Archivo de la etiqueta: subte

Buenos Aires demanda a Metro Madrid

El metro de Buenos Aires ha presentado una demanda civil por daños y perjuicios contra el metro de Madrid por venderles, a sabiendas, trenes de segunda mano con amianto. La demanda, de 84 páginas , asegura que la venta de los seis formaciones (36 coches) en 2011, que luego fueron destinados a la línea B del subte porteño, se trató “de una actuación incalificable, ilícita, irresponsable y de mala fe” por parte del Metro de Madrid.

La venta se produjo en 2011 cuando Sbase adquirió los trenes de segunda mano del subte madrileño, los CAF 5000, que habían sido fabricados en los años 70, cuando el amianto o asbesto no estaba prohibido. La ciudad bonaerense pagó 4 millones de euros por los vehículoss. Metro de Madrid indica que colaborará con la justicia aportando toda la información y la documentación que sea necesaria para el proceso abierto a raíz de la venta de estos trenes con amianto a Sbase. Esta empresa del Gobierno de la ciudad de Buenos Aires reclama a Metro de Madrid una indemnización de más de 14 millones de euros por ocultar que los 36 coches que les vendieron en el año 2011 contenían amianto, un material cancerígeno.

En febrero de 2018 salió a la luz que los coches vendidos tenían asbesto, un mineral cancerígeno que está prohibido en más de 50 países desde hace casi 20 años y en Argentina desde 2001. Según precisó Sbase en la demanda, todos los tipos de amianto causan cáncer de pulmón, mesotelioma, cáncer de laringe y de ovario, y asbestosis (fibrosis de los pulmones).

Los coches habían sido destinados a la línea B, una de las más utilizadas, con 240.000 pasajeros diarios y donde se vieron potencialmente afectadas las 763 personas que trabajaban por entonces en sus talleres, estaciones y trenes. “Desde que trascendió en España la presencia de asbesto en las formaciones de CAF 5000 sacamos los trenes de circulación inmediatamente. Formamos una comisión técnica con áreas de salud del Gobierno y los trabajadores para acompañarlos en este proceso. Además encaramos un proceso de desasbestización en conjunto con ellos”, precisan fuentes el Gobierno porteño.

En la demanda, se pide la “nulidad” del contrato ya que la comercialización de unidades con ese material estaba prohibida en ambos países y no se realizó ninguna advertencia expresa acerca de la presencia de ese mineral. Por ello, se pide el resarcimiento de 15 millones de euros por “la justa reparación de los evidentes y cuantiosos daños y perjuicios provocados como consecuencia de estos hechos”.

Según manifestaron desde la defensa de Sbase, la compañía tuvo “un grave coste reputacional” a partir de que se conoció la presencia de asbesto en las formaciones de la línea B, lo que produjo reiteradas protestas de trabajadores y quejas de los usuarios. La denuncia también alega que el Metro de Madrid conocía desde hace años la presencia de amianto en el material rodante que vendió y que, cuando Sbase pidió información al respecto, la compañía se deslindó de sus responsabilidades culpando al fabricante.

El suburbano madrileño traspasó traspasó 24 trenes a Subterráneos de Buenos Aires de la gama 5000 en 2011, a los que se unieron 12 más en el año 2012. Una operación que reportó más de cuatro millones de euros a la compañía. El consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, ha señalado que desconoce los pormenores de este asunto. “En cualquier caso, cuando llegue la empresa la analizará y esperaremos a que este caso se resuelva judicialmente, que yo creo que es donde procede”, ha agregado.

La presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, ha asegurado que el Gobierno regional está concienciado en seguir con el proceso de desamiantado de Metro de Madrid y tanto es así que ha remarcado que “todo lo que se ha venido haciendo a lo largo de este tiempo ha sido ejemplo” para otros suburbanos del mundo que han tenido la misma situación.

