Archivo de la etiqueta: San Gotardo

Trenes de pasajeros circulan ya por San Gotardo

tunnel-gottardo-train

El túnel ferroviario de San Gotardo, una infraestructura de 57 kilómetros de largo y que favorecerá notablemente la conexión entre el norte y el sur de los Alpes, inicia su servicio comercial, tras seis meses de estar funcionando a prueba. La compañía Ferrocarriles Federales Suizos (CFF) recibió la semana pasada la autorización definitiva para empezar a operar de manera regular la nueva línea, que bate dos récords simultáneamente: el de ser la más larga y la más profunda del mundo.

El tren salió con puntualidad suiza a las 6.09 en Zurich y llegó alrededor de las 8.17 a Lugano. Además de los invitados, políticos y directivos ferroviarios, también se dieron cita aficionados al ferrocarril y pasajeros regulares. SBB organizó para el viaje inaugural un tren extralargo.

Posteriormente un tren de carga quedó parado en la galería por una avería, sin que hasta el momento se conozcan los detalles precisos; tuvo que ser remolcado por una locomotoria auxiliar. Un convoy de pasajeros que le seguía consigió superarlo, pero se retrasó unos doce minutos. Otro tren dirección norte Folgezug tuvo que cambiar la ruta de montaña y llegó con un retraso de 40 minutos.

Esta obra ha sido considerada una de las mayores proezas arquitectónicas de las últimas décadas y permitirá el paso de trenes de pasajeros y carga de alta velocidad. Los convoyes atraviesan el macizo de San Gotardo, a 2.300 metros por debajo de la masa rocosa en su punto más profundo. En estas condiciones, el trayecto a través de los Alpes requiere apenas 20 minutos, entre el extremo norte del túnel, en la localidad de Erstelfd (cantón de Uri) hasta Bodio (cantón del Tesino) en el sur.

La obra requirió 17 años de trabajos y la descomunal inversión de 11.000 millones de euros, que fueron cubiertos enteramente por fondos públicos suizos, a pesar de que se trata de una infraestructura que favorecerá el tránsito de mercancías en buena parte de Europa. Como reconocimiento de ello, a la ceremonia de inauguración del túnel, el 1 de junio, acudieron los dignatarios de los países inmediatamente más favorecidos: Alemania, Austria, Italia y Francia, quienes elogiaron a Suiza por haber concluido la monumental obra.

Desde entonces el túnel ha estado en pruebas técnicas, con unos 5.000 trenes que lo han atravesado para detectar cualquier defecto a corregir y que a partir de este domingo tiene un horario regular. Aunque se había previsto que los trenes podrían atravesar el túnel a una velocidad de 250 kilómetros por hora, la autorización recibida la limita por el momento a 200 kilómetros por hora, hasta que se realicen ajustes adicionales.

El nuevo pasaje ferroviario permitirá la circulación diaria de unos 50 trenes de pasajeros y de otros 260 de carga, en trayectos que durarán entre treinta y cuarenta minutos menos que antes. Se estima que solamente en el perímetro del sur de Alemania y el norte de Italia, 20 millones de pasajeros podrían aprovechar cada año esta ruta.

Este túnel de superlativos espectaculares es más que una pieza maestra de ingeniería ferroviaria. Es además un compromiso de cara al transporte en tren eficaz, seguro y sostenible a través de los Alpes. El Túnel de Base de San Gotardo permite a los pasajeros viajar por debajo del macizo de Gotthard en unos 17 minutos. Reduce el tiempo de viaje entre 30 y 40 minutos desde la Suiza que habla alemán hasta la Suiza que habla italiano. La nueva arteria de tráfico supone conexiones más rápidas y frecuentes, utilizando dispositivos rodantes modernizados y nuevos.

