Archivo diario: junio 6, 2010

El tren más lento de Japón

Veinte kilómetros a hora de velocidad máxima. Apenas si la máquina sobrepasa este velocidad a lo largo de su trayecto de unos noventa minutos de duración. Por eso dicen de él que el tren más lento de Japón, Ferrocarril Kurobe-kyokoku. Un convoy que sube a la garganta de Kurobe, en las montañas de Japón, en la isla de Honshu, de la prefectura de Toyama. Ahí se encuentra una de las presas más grandes del país, cuya construcción terminó en 1963 después de haberse cobrado casi doscientas vidas. Genera electricidad para Kansai Power Eléctrica Company. Durante el verano esta presa descarga 15 toneladas por segundo…En invierno está cerrada.

Cada año más de un millón de turistas acuden a las montañas de Tateyama Kurobe atraídas por las impresionantes vistas y las paredes de hielo que se recorren en los vehículos autorizados. El trayecto del tren recorre precisamente la antigua vía que se trazó para transportar los materiales de construcción necesarios para llevar a cabo la represa en la garganta de Kurobe, dentro en los Alpes japoneses. La ruta serpentea desde la estación de tren de Tateyama, en la Prefectura de Toyama, atraviesa el centro de la parte norte de los Alpes y llega a Omachi, en la Prefectura de Nagano. Pero mantenerlo en funcionamiento es un trabajo arduo y algunos tramos deben ser reconstruidos cada año después del invierno.

Es uno de los pocos trenes existentes en el mundo que cada año tiene que reconstruir su trazado para poder cumplir con su cometido. Los puentes sobre los arroyos de montaña son desmantelados durante el invierno para protegerlos de las avalanchas de nieve. Año tras año, antes de que se inicie la temporada, avanzada la primavera, los equipos de mantenimiento viajan hasta el final de la línea para reconstruir todos los puentes. El servicio turístico se abre en abril y se cierra en noviembre.

Los Alpes japoneses están formados por una cadena de picos volcánicos que van de norte a sur y atraviesan la parte central de Honshu, la más vasta. Son a menudo comparados con los Alpes europeos, debido a su belleza y estructura irregular.