Archivo de la etiqueta: contaminación

Metro Madrid ofertará 67.500 plazas más si se restringe un 50% el acceso a la capital (escenario 3)

viajeros-metro-madrid-horas-punta2

Nuevo escenario de contaminación. La Comunidad de Madrid ofertará 67.500 plazas más en el metro respecto a un día laborable si se activa el escenario 3 del Protocolo de Contaminación del Ayuntamiento de la capital. La oferta adicional de plazas aumentaría en 25.500; pasaría de las 42.000 previstas (escenario 2) a las 67.500 (escenario 3). Este marco contempla que sólo podrán entrar a la almendra central la mitad de los vehículos.

Metro de Madrid apuesta por el fomento en el uso del transporte público con el ánimo de reducir los niveles de contaminación y promover la movilidad sostenible en la ciudad de Madrid. El transporte metropolitanao absorberá el incremento de la demanda como consecuencia de la prohibición de aparcar en la zona SER, de la restricción de la circulación del 50% de los vehículos y de los taxis vacíos en el área interior de la M-30 y de otras medidas de restricción del tráfico privado que decrete el Ayuntamiento.

La compañía no solo pondrá a disposición de los usuarios hasta 143 coches más sino que adecuará la oferta a la franja horaria donde se produce una mayor demanda, tanto en la mañana como en la tarde, que se añaden a los trenes en circulación habituales. Metro reforzará la atención en las estaciones para tareas de información y regulación del tránsito de viajeros, especialmente en los andenes y estaciones con mayor demanda de la red.

En cuanto a los autobuses interurbanos, la mejora de la velocidad comercial más la ampliación de la oferta con 55 autobuses interurbanos más permitiría desplazar a más de 32.000 viajeros a través de las diferentes líneas que dan servicio a los municipios de la Comunidad de Madrid. Situación similar es la que se ha desarrollado en Cercanías. Con motivo de la activación del escenario 2, se han incrementado las plazas hasta 27.500 al día en las líneas con mayor número de viajeros – la C5 y las del Corredor del Henares-. Este incremento llegaría hasta las 30.500 si se activa el escenario 3.

En total, si se activa el escenario 3 por contaminación, serían 180.000 plazas adicionales sumando el incremento en todos los medios de transporte existentes. Todo este incremento se produciría siempre y cuando el aviso se haga con la suficiente antelación para reforzar el número de trenes y conductores.

La presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, explia que este refuerzo del transporte público tiene un coste “importante” para las arcas públicas, pero para “tranquilizar” a los madrileños asegura que “si hubiera contaminación y por parte del Ayuntamiento se tomaran medidas que restrinjan el tráfico privado, la Comunidad de Madrid va a trabajar para aumentar el transporte público y de esta forma facilitar la movilidad de los ciudadanos. Ese es el objetivo y lógicamente tendremos que hacerlo dejando un poco de lado el coste, sabiendo que es un esfuerzo, lógicamente, porque cuesta mucho dinero”, asegura.

Cifuentes ha destacado también que el protocolo actual no obliga a realizar ningún refuerzo en el escenario 2, como ha hecho la Comunidad “de manera voluntaria”, mientras que en el escenario 3 no se especifica el alcance del refuerzo, al tiempo que ha recordado que el Ayuntamiento de Madrid ya ha anunciado que va a modificar el protocolo.

Metro Madrid pondrá 132 coches más en hora punta si se activa el protocolo de contaminación

viajeros-metro-madrid--horas-punta

La Comunidad de Madrid pondrá en servicio 132 coches más de Metro de los que habitualmente circulan por la red en el conjunto del periodo de horas punta de la mañana (de 7.30 horas a 9.30 horas) y de la tarde (de 18.00 a 20.00 horas) en caso de que se active el protocolo de contaminación en su escenario 2, como el Ayuntamiento de la capital ha adelantado que podría ocurrir.

El objetivo de esta medida, que ya anunció la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, el pasado 17 de noviembre, es absorber el incremento de la demanda como consecuencia de la prohibición de aparcar en la zona SER o de otras medidas de restricción de tráfico privado que decrete el Ayuntamiento.

Madrid, con 3,1 millones de habitantes, registra desde hace varios días un nivel demasiado elevado de dióxido de nitrógeno (NO2): varios captores indicaron una concentración superior a 200 microgramos por metro cúbico de aire. El ayuntamiento, dirigido por una coalición surgida del movimiento ‘indignado’, tomó por primera vez medidas de limitación del tráfico de automóviles para luchar contra los altos niveles de contaminación, el pasado 12 de noviembre. Sin embargo, no se reforzó ni el servicio de metro ni de bus.

Ahora Metro incrementa en 80 coches la circulación durante cada una de las horas punta de la mañana y en 52 coches durante cada una de las horas punta de la tarde, con un total de 132 coches de refuerzo que se añaden a los trenes en circulación habituales. Con este aumento en el número de coches, en horario de mañana y de tarde, hasta un total de 132 coches, se amplía la capacidad de transporte de viajeros de Metro en 42.000 plazas más, hasta sobrepasar con creces el número de plazas con las que cuenta la zona azul del Servicio de Estacionamiento Regulado del Ayuntamiento de Madrid cifrada en unas 28.500 plazas. De manera simultánea, Metro reforzará la atención en las estaciones para tareas de información y regulación del tránsito de viajeros, especialmente en los andenes y estaciones con mayor demanda de la red.

El dispositivo especial permitirá cubrir el aumento de la demanda que pueda producirse por las restricciones de tráfico que active el Ayuntamiento. Además, se están llevando a cabo medidas de seguimiento y control para vigilar posibles incrementos que aconsejen tomar otras medidas para atender a un mayor número de viajeros. Con estas medidas, Metro de Madrid apuesta por el fomento en el uso del transporte público con el ánimo de reducir los niveles de contaminación y promover la movilidad sostenible en la ciudad de Madrid.

