Archivo de la etiqueta: vigilancia

Metro Madrid reduce las horas de vigilancoa en estaciones y rebaja el número de vigilantes

protesta-reducción-vigilancia-metro-madrid.jpg

Trabajadores de seguridad del metro se han concentrado frente a la sede de la compañía en defensa de sus empleos y en contra de la pretensión de la Comunidad de Madrid de reducir un 40% las horas de vigilancia y, en consecuencia, rebajar el número de efectivos en unas 700 personas. Comisiones Obreras ha informado en una nota de que un millar de trabajadores han secundado la concentración que había sido convocada por CCOO, ATES, UGT y USO y que ha transcurrido sin incidentes.

Las organizaciones sindicales sostienen que el nuevo concurso de seguridad para Metro de Madrid tiene una duración de cuatro años, ampliable otros dos años, y plantea una reducción de más del 40% de horas de vigilancia, lo que supondrá la supresión de 700 efectivos y dejará sin vigilancia a un 60% de las estaciones del suburbano.

Las empresas adjudicatarias empezarán la gestión de este nuevo modelo de seguridad el próximo día 1 de agosto. La concentración de ayer se suma a otra realizada el pasado junio frente a la sede de la Consejería de Transporte para denunciar el «desmesurado» recorte de horas de vigilancia y la intranquilidad generada. Según los sindicatos, Metro de Madrid «estaba admitiendo a concurso empresas de dudosa solvencia y de conocida conflictividad laboral, como es el caso de Integral Canaria, a la que finalmente le han sido concedidos tres de los ocho lotes que salieron a concurso».

La Federación de Servicios Privados de CCOO Madrid defiende que «con la seguridad de los viajeros no se pueden hacer experimentos y es una irresponsabilidad dejar estaciones sin vigilancia». Este sindicato ha pedido a la dirección de Metro «que se replantee urgentemente su nuevo modelo de seguridad y rectifique o amplíe el actual concurso, dando la necesaria cobertura de seguridad de los viajeros de Metro».

También le insta a que asuma su responsabilidad en caso de que se produzcan despidos, impagos salariales y conflictos laborales como consecuencia de la gestión de la seguridad en el suburbano madrileño.

La operadora alemana Deutsche Bahn combatirá con drones a los grafiteros que pintan sus trenes

grafitis-trenes-alemanes

En el amor y la guerra todo vale. El dicho popular se aplica sin duda alguna cuando surge un conflicto en ambos hemisferios. Y nadie duda de que existe un combate, casi a muerte, contra quienes pintarrajean los trenes. Eso es lo que ha debido pensar la compañía nacional de ferrocarriles alemana, Deutsche Bahn, que ha anunciado su intención de utilizar drones para perseguir a los que pintan grafiti en sus vehículos. La operadora germana pretende utilizar pequeños helicópteros no tripulados, que incorporarán cámaras de visión nocturna, para detectar a los intrusos en las cocheras donde descansan los coches.

Los trenes son uno de los objetivos favoritos de los que pintan grafiti. Según Deutsche Bahn, limpiar los más de 13.000 que se producen cada año, le cuesta más de 7,5 millones de euros. Así que han propuesto utilizar drones, con un coste de 60.000 euros cada uno, para intentar poner freno a esta actividad.

Una de las justificaciones originales para hacer grafiti en los trenes es la capacidad para mover las pintadas por toda la ciudad. Y aunque desde hace años la mayoría de redes de ferrocarril en Europa evitan poner en circulación los coches pintarrajeados, esto no ha frenado las pintadas.

Las aeronaves no tripuladas que pretende utilizar la compañía ferroviaria cuentan con cámaras de infrarrojos, capaces de detectar a los intrusos por el calor que emiten. Según ha explicado la propia empresa a la BBC, la tecnología es suficientemente precisa para identificar a las personas que entren de manera ilegal en las instalaciones donde se guardan los trenes.

Aunque la seguridad de las cocheras cada vez es mayor —tanto en recursos humanos como técnicos—, los escritores de grafiti —así se llaman a sí mismos— aún encuentran maneras de pintar los vehículos. Por ejemplo, detenerlos en plena marcha con el freno de emergencia. La vigilania disuade a estos delincuentes; pero además de ser costosa no elimina por completo los ataques. A pesar del anuncio, todavía no está claro si Deutsche Bahn podrá poner en funcionamiento sus drones. La legislación europea sobre aeronaves no tripuladas todavía está pendiente. Actualmente solo pueden volar por debajo de los 1.000 pies —330 metros de altura—, y siempre dentro del radio de visión del operador. Según la empresa estos lo harían dentro de ese rango, aunque no está claro que puedan operar de noche.

Fuera del ámbito militar, las aeronaves no tripuladas tienen cada vez más aceptación. La vigilancia, en todas sus facetas, es la más popular. Los drones, junto a las cámaras de alta resolución, pueden controlar áreas enormes por mucho menos dinero del que cuestan sus alternativas con piloto a bordo. También permiten supervisar lugares de alto riesgo sin poner en peligro vidas humanas.

