Archivo diario: septiembre 13, 2010

‘La Bestia’: El tren que conduce al ‘sueño americano’ o al infierno

Cientos de emigrantes centroamericanos y sudamericanos buscan su futuro en un tren de mercancías. ‘La Bestia’, como así se denomina a este convoy que recorre México de sur a norte, puede marcar la diferencia entre alcanzar el sueño americano o descubrir el infierno. Y, por desgracia, son muchos más quienes ven frustrada su larga escapada a lomos de ‘la Bestia’ que quienes logran superar el trayecto sin contratiempos para iniciar una nueva vida en Estados Unidos.

‘La Bestia’ (‘La Bestia de Hierro’, ‘El Tren de la Muerte’, ‘El Caballo de Troya’ o ‘El Tren Asesino’ son otros de los nombres de este convoy de carga) pertenece al consorcio estadounidense de ferrocarriles Genesee & Wyoming Inc. que opera a través de su filial Compañía de Ferrocarriles Chiapas-Mayab, con base en la ciudad de Mérida (Yucatán), resultado de la privatización de Ferrocarriles Nacionales de México, en septiembre de 1999.

La Compañía Chiapas-Mayab es una de las nueve empresas que manejan la red ferroviaria mexicana, a través de la cual se mueve el 15% de la carga nacional. Cuenta con oficinas corporativas en México, una en Mérida, Yucatán, y otra comercial en la zona de Polanco del Distrito Federal. Entre sus principales clientes se encuentran Pemex y Cemex.

Transporta materias primas como aceites, grasas vegetales, arena, ácidos, carbón, celulosa, cemento, cuarzo, fierro, madera, fertilizantes, materiales de ensamble de vehículos y vehículos ensamblados, granos, arroz, trigo, frijol, soya, sorgo, semillas, sal, azúcar, conservas de alimentos vegetales y materiales flamables y de alto riesgo como gas, amoniaco, ácido sulfúrico y combustible.

El Centro Cultural de España de Ciudad de México presenta estos días una exposición fotográfica resultado de tres viajes que hizo la fotógrafa catalana Isabel Muñoz, acompañada de los artistas mexicanos Andrés Villalobos y Eduardo Olivera, en el que se refleja la cruda realidad de este trayecto. La muestra la integran 81 fotografías que fueron obtenidas entre el 2008 y 2009 durante este fatídico éxodo que hacen los emigrantes desde la ciudad de Arriaga, en el estado de Chiapas, hasta el municipio de Ixtepec, en Oaxaca. Cientos de personas procedentes de Honduras, el Salvador, Guatemala, Nicaragua, Ecuador, Chile, Brasil y Costa Rica se encaraman al techo de los vagones de este tren de mercancías que recorre el territorio mexicano en busca de un futuro mejor para ellos y sus familias.

Los indocumentados con su morral al hombro, se disponen a ambos lados de las vías a esperar el momento exacto de lanzarse sobre el carguero. Y en cuanto éste aparece, se lanzan a la carrera dispuestos a no dejar escapar el tren. Trepar al techo sólo es el comienzo de esta odisea. Y una vez que consiguen asirse, deben evitar quedarse dormidos y caer a las vías. Pero aún así no están a salvo hasta que consiguen llegar a su destino. E incluso al término del trayecto tampoco pueden cantar victoria.

“Este tren sega vidas, corta pies o manos. Los cuerpos muchas veces ni se recogen. A bordo hay atracos, violaciones, secuestros. No sólo en él sino en los alrededores de su paso”, explica Isabel Muñoz, cuya obra se caracteriza por hallar belleza en medio de las realidades más duras.

El pasado viernes cerca de 100 inmigrantes centroamericanos fueron asaltados por supuestos policías en el estado de Oaxaca, sur de México, cuando viajaban en ‘La Bestia’ , y repatriados a sus países de origen, según denunció el sacerdote Alejandro Solalinde.
Solalinde señaló que “no es la primera vez que están involucrados policías en el asalto a los hermanos migrantes”, y dijo que en numerosas ocasiones ha denunciado los hechos pero “ninguna (de sus acciones legales) ha prosperado”. Agregó que de este nuevo caso ya tiene conocimiento la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), y “los visitadores (de la institución) están entrevistando a las víctimas en Tapachula”.

Según el Instituto Nacional de Migración mexicano (INM) cada año son repatriados aproximadamente 250.000 centroamericanos y suman 1.300 entre los muertos y mutilados en el intento por alcanzar la frontera norte.