Archivo diario: septiembre 19, 2010

El Gobierno luso ratifica el proyecto de la alta velocidad con España

El Gobierno portugués ha ratificado el proyecto del tren de alta velocidad con España, previsto para 2013, y ha aclarado que la anulación del concurso para construir uno de sus tramos ya estaba prevista y tiene carácter temporal. El ministro portugués de Obras Públicas, Antonio Mendonça, declaró en un acto en la delegación de Extremadura en Lisboa, que la formalización de la suspensión de ese concurso “no es noticia porque ya había sido anunciada en mayo” y subrayó que Portugal sigue apoyando el futuro ferrocarril Madrid-Lisboa.

El concurso se convocará en noviembre, en mejores condiciones de costo y financiación, lo que desmiente las especulaciones sobre un frenazo al proyecto surgidas al aparecer publicada la anulación en el Diario oficial de la República portuguesa. El Gobierno “mantiene la apuesta por el proyecto de conexión de alta velocidad”, dijo Mendonça ante el presidente del Gobierno autónomo de Extremadura, Guillermo Fernández Vara durante la celebración del día de Extremadura en su delegación lisboeta. El ministro señaló que en mayo tuvo que adoptarse esa decisión ante la necesidad de revisar los costos del proyecto y la compleja situación financiera internacional que se vivía en esos meses.

El tren de alta velocidad es uno de los proyectos principales para dinamizar la economía, agregó al destacar las relaciones con España y las iniciativas de cooperación. Entre ellas resaltó una reunión de empresarios e instituciones fronterizas prevista para finales de año que abordará, entre otros, las posibilidades del ferrocarril y de las plataformas logísticas.

Fernández Vara también resto importancia a la publicación de la ya conocida anulación del concurso para uno de los tramos lusos de la alta velocidad, sobre cuyo futuro y el compromiso portugués de construirlo aseguró no tener ninguna duda. El proceso de licitación suspendido abarcaba tan sólo 50 kilómetros de vía entre Lisboa y la localidad de Poceirao pero incluía un tercer puente sobre el estuario del Tajo que había elevado el coste de la obra a 1.900 millones de euros.

La decisión de anular el concurso fue anunciada en mayo por el secretario de Estado de Transportes portugués, Carlos Correia da Fonseca. El mismo secretario de Estado manifiesta ahora que los fondos comunitarios para ese tramo del tren de alta velocidad eran pocos y se espera ahora que puedan incrementarse. “Contábamos con una financiación de 170 millones de euros, y en este momento, podemos sobrepasar los 600 0 700”, aseguró. Adelantó que el proyecto va a sufrir “algunas alteraciones” que permitirán ahorrar cerca de 200 millones de euros.

Correia da Fonseca recordó la necesidad de hacer un nuevo concurso por las alteraciones de la coyuntura económica internacional y para poder garantizar más financiación comunitaria.

Tanto Medonça como Correia da Fonseca creen que la decisión no debe motivar reclamaciones de los consorcios competidores pues no se se había realizado la adjudicación y habrá de nuevo un concurso.

Sin embargo el consorcio que obtuvo la mejor puntuación preliminar, Tave Tejo, encabezado por la empresa española FCC e integrado por la italiana Impregilo y otras sociedades portuguesas e internacionales, expresó su “sorpresa” por la decisión y señaló que la está analizando.

Otro concursante, Altavia, integrado por las constructoras lusas Mota-Engil, Somague y Teixeira Duarte y la francesa Vinci, había criticado la oferta de su rival y no la consideraba ajustada a la licitación.

El tren de alta velocidad entre Lisboa y Madrid está previsto para 2013 y su tramo más largo, de 150 kilómetros entre Poceirao y Caia, en la frontera de Badajoz, fue adjudicado al consorcio ELOS, encabezado por las empresas lusas Soares de Acosta y Brisa (participada por la española Abertis) con un coste de 1.500 millones de euros.