Si fallan las escaleras, el subte es gratis

Un juez de Buenos Aires ha dictaminado en una simbólica sentencia que Metrovías, la empresa responsable del servicio de metro en la capital argentina, no puede cobrar a los usuarios si no funcionan las escaleras mecánicas o los ascensores de las estaciones, aunque la compañía ya ha anunciado que recurrirá.

El titular del Juzgado de Primera Instancia en lo Contencioso Administrativo y Tributario número 2, Roberto Andrés Gallardo, ha considerado legítima la queja de un usuario y ha sentenciado que los pasajeros “se encontrarán exentos de abonar la tarifa fijada para acceder al servicio regular” de metro si no funcionan “los medios mecánicos de elevación”.

“Se ha dispuesto que tod@s los usuari@s del servicio de transporte subterráneo (Subte) que al ingresar o egresar de una estación de la red se vean imposibilitados de hacer uso de los medios mecánicos de elevación (escaleras mecánicas, ascensores, salvaescaleras) por encontrarse éstos fuera de funcionamiento en ese momento, se encontrarán exentos de abonar la tarifa fijada para acceder al servicio regular”, dice textual el documento que lleva la firma del juez Roberto Andrés Gallardo.

Así, ha instado a Metrovías a adoptar las medidas necesarias para garantizar que el usuario no paga por el servicio en el momento de entrar o para reintegrar el importe en caso de que la queja llegue con el pasajero ya en el interior de las instalaciones, según el texto recogido por el diario ‘La Nación’. Para que todos los usuarios lleguen a conocer la resolución, el juez también ordena que la empresa debe “difundir lo aquí resuelto, para lo cual deberán fijar en cada boletería de toda la red el aviso que se confeccionará por Secretaría, tanto en su formato, contenido y tamaño.

Según detalló Gallardo, se inspeccionó en tres oportunidades las estaciones de la red y, en lugar de mejorar, la situación fue empeorando hasta el punto de detectar en la tercera visita -el 7 de febrero de 2019- fallos en “51 medios de accesibilidad”. El 27 de septiembre un gran número de los medios mecánicos de accesibilidad (sin precisar) se encontraban fuera de funcionamiento. El 18 de octubre del año pasado 44 equipos entre ascensores y escaleras mecánicas se encontraban fuera de servicio.

Fuentes de Metrovías consultadas por ‘La Nación’ han tachado de “arbitrario” el fallo y han advertido de que presentarán recurso. En este sentido, han defendido que el servicio cuenta con un plan de accesibilidad “en plena implementación” que ha sido entregado al juez durante el proceso judicial. “En horas de la tarde del día de la fecha, fuimos notificados sobre este nuevo fallo. En este momento, las áreas técnicas están analizando el relevamiento efectuado por el Tribunal y en función de ello evaluamos hacer un descargo y eventualmente apelar”, dijo la empresa.

La empresa ha alegado que desde que la ciudad se hizo cargo del servicio en 2013, el índice de funcionamiento ha mejorado considerablemente, de tal forma que las escaleras útiles han pasado del 82% al 94% y los ascensores del 67% al 88%. “En la red hay un total de 270 escaleras mecánicas y 100 ascensores distribuidos en las 6 líneas”, ha afirmado. “Solo en recambio de escaleras obsoletas llevamos invertidos 82 millones de pesos, y vamos a continuar con las inversiones para lograr mayor accesibilidad en una red que, en algunos casos como la Línea A, llega a más de 100 años de antigüedad“.

Alstom fabricará 60 coches para la línea D del popular ‘subte’ de Buenos Aires

coches-alstom-linea-d-subte-buenos-aires

El grupo francés Alstom ha conseguido un contrato de un valor de unos 60 millones de euros para la construcción de 60 coches que se utilizarán en la línea D del metro de Buenos Aires. Estos nuevos vehículoss del modelo Metropolis, que deben entrar en servicio en 2017, se ensamblarán en la planta que Alstom tiene en Lapa, en el Estado brasileño de Sao Paulo, precisó la compañía en un comunicado. Los convoyes Metropolis están constituidos de seis coches y pueden transportar hasta 1.500 viajeros.

