Londres nacionaliza una línea de tren de Virgin


El Gobierno británico asumirá temporalmente el control del servicio en la línea ferroviaria East Coast Main Line, de Londres a Edimburgo, al incumplir sus pagos el actual operador privado, VTEC, confirma el ministro de Transporte, Chris Grayling, en la Cámara de los Comunes. El conservador Grayling explica que el Estado gestionará los servicios de tren en esta ruta del este de Inglaterra mediante “un operador de último recurso”, que pondrá las bases para que eventualmente la franquicia pueda volver a la gestión privada.

Grayling precisa que Virgin Trains East Coast (VTEC) -participado por Stagecoach en un 90 % y Virgin Trains-, que asumió el control de la línea en 2014 por ocho años, dejará de operarla el 24 de junio, tras haber incurrido en dificultades financieras. El Partido Laborista acusa al Gobierno conservador de “avalar” a esta empresa, pero Grayling asegura que Virgin Trains East Coast deberá cumplir “todas sus obligaciones contractuales”.

El secretario general del sindicato de Transporte, Mick Cash, recuerda que “esta es la segunda vez que el sector público ha tenido que rescatar la East Coast Main Line y, en lugar de ser un arreglo temporal, debería ser permanente”. Mick Whelan, su homólogo en el sindicato de conductores Aslef, insta al ministro a “volver a nacionalizar toda la red ferroviaria”, pues ésta es la tercera vez en diez años que una compañía privada fracasa en la gestión de esta línea en concreto, si bien otras tienen también un mal funcionamiento.

GNER se vio despojada de su franquicia de la East Coast Main Line en 2007, después de que su matriz sufriera dificultades financieras, mientras que National Express se retiró en 2009. El Ministerio de Transporte gestionó entonces la línea, que sigue dando beneficios, durante seis años, hasta que VTEC empezó a operarla. Grayling asegura a los Comunes, pese a su gestión fallida, que Stagecoach y Virgin Trains podrán volver a pujar por futuras concesiones, puesto que no se han detectado “malicia o malas prácticas”. “Claramente, deberemos estar más atentos a futuros compromisos financieros”, matiza.

La línea principal de la costa este (ECML) es una línea de ferrocarril de 632 kilómetros que une Londres y Edimburgo vía Peterborough, Doncaster, Wakefield, Leeds, York, Darlington y Newcastle, electrificada a lo largo de toda la ruta. El servicio a Aberdeen e Inverness, al norte de Edimburgo, usa trenes diesel; el operador principal a lo largo de la ruta es Virgin Trains East Coast.

La ruta forma una arteria clave de la parte oriental de Gran Bretaña y está flanqueada por la carretera A1. Conecta Londres, la parte sur y oriental de East Anglia, con Yorkshire, las regiones del noreste y Escocia. También es un importante servicio de cercanías en la parte norte de Londres y es muy importante para la economía de muchas áreas de Inglaterra y Escocia. También gestiona los servicios ferroviarios a países extranjeros, viajeros y locales, así como el transporte de mercancías.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s