Archivo diario: julio 9, 2014

El Ayuntamiento de Santander colaborará en la restauración de una quitanieves de 1962 de la ACAF

locomotora-penyacastillo-museo-santander-sane

El Ayuntamiento de Santander colaborará con la Asociación Cántabra de Amigos del Ferrocarril (ACAF) en la promoción y difusión del Museo Ferroviario de la ciudad. Ambas instituciones firmarán un convenio de colaboración para hacer del centro “un recurso didáctico y turístico” tanto para los vecinos como para aquellos turistas que visiten la ciudad.

La Asociación Cántabra de Amigos del Ferrocarril impartirá conferencias en la red municipal de centros cívicos y centros de mayores, en los que, además, celebrará exposiciones. El Consistorio santanderino también organizará visitas guiadas para escolares y para las asociaciones de vecinos y mayores del municipio. Y se fomentará la participación de la ACAF en otros eventos y actividades municipales, como los Belenes navideños o la Semana Grande. Así lo ha explicado la concejal de Dinamización Social, Carmen Ruiz.

Ruiz hace hincapié en que el Ayuntamiento de Santander también colaborará en la restauración y recuperación de las diferentes piezas del patrimonio ferroviario que componen el Museo Ferroviarios de ACAF. Como ejemplo, se ha referido la recuperación, en una segunda fase, de un modelo único que data de 1962 y que es la máquina quitanieves ancho ibérico, la más grande que ha tenido Renfe en su historia.

“La firma de este convenio y las acciones recogidas en el mismo darán continuidad a otra actividad realizada anteriormente por el Consistorio santanderino y la ACAF”, ha apuntado la edil.

Ruiz ha añadido que el pasado 6 de mayo la Concejalía de Turismo convocó a las guías oficiales de turismo en el Museo Ferroviario para que pudieran conocerlo y, posteriormente, enseñarlo ellas mismas a sus grupos, bajo petición, “y no sólo los días que abran los voluntarios de la Asociación Cántabra de Amigos del Ferrocarril”.

Las instalaciones del museo, situadas detrás del cuartel de la Policía Local, son muy sencillas. Las naves que albergaron el taller guardan ahora importantes fondos, como la locomotora ‘Peñacastillo’, restaurada por la Consejería de Cultura, o una ‘jardinera’ de los tranvías, restaurada por el Ayuntamiento de Santander, ambas en excelente estado. Y la quitanieves de 30 toneladas de peso en proceso de restauración, citada. O una máquina de vía estrecha también restaurada. Y la locomotora Udías, de las minas de Reocín. Entre las pequeñas piezas figuran planos, maquetas de vías y estaciones, locomotoras en miniatura, uniformes, documentos, carteles, faroles de carburo, fotografías, máquinas de hacer billetes y cientos de libros. El acceso se realiza recorriendo las rampas y pasarelas que cruzan por encima de las vías. Cuenta además con un importante fondo bibliográfico.