El contrato firmado con SBASE (Subterráneos de Buenos Aires) prevé que Alstom se ocupe igualmente del mantenimiento durante los dos primeros años de explotación. Alstom se muestra convencido de que SBASE “ofrecerá más confort a los cerca de 360.000 personas” que cada día utilizan la línea D, una de las seis que existen en Buenos Aires, con más de 10 kilómetros de largo en los que hay 16 estaciones.

La serie Metropolis está diseñada para funcionar a una velocidad máxima de hasta 90 km/h, contando con el equipamiento tecnológico necesario para garantizar la prestación de transporte automático sin conductor, con un funcionamiento totalmente seguro. Los trenes tienen una anchura que van desde los 2,30 metros a los 3,2 con una longitud de entre 13 metros y 25. El cuerpo del coche está fabricado de aluminio o acero inoxidable, unido con las ruedas de acero o neumáticos de caucho en función de las necesidades de cada operador.

Para facilitar su circulación, en cada coche hay cuatro puertas automáticas en cada costado, y además van equipados con un plano digital de la línea, pantallas planas para la difusión de vídeos, un sistema de vídeo-vigilancia y climatización.

El vicepresidente sénior del fabricante en Latinoamérica, Michel Boccaccio, manifiesta su satisfacción por este acuerdo que refuerza su presencia en Argentina. “Es una excelente prueba de la buena relación que tenemos con SBASE, que ya ha encargado a Alstom más de 200 coches Metropolis, así como la señalización y servicios”, dijo Boccaccio.

La empresa francesa ha vendido en total más de 5.000 coches a más de 20 ciudades en todo el mundo.En Argentina, Alstom también se encarga en particular del mantenimiento y la modernización de locomotoras para el transporte de mercancías y viajeros. El operador de metro Metrovías, llevó a cabo un pedido de aproximadamente 186 millones de euros para el suministro de 16 trenes para la Línea A del Metro de Buenos Aires. La Línea D de la misma red, en la actualidad, operan 96 trenes Metropolis, mientras que la Línea H del metro contará finalmente con 120 trenes de la serie.

Diseñado y desarrollado en 1998 por los ingenieros de Alstom en su planta de Valenciennes (Francia), los coches Metrópolis han evolucionado a lo largo de los años, siguiendo las necesidades de los clientes. La flexibilidad de sus dimensiones (en términos de amplitud y longitud), el diseño exterior y el acondicionamiento interior han permitido el ingreso de Metrópolis a los mercados de Asia, Europa, América del Sur y el Oriente Próximo. Desde el lanzamiento de la gama Metrópolis, se han vendido a ciudades como Singapur, Nanjing, Varsovia, Barcelona, Budapest, Estambul, Santiago de Chile, Sao Paulo, Buenos Aires.

El Subte de Buenos Aires está compuesto por seis líneas ―A, B, C, D, E y H― con una extensión total de 60,8 km (de los cuales 53,9 km son para servicio comercial)3 y 85 estaciones en operación. Forma además parte del sistema un tranvía con dos ramales, el Premetro. Desde 1994, el subte se encuentra concesionado a la operadora privada Metrovías.

La Línea A se inauguró en 1913, siendo la primera línea de metro que se construyó en América Latina, en todos los países de habla hispana y en todo el hemisferio sur. La red se extendió con rapidez durante las primeras décadas del siglo XX, pero el ritmo de ampliación disminuyó fuertemente tras los años que siguieron a la Segunda Guerra Mundial. Hacia fines de la década de 1990 se comenzó un nuevo proceso de expansión de la red con el planeamiento de cuatro nuevas líneas. En 2014 la red de subterráneos de la Ciudad de Buenos Aires transportó 222 millones de pasajeros.