Tragedia en las vías españolas


El accidente ferroviario sucedido en Castelldefels Playa (Barcelona), en el que 12 personas han muerto y otras 17 han resultado heridas, es el segundo más grave registrado en España en las últimas tres décadas tras el ocurrido en Chinchilla (Albacete) en 2003.

Las víctimas, en su mayoría jóvenes, fueron arrolladas por un tren Alaris en la estación de Castelldefels, cuando descendían de un cercanías para participar en la verbena de la Noche de San Juan que tenía lugar en la playa. Tres de los heridos por el atropello se encuentran en estado crítico y permanecen ingresados en los hospitales de Bellvitge y el Clinic de Barcelona.

Según varios testigos presentes en el momento del suceso, las personas arrolladas cruzaban las vías por un lugar indebido tras llegar a la estación en un tren Cercanías, proveniente de Barcelona y con destino a la localidad de Vilanova i la Geltrú. “El tren iba lleno de gente que, como yo, iba a la playa para celebrar la verbena de San Juan”, ha asegurado Fernando Ortega, de nacionalidad colombiana y testigo del suceso, que atendió a varios de los heridos de la tragedia, “algunos en muy mal estado”, afirmó.

Los pasajeros del cercanías se apearon en la estación de Castelldefels para trasladarse a la playa para celebrar la verbena de San Juan. Según las fuentes, en lugar de cruzar la vía por el paso habilitado lo hicieron por un lugar indebido momento en el que fueron sorprendidos por el tren Alaris que cubría el trayecto entre Valencia y Barcelona y que circulaba a gran velocidad, ya que no tenía parada en Castelldefels Playa.

El 3 de junio de 2003, 19 personas que viajaban en un Talgo que cubría la línea entre Madrid y Cartagena perdieron la vida tras chocar con otro tren de mercancías en Chinchilla. Una cincuenta de personas resultaron heridas como consecuencia del impacto entre ambos trenes. Según una investigación posterior, el accidente en Chinchilla se produjo debido a que el factor de circulación dejó el semáforo de salida de la vía en que se encontraba el Talgo en verde, cuando venía un mercancías en sentido contrario, procedente de Murcia.

El 21 de agosto de 2006, siete personas fallecieron en un accidente de ferrocarril registrado en la localidad palentina de Villada. Además, otras 95 personas resultaron heridas. Un tren Intercity 280 que cubría la línea Vigo-Hendaya descarriló a la altura de la localidad palentina de Villada. Seis vagones y la máquina del tren descarrilaron para, posteriormente, volcar sobre el pavimento.

Otro de los accidentes más grave ocurrió en Huarte Araquil (Navarra) en marzo de 1997. En esta ocasión, 18 personas murieron y 94 resultaron heridas tras descarrilar un tren en la capital de Navarra.

En agosto de 1993, doce personas fallecieron tras chocar un tren de pasajeros y otro de mercancías dentro de un túnel de la localidad asturiana de Vega de Anzo.

A estas tragedias habría que sumar por su gravedad la que ocurrió en junio de 2006 en Valencia, cuando el descarrilamiento de un convoy de en la red de MetroValencia se saldó con 43 víctimas mortales y 47 personas heridas.

En Europa, el accidente ferroviario con el mayor número de víctimas mortales ocurrió en noviembre de 2000 en los Alpes austriacos, concretamente en la localidad de Kaprun. El incendio en un túnel atrapó un funicular que transportaba esquiadores, perdiendo la vida 155 personas.

3 Respuestas a “Tragedia en las vías españolas

  1. !Menudo desastre!

  2. Es un accidente terrible y lamento muchísimo estas muertes y estas lesiones, pero no me parece necesario ni procedente “completar” la noticia con una enumeración de accidentes debidos al tráfico ferroviario porque esto no es un accidente de tráfico ferroviario. Sin entrar en más consideraciones, ¿qué habría pasado si estas personas se hubieran puesto a cruzar una autopista de noche?

  3. Nombre Oculto

    Tienes razón. No solo podía haber sido un accidente ferroviario. Podrían salir de la estación, y atropellarles un autobús. Pero sigo manteniendo mi opinión.
    Que un alaris pase a 130 km/h por una estación de cercanías, cuando el máximo de estos trenes (creo) son 200 km/h… deja mucho que desear. También deberían haber avisado de que un tren se acercaba a gran velocidad. Siento lo de esas personas, y también compadezco a ese maquinista, que debe de encontrarse fatal. Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .