Archivo diario: julio 17, 2014

Renfe se suma a Adif en la huelga convocada en el ferrocarril para la operación salida de agosto

protesta-servicios-ferroviarios

Hace unos días, trabajadores de Adif; ahora se suman los de Renfe. Se avecina caos en la próxima operación salida de las vacaciones estivales, a menos que el Gobierno pacte una solución de última hora. Tres de los sindicatos con representación en la operadora ferroviaria han convocado a los trabajadores de la compañía a secundar dos jornadas de huelga los días 31 de julio y 1 de agosto, coincidiendo así con una de las principales operaciones salida de las vacaciones de verano. Los paros coinciden con el convocado la pasada semana en Adif, el gestor de la infraestructura ferroviaria, para un total de 46 horas ininterrumpidas que arrancan el 31 de julio y concluyen el 1 de agosto.

En el caso de Renfe, CCOO ha convocado una jornada de huelga el 31 de julio, un paro que comenzará a las 1.00 horas del 31 de julio y se extenderá durante 23 horas, hasta las 00.00 horas del 1 de agosto. Sindicato Ferroviario y CGT han convocado de su lado dos días consecutivos de huelga en la compañía ferroviaria, el 31 de julio y el 1 de agosto.

El motivo principal esgrimido por las centrales sindicales para estas protestas es la existencia de un déficit de personal que cuantifican en más de 5.000 trabajadores. Proponen la contratación de 5.560 personas para Adif y, al menos, otras 1.139 para Renfe. Asimismo, piden a la compañía que “fomente la contratación interna de actividades entre empresas del grupo” antes que externalizarlas, además de que complete la integración del personal procedente de la antigua Feve.

En el caso concreto de Adif, denuncian el plan que ha acometido la empresa para cambiar de destino, e incluso de puesto, a 300 empleados sin una negociación previa. El gestor de la red, sin embargo, alega que el proceso sólo afectará al 2% de la plantilla y, además, será voluntario.

Los sindicatos están ahora a la espera de ser convocados por Renfe y Adif para negociar. De hecho, consideran que dada la importancia del conflicto deberían implicarse en él tanto sus propios presidentes –Julio Gómez-Pomar y Gonzalo Ferre, respectivamente-, como la propia ministra de Fomento, Ana Pastor.

CCOO considera que el “incumplimiento” de compromisos esenciales del convenio colectivo y el “debilitamiento” de sus recursos humanos dejan a Renfe y a su personal en una “delicada posición” ante la próxima apertura a la competencia del transporte de viajeros en tren.

Las jornadas de huelga de Renfe coincidirán así con las convocadas en Adif, en este caso desde la pasada semana, por todos los sindicatos del comité de empresa y el objetivo de protestar también por el déficit de personal y por el hecho de que el gestor ferroviario público haya lanzado “de forma unilateral una convocatoria de movilidad para 300 trabajadores”.

La última huelga en el ferrocarril tuvo lugar entre finales de octubre y principios de noviembre -fueron casi una decena de días, con dos paros totales y el resto parciales-, convocada esa vez sólo por el Sindicato Ferroviario y CGT, centrales minoritarias en el sector. Aunque también entonces estaban llamados a la protesta los 28.000 empleados de Adif y Renfe, su efecto fue bastante reducido.