(Imagen deutsche Bahn)

Policías europeos diseñan estos días en Ávila la estrategia a seguir contra delitos en el tren

Seguridad y transporte. Representantes de los cuerpos de Policía de seis países europeos se reúnen estos días en Ávila para diseñar unas líneas comunes de actuación frente a la criminalidad en el ámbito del ferrocarril<. Estas líneas estratégicas se aplicarán en los estados de la Unión Europea.

El Centro de Formación de la Policía Nacional de Ávila acoge hasta hoy este encuentro de la RAILPOL o Red Europea de Policías del Transporte, que está representada, en el caso de España, por la Brigada Móvil, adscrita a la Comisaría General de Seguridad Ciudadana, como Policía del Transporte. En la actualidad, la RAILPOL integra a los cuerpos de Policía de la Unión Europea relacionados con el transporte.

El comisario principal, Ángel Carlos Dilla Añibarro, jefe de la Jefatura de las Unidades Especiales, ha sido el encargado de la apertura de las jornadas de trabajo del grupo, al frente del que se encuentra Anka Jacobs, de la Policía del Transporte de Bélgica. A lo largo de las jornadas, el grupo de trabajo de Análisis Estratégico ha realizado un estudio comparativos de la situación entre el año pasado y los primeros meses de este 2012, con el fin de «mejorar» e «intensificar» la cooperación internacional.

El intercambio de mejores prácticas y la identificación de áreas potenciales de cooperación y armonización han sido objetivos de este encuentro de la RAILPOL, que mantiene regularmente contactos con los cuerpos nacionales de Policía y otras instituciones en temas relacionados con la prevención para la seguridad de los pasajeros que utilizan el transporte.

Su trabajo se desarrolla, sobre todo, en las rutas terrestres de transporte de viajeros por ferrocarril y en sus correspondientes estaciones, aunque, en algunos casos, según las competencias asignadas, también trabajan en rutas terrestres, marítimas y aéreas. En el caso de España, la Policía del Transporte data de 1924.

La Brigada Móvil forma parte de diversas organizaciones y grupos de trabajo, dentro y fuera de la Unión Europea, como el Grupo Internacional de Trabajo sobre Seguridad en el Transporte Terrestre, promovido por el G-8; el Grupo de Trabajo sobre Seguridad en el Transporte Urbano de la Comisión Europea; y la Red Europea de las Fuerzas Policiales del Ferrocarril (RAILPOL), entre otras.

Metro Bilbao blinda las cocheras de Sopelana contra el vandalismo con la instalación de cámaras térmicas

Incrementar la seguridad. Esta es una de las principales prioridades del Consorcio de Transportes de Bizkaia (CTB), que este verano incorporará un novedoso sistema de cámaras térmicas para controlar el perímetro de las cocheras que Metro Bilbao tiene en Sopelana. Capaces de detectar el movimiento de cualquier ser vivo a través del calor que emiten sus cuerpos, las nuevas cámaras pretenden evitar intrusiones en el recinto que puedan acarrear la comisión de robos, actos vandálicos o sabotajes.

Los responsables del servicio reforzarán las actuales medidas de vigilancia ya existentes en esta área técnica con la instalación de ocho cámaras térmicas. El recinto ya dispone de un sistema de videovigilancia interior con terminales de visión diurna y nocturna, tanto fijos como móviles, un vallado perimetral y un servicio de vigilantes de seguridads. Todo ello componía un «sistema disuasorio», pero ahora se quiere disponer de medidas eficaces para evitar intrusiones en el recinto.

El nuevo sistema de vigilancia exigirá una inversión de más de 210.000 euros, partida que «incluye un innovador software informático» especialmente diseñado para estudiar las imágenes obtenidas de modo que permita discriminar por su forma y tamaño los objetos que pueden hacer saltar las alarmas. Fuentes de Metro Bilbao adelantaron que el CTB adjudicará a mediados de marzo el contrato para que las cámaras puedan estar en funcionamiento a «finales de julio».

Las sofisticadas terminales tendrán un campo visual de 90 y 240 metros, si bien su principal cualidad radicará en la capacidad térmica para distinguir los cuerpos a partir de su calor. El empleo de esta tecnología de última generación ofrece una mayor fiabilidad respecto a los sistemas tradicionales de videovigilancia, al «no afectarles inclemencias meteorológicas que puedan hacer saltar alarmas no deseadas».

El principal objetivo del sistema de vigilancia será evitar actos vandálicos o robos de material, aunque estos últimos fueron, según la entidad, «anecdóticos» el año pasado. Metro Bilbao contabilizó el año pasado seis intrusiones en las instalaciones de Sopelana, de las que «cuatro fueron abortadas por la seguridad, y las otras dos se saldaron con el robo de chatarra de escasa cuantía económica».

Reforzar la seguridad se antoja necesario toda vez que en las cocheras de Sopelana ‘duermen’ cada noche una veintena de unidades del metro, de las cuales trece salen por las mañanas para cubrir el servicio metropolitano. Dos se quedan siempre en reserva ante posibles contingencias y el resto se someten a tareas de mantenimiento. De hecho, los responsables del Consorcio de Transportes adelantaron su intención de extender este sistema térmico de videovigilancia a las cocheras de Ariz en Basauri.

(Fuente e imagen El Correo. Pedro Urresti)