomotoras de mercancías formarán parte del plan de renovación de material rodante a diez años que Renfe lanzará el próximo año. esta operación se enmarca en el Plan de Impulso al Transporte de Mercancías por Ferrocarril que el ministro Íñigo de la Serna presentó este jueves y en el saneamiento y reposicionamiento que actualmente acomete Renfe Mercancías para evitar su quiebra y relanzar su negocio. En virtud de este ajuste, Renfe Mercancías tiene actualmente colgado el cartel de ‘se vende’ en 72 locomotoras de su actual parque, además de 1.600 vagones, que en parte se reemplazarán con las que se compren. En cuanto al nuevo material, Renfe, en aras de contribuir con la sostenibilidad del transporte, evitará comprar locomotoras diésel puras.

Las nuevas cabezas tractoras serán eléctricas, si bien quince de ellas serán híbridas (que combinan el diésel y la electricidad), según detalla de la Serna. Renfe prevé lanzar el concurso de suministro de estas locomotoras el próximo año, una vez fije los pliegos de especificaciones técnicas, con el fin de poder contar con las primeras unidades en 2020 y con todo el pedido en 2023.

La compañía ferroviaria prevé poner en marcha ya el anunciado proceso de selección de un socio industrial para su división de mercancías, con el que aspira a constituir una empresa conjunta, participada al 50%, en el horizonte de 2019. Este proceso comenzará con la licitación del contrato para elegir una firma que asesore a la operadora en todo este proceso, que espera resolver en marzo, según explicael ministro de Fomento.

Renfe y su asesor buscarán socio entre operadores ferroviarios, operadores logísticos o navieras para reforzar y diversificar su negocio de mercancías, dar el salto internacional, generar sinergias y ganar en potencial de crecimiento. Con la constitución de una empresa conjunta con una firma privada, Renfe Mercancías pretende poner el broche al plan de saneamiento y reestructuración que aborda desde comienzos de este año y que, según el ministro, permitirá a la empresa lograr ‘break even’ en 2018 por primera vez en la historia.

Los nuevos planes de Renfe casan con la intención del Ministerio de Fomento de fomentar el transporte de mercancías por vía ferroviaria. La cartera que dirige De la Serna pondrá en marcha un plan de ayudas para las empresas que opten por el tren para transportar sus mercancías, que estará dotado con 125 millones de euros y extenderán durante cinco años. Las ayudas podrán solicitarse a partir del segundo semestre de 2018 por parte de sus potenciales beneficiarios, las compañías ferroviarias de mercancías privadas, los operadores logísticos y cargadores. Fomento dará 2,25 euros por cada 1.000 toneladas por kilómetro que se transporten por ferrocarril.

El plan contará con una dotación anual de 25 millones de euros que, según De la Serna, provendrá de los recursos que le quedan a Fomento una vez liquida los importes que abona a Renfe para subvencionar los servicios públicos de transporte de viajeros en tren. El Ministerio calcula que de esta ayuda anual, 11,25 millones se destinarán a operadores logísticos intermodales, otros 11,25 millones a las operadoras ferroviarias privadas que ya han entrado en este mercado y los 2,5 millones restantes a subragar cánones ferroviarios.

Con este inédito plan de ayudas se pretende incentivar que las empresas se decanten por el tren para transportar sus mercancías, aumentar la cuota de mercado del 5% que el ferrocarril tiene en tráfico de carga en España y, en última instancia, contribuir a la sostenibilidad del transporte. Por ello, las ayudas constituyen uno de los principales ejes del Plan de Impulso al Transporte de Mercancías por Ferrocarril 2017-2023 que Fomento ha presentado este jueves.

Aragón y Adif reclaman conjuntamente fondos a la UE para la mejora de la línea de Canfranc

tren-acto-reivindicacion-linea-canfranc

Ayuda europea. El Gobierno aragonés y el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) han presentado de forma conjunta una solicitud de ayudas europeas para financiar las obras de mejora y modernización de la línea ferroviaria que discurre entre Zaragoza y Canfranc. La solicitud ha sido remitida al Ministerio de Fomento con dos propuestas específicas para la ejecución de obras valoradas en un total de 8 millones de euros en los años 2015-2017 y de 14,3 millones para el periodo 2016-2018.

El consejero de Obras Públicas del Gobierno aragonés, Rafael Fernández de Alarcón, explica que con esta petición se pretende conseguir financiación europea para costear un 20% de los 22 millones del presupuesto estimado para la renovación de la línea en el tramo que va desde Alerre a Jaca, alrededor de 44 kilómetros, e introducir mejoras técnicas que permitan circular trenes de ancho europeo mediante la aplicación de traviesas polivalentes. En los documentos aportados se contemplan actuaciones de consolidación de la plataforma férrea al objeto de aumentar la seguridad de la infraestructura y posibilitar mayores velocidades en la circulación ferroviaria a través de esta línea.

Fernández de Alarcón anuncia que el Gobierno aragonés también prevé presentar con la región francesa de la Aquitania una solicitud de fondos europeos para financiar el 50% de los 6 millones de coste de los estudios a realizar para la recuperación del tráfico internacional entre Canfranc y Pau. El consejero precisa que los estudios planteados se centran en cuestiones como el anteproyecto para la sección entre Bedous y el túnel de Somport, impacto ambiental y socioeconómico del proyecto, integración de la conexión Pau-Canfranc en la red ferroviaria francesa, y actualización del estudio sobre seguridad recíproca entre los túneles viario por carretera y el ferroviario.

Estas actuaciones, según el consejero, se enmarcan en las distintas líneas de acción llevadas a cabo desde Aragón para mejorar la línea ferroviaria del Canfranc de cara a la reapertura de la línea internacional en el horizonte de 2020.

A finales de enero, Adif adjudicó obras de modernización del tramo Huesca-Plasencia del Monte, que se enmarcan en el proyecto de mejora de la línea de Canfranc y de adaptación al tráfico internacional. Los trabajos se encomiendan a Vías y Construcciones por un importe de 700.000 euros, cantidad a la que se sumarán otros 1,4 millones correspondientes a suministros y servicios relacionados con el proyecto.

Las obras comprenden la renovación integral de los 8 kilómetros que separan las estaciones de Huesca y de Plasencia del Monte, mediante la instalación de un carril nuevo y de traviesas polivalentes aptas tanto para el ancho convencional como el internacional. Además, se prevé llevar a cabo la renovación del balasto (capa de piedra que sustenta la vía), la instalación de un aparato de dilatación de 8,4 metros de longitud y la mejora del entarimado de 6 pasos a nivel.