Según establece el protocolo del Ayuntamiento, se establecen tres niveles de actuación en función de las concentraciones de dióxido de nitrógeno que se registren en cada una de las cinco zonas en que dividen la ciudad. Además de las concentraciones alcanzadas, según informa el Ayuntamiento, también se tiene en cuenta la duración o persistencia del episodio a la hora de establecer medidas, ya que si bien es muy improbable que se superen los niveles de concentración fijados por la legislación para declarar el nivel de alerta, ya que son niveles muy elevados, no es improbable que se puedan producir episodios prolongados, donde se alcancen niveles muy altos en determinadas horas del día, que aconsejen desencadenar medidas de restricción de tráfico para reducir su duración.

Los trenes españoles eliminan de las carreteras unos 472.000 camiones y del aire 82.000 vuelos

Un ahorro considerable y menos contaminación. Renfe ha analizado el impacto de los costes externos del transporte y ha llegado a la conclusión de que los trenes permitieron un ahorro de 2.298 millones de euros en el 2010, si se evalúa en términos económicos el impacto sobre el cambio climático y la contaminación de otro tipo de transporte.La empresa ferroviaria informa que los servicios de transporte dados por Renfe en 2010 evitaron 299 millones de desplazamientos en coche, 472.000 circulaciones de camiones y 82.300 vuelos

Junto a esta cifra de ahorro en concepto de costes externos, la importancia de los trenes resulta relevante en términos energéticos ya que se ha evitado la emisión de 2,3 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera y ahorrar en consumo energético más de 162.000 toneladas equivalentes de petróleo (Tep).

La parte más importante del ahorro por costes externos se genera con los servicios de Cercanías (816,1 millones de euros) y de Mercancías (711,3 millones), seguidos de los servicios de Alta Velocidad-Larga Distancia (568,1 millones) y Media Distancia (202,3 millones).

En cuanto al origen de estos ahorros, los diversos servicios de Renfe evitaron en concepto de accidentes 646,3 millones de euros; por cambio climático unos costes evaluables en 590,7 millones de euros; por contaminación atmosférica, 493,4 millones; a la congestión urbana, 360,9 millones; y a otros efectos, 206,6 millones.

Por ejemplo, en el caso de la alta velocidad entre Madrid y Valencia, última conexión de este tipo que se ha puesto en funcionamiento, el impacto económico por costes externos se traduce en un ahorro de 6,1 millones por cambio climático, 0,7 por contaminación atmosférica, 4,2 por accidentes, y 0,1 por contaminación acústica y por otros efectos urbanos.

Cabe señalar también la diferencia de emisiones de CO2 por viajero en este trayecto Madrid-Valencia, de unos 36,70 kilogramos si se viaja en avión, de unos 31,10 kilos si se viaja en automóvil y de unos 4,52 kilos si se viaja en AVE.

En cuanto a las mercancías, el ahorro de costes externos alcanza los 711 millones de euros, de los cuales el impacto sobre la contaminación atmosférica supone la mayor parte del ahorro, 350,6 millones, seguido de cambio climático, 139,2 millones y de la accidentabilidad, 77,2 millones, y la contaminación acústica y otros efectos, 144 millones.

Los trenes de Renfe permiten estos ahorros al haber evitado la circulación de unos 472.000 camiones por las carreteras españolas durante 2010.

La importancia de los trenes de mercancías resulta significativa en términos energéticos, ya que permitieron en 2010 que no se emitiesen 492.500 toneladas de CO2 a la atmósfera y ahorrar en consumo energético más de 162.000 toneladas equivalente de petróleo.

El tren contamina menos

TGV-Duplex_Paris

El tren es uno de los transportes menos contaminantes, según asegura la sabiduría popular. Pues bien, ese aserto tiene ya certificado técnico y no sólo existe convencimiento en la calle, sino que en los laboratorios también se ha comprobado lo real que es esa afirmación. La construcción de una línea de tren de alta velocidad (TGV) y su explotación durante 30 años permitirá evitar el 60% de las emisiones de dióxido de carbono que se producirían si los viajes se hicieran por carretera o por avión, según un estudio oficial publicado recientemente.

La Agencia del Medio Ambiente y del Control de la Energía del Gobierno francés (ADEME) indicó que la línea TGV Rin-Ródano que se está construyendo entre Dijon y Mulhouse ofrecerá una “rentabilidad de carbono” al cabo de 12 años de servicio. “La competitividad del transporte ferroviario de alta velocidad queda confirmada con este primer balance de carbono global que subraya sus beneficios medioambientales a largo plazo”, destacó la ADEME, asociada en este estudio con el gestor francés de infraestructuras ferroviarias, RFF, y con la Sociedad Nacional de Ferrocarril (SNCF).

Los autores del informe calcularon que durante el ciclo analizado de 30 años, los 140 kilómetros de este proyecto emitirán 1,9 millones de toneladas de CO2, de los cuales un 42% corresponderán a la construcción de la infraestructura y un 53% a la energía de tracción de los trenes. Si se compara con las que producirían en caso de viajar por carretera o en avión los 1,5 millones de nuevos viajeros que utilizarán cada año la línea, que debe entrar en servicio en 2012, el resultado ofrece un saldo de “carbono positivo” a partir de 2024.

Para los cálculos, se contabilizaron las emisiones de gases de efecto invernadero causados durante la concepción y la construcción de los corredores con las vías, pero también las dos nuevas estaciones que se van a levantar (Besançon Franche Comté y Belfort-Montbéliard), instalaciones de mantenimiento y una treintena de convoyes.

(Fuente Le Monde. Imagen Sebastian Terfloth enWikimedia Commons)