Archivo diario: octubre 25, 2010

El carbón colombiano financiará el ferrocarril del Carare por el que se interesan China y Brasil

Empresarios chinos y brasileños pujan en Colombia por financiar una línea férrea de 250 kilómetros que comunique el Pacífico con el Atlántico, en el que se prevén invertir 2.700 millones de dólares, y potenciar y ampliar el ferrocarril del Carare. Los planes para este últino proyecto, tasados inicialmente en 1.000 millones, pasan por construir una nueva vía férrea que comunique a Boyacá con el Valle del Magdalena, una de las zonas más ricas en carbón de todo el planeta.

La línea férrea constará de dos ramales, uno proveniente de Cundinamarca (existente) y otro de Boyacá, que se unirán en Barbosa (Santander); de allí el tren seguirá su ruta hasta el sector de La Vizcaína desde donde se podrá conectar con el río Magdalena y con el Ferrocarril del Atlántico, lo que brindará la posibilidad de llegar a los puertos del Mar Caribe.

Esta iniciativa nació en el siglo XIX En 1871 se habló por primera vez de una ruta férrea que partiera de Bogotá y llegara al Atlántico a través de los ríos Carare y Magdalena. El proyecto fue liderado después por el presidente Aquileo Parra. En 1889 se inició la construcción del tramo Bogotá-Zipaquirá. En 1898 llegó a Zipaquirá. En 1906 se contrató su prolongación hasta Bucaramanga, pero por problemas solo se construyó hasta Chiquinquirá, en 1926, y luego hasta Barbosa, en 1935. En 1947 se intentó retomar para llevarlo a Bucaramanga, pero en 1951 el Gobierno canceló su construcción y ordenó levantar los rieles. Hoy la vía férrea llega hasta el municipio de Saboyá.

Se calcula que la región que componen el altiplano Cundiboyacense y Santander tiene unas reservas aproximadas de 1.100 millones de toneladas de carbón metalúrgico, con lo cual se asegura una producción constante de 10 millones de toneladas, durante los próximos 100 años.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, anunció que China y Brasil están interesados en invertir en la construcción de infraestructuras en las regiones colombianas productoras de carbón para facilitar el acceso y la explotación de ese mineral. Colombia, el quinto exportador mundial de carbón, experimenta un auge en la inversión extranjera en minería y yacimientos petrolíferos impulsado por la política de seguridad iniciada en 2002 por el ex presidente Alvaro Uribe.

El repliegue de guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del Ejército de Liberación Nacional (ELN) permitió al Estado y a sus Fuerzas Militares recuperar el control de extensas regiones con potencial para la exploración y explotación de crudo y minería.

“Los chinos quieren invertir en ese ferrocarril que comunique el Pacífico y el Atlántico. También los brasileños me han dicho que quieren hacer, no solamente el ferrocarril sino el puerto (en el Carare), porque les interesa muchísimo nuestro carbón metalúrgico. Somos de los pocos países en el mundo con carbón metalúrgico. Y a los chinos también les interesa muchísimo”, agregó.

Colombia busca duplicar la producción de carbón de alta calidad durante los próximos nueve años, lo que pasa por solventar problemas infraestructurales como la falta de puertos y ferrocarriles.
El proyecto del ferrocarril del Carare busca conectar una importante región productora de carbón del noreste del país con la Costa Atlántica.

Las exportaciones colombianas de carbón térmico a Asia han aumentado este año, en particular a China, ante una caída de la demanda de Europa, el principal mercado de Colombia. Los principales productores de carbón de Colombia envían el mineral a sus propios puertos en la costa Atlántica.