Archivo diario: septiembre 3, 2010

Suspendidos los trenes de cercanías y largo recorrido entre Amurrio y Orduña

Los servicios ferroviarios de Renfe, tanto de cercanías como de largo recorrido, se encuentran suspendidos entre Amurrio (Álava) y Orduña (Vizcaya) debido a los daños causados por la salida de la vía de una locomotora de un tren de mercancías, ha informado hoy en un comunicado Renfe. La salida de la locomotora se produjo a última hora de la tarde de ayer en los cambios de vía en la entrada de la estación de Orduña, ciudad vizcaína enclavada dentro de territorio alavés.

Debido a esta incidencia, Renfe ha establecido un servicio de transbordos en autobús entre Amurrio y Orduña dentro de la línea de cercanías C-3, que une Bilbao con Orduña.

En cuanto a los trenes de larga distancia con origen o destino en Bilbao, los transbordos en autobús se realizan entre la capital vizcaína y la estación de Miranda de Ebro (Burgos).

Actualización 17.00 horas. Adif ha restablecido la circulación ferroviaria entre las estaciones de Amurrio y Orduña de la línea que conecta Bilbao con Miranda de Ebro, una vez reparados los daños de la vía provocados por un incidente ocurrido con un tren de mercancías que circulaba la tarde de este jueves, entre Bilbao y Madrid, a la entrada de la estación de Orduña. Los trabajos de retirada del material, y la reparación de los daños en la infraestructura han obligado a movilizar personal de Adif y de Renfe para restablecer el servicio ferroviario.

Por otra parte, para el mantenimiento del servicio público de viajeros, durante el tiempo que la línea ha estado interceptada se ha mantenido un Plan Alternativo de Transporte con transbordos por carretera de los trayectos de cercanías y larga distancia.

Diez mil trabajadores del metro de Londres irán a la huelga la próxima semana

Habrá huelga. No hubo acuerdo. Los empleados del metro de Londres irán a la huelga la próxima semana, tal y como estaba programado, al fracasar las negociaciones que trataban de evitar el paro, convocado en protesta por la decisión de la empresa de reducir la plantilla, informaron los líderes sindicales. El sindicato que agrupa a los empleados de las redes ferroviarias y de metro (RMT) acusó a la empresa London Underground (LU) de “sabotear” las conversaciones en la sede del Servicio de Conciliación Acas, que actúa de mediadora en conflictos laborales. Al no llegar a un acuerdo, unos 10.000 trabajadores del metro de Londres irán a una huelga de 24 horas a partir del próximo lunes por la tarde para mostrar su oposición al plan de la empresa de despedir a 800 empleados.

El secretario general del RMT, Bob Crow, explica que el personal gestor del LU “sabía muy bien que unas conversaciones positivas no podrían salir adelante mientras la amenaza de recortes planeara sobre la cabeza de nuestros miembros. Su fracaso para retirar esa amenaza saboteó cualquier proyecto de realizar progresos”. Crow indicó que los negociadores de los sindicatos “demolieron completamente la línea del LU, que sostiene que los recortes afectarán simplemente a la nueva tecnología y a la tarjeta ‘ostra’ (de recarga de crédito para financiar los viajes en metro)”.

Según este responsable, los recortes planeados forman “parte de un agujero negro multimillonario al que se enfrenta el alcalde (de Londres, Boris Johnson), debido a los costes que ha tenido el fracaso de la privatización del metro”. Agregó el responsable de RMT que “no sólo se encuentran amenazadas las oficinas de billetes de metro y los trabajos de esos empleados, sino también cientos de otros puestos”. El secretario general del RMT recordó que “fue la presencia de esos empleados lo que evitó desastres potenciales en incidentes ocurridos recientemente, como incendios producidos en las estaciones de Euston y de Oxford Circus”.

Al primero de los paros que comenzará en la tarde del 6 de septiembre, el mismo día en que el Parlamento reanuda sus sesiones tras el receso estival, están llamados los trabajadores encargados del mantenimiento y la reparación de los trenes.

Si no se llega antes a un acuerdo, los paros se repetirán los días 3 de octubre y 2 y 28 de noviembre y a éstos están convocados también los conductores, los encargados de señalización y el personal de estación, como controladores y taquilleros.

Los sindicatos convocantes calculan que unos 10.000 trabajadores participarán en las protestas, que de llevarse a cabo causarán el caos en una red que registra diariamente algo más de tres millones de viajes.

(Imagen Chris McKenna en Wikimedia Commons)