Archivo diario: octubre 7, 2010

Renfe reducirá sus inversiones hasta disponer de recursos propios

Más claro, imposible. Renfe no es un ministerio. La frase no es mía, sino de su máximo responsable. Las inversiones de Renfe a partir de ahora deberán ser rentables, por lo que previsiblemente se reducirán en los próximos años “hasta que generemos los recursos suficientes”, explicó el presidente de la empresa pública, Teófilo Serrano. “Esto no es un ministerio; esto es, o debería ser, una empresa, aunque sea pública” y “a partir de ahora no vamos a tener a nadie que se haga cargo de las facturas”, advirtió Serrano ante la Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados.

Al desgranar la partida de Renfe de los Presupuestos Generales del Estado para 2011, recordó que la operadora tiene previsto dedicar el próximo año 390 millones a modernizar su flota de trenes, otros 238 a construcción y mejora de talleres o estaciones, y 7 millones más a inversiones financieras. Insistió también en unas previsiones de crecimiento el año que viene de 2.180 millones de euros, un 11% más que en 2010.

Serrano recordó que este año Renfe ha conseguido “estabilidad financiera para el futuro de la compañía”, al fijar un mecanismo mediante el cual los servicios de interés público van a ser fijados e identificados uno por uno por su coste. Renfe recibirá, por tanto, la diferencia entre los ingresos y el coste de estos servicios, únicas ayudas estatales a las que podrá aspirar a partir de ahora, según criterios tanto de austeridad como de cumplimiento de la normativa europea.

Así, el criterio de inversión del ente ferroviario estará en función de los recursos que genere por su actividad y el endeudamiento que adquiera. A su juicio, la cifra de inversión del Contrato Programa firmado con el Gobierno para adquisiciones de material móvil era “excesiva”. “Hay que adquirir material móvil e invertir en función de unos retornos que sirvan para pagar la deuda y retribuir el capital”, insistió.

El máximo dirigente de la operadora prevé que las inversiones serán probablemente más bajas en los próximos años, hasta que Renfe genere los recursos suficientes para su realización.