Con respecto al antiguo túnel ferroviario del Gotardo, la compañía de ferrocarriles tiene previsto que en abril empiece a funcionar un nuevo tren panorámico, que operará cada año hasta el mes de octubre, con fines esencialmente turísticos y para los viajeros que quieran bajar en estaciones intermedias. Este tramo se extiende por 17 kilómetros y está operativo desde 1882. Por debajo de él discurre el conducto de la nueva línea férrea.

Suiza se prepara para la apertura del San Gotardo, el túnel ferroviario más largo del mundo

tren-pruebas-tubel-base-san-gotardo-suiza

Suiza inaugurará este 1 de junio el túnel para trenes más largo del mundo. Con una longitud de 57 kilómetros, y un total de 151,84 kilómetros de galerías, el túnel de base de San Gotardo pasa por debajo del macizo de los Alpes y se estima que beneficiará a 20 millones de habitantes del sur de Alemania, Suiza y el norte de Italia. Es el resultado de 20 años de obras en las que han participado más de dos mil trabajadores que excavaron día y noche.

El proyecto, con un coste de 9.830 millones de francos suizos, consta de dos túneles separados que contendrán una vía cada uno. Es parte del plan suizo AlpTransit, también conocido como New Railway Link through the Alps (NRLA), que asimismo incluye los túneles de Lötschberg y Monte Ceneri entre los cantones suizos de Berna y Valais. Las galaerías tienen la finalidad de facilitar el paso de los Alpes y establecer una ruta directa apta para trenes de alta velocidad. Una vez finalizados, el tiempo actual de viaje de casi cuatro horas entre Zúrich y Milán se reducirá a dos horas y media.

Las bocas del túnel estarán cerca de las ciudades de Erstfeld (norte) y Bodio (sur). Su terminación estaba prevista para el año 2015, pero problemas surgidos durante la construcción han pospuesto la fecha.

Desde 1996, las fresadoras trabajan entre Erstfeld, al norte de la montaña, y Bodio, en el sur, para cavar el túnel ferroviario más largo del mundo. Las máquinas completan la perforación 14 años más tarde, aunque ha habido que esperar otros seis años para su apertura. Una vez que entre en servicio el túnel del Gotardo, Suiza podrá una vez más alardear de tener en su territorio el túnel ferroviario más largo del planeta.

Los primeros trabajos de esta joya de la ingeniería helvética datan de 1882. En aquel entonces, 15 kilómetros de galería permitieron el acercamiento de Suiza, Italia y Alemania. Ahora, 134 años más tarde, San Gotardo, se abre paso en pleno corazón de Europa y al pie de los Alpes. Una obra que perpetúa la tradición pionera de Suiza en la construcción de túneles.

La aventura de los túneles alpinos se remonta a 1708. El así llamado ‘Urnerloch’, cerca de Andermatt, con 64 metros de largo, fue el primer túnel para el tráfico de mercancías y pasajeros sobre una ruta alpina. Casi dos siglos más tarde, tras difíciles viajes a lomos de mula recorriendo los senderos de montaña, incluso el ferrocarril consiguió atravesar los Alpes. De hecho, en 1882 se inauguró el túnel ferroviario del San Gotardo. Construido a lo largo de diez años, la obra costó la vida a casi 200 trabajadores. Con sus 15 kilómetros de longitud fue durante muchos años el túnel más largo del mundo. Un récord cedido posteriormente a otro túnel construido igualmente en Suiza. En 1907, la Confederación inauguró el túnel del Simplon, 4 kilómetros más largo que el del San Gotardo. De hecho, el de Simplon será el túnel más largo del mundo hasta bien entrados los años 80.

Los suizos son, junto a los japoneses, los más asiduos usuarios de ferrocarriles de la tierra. En promedio, cada suizo recorre anualmente más de 2.000 kilómetros en tren. La construcción de una nueva línea a través los Alpes asume entonces en este país un significado particular. En Suiza, cada línea de ferrocarril se ha constituido históricamente en elemento de cohesión nacional, acercando entre sí a las diversas regiones linguísticas.

Además de ser una vía de transporte, se estima que el San Gotardo impondrá el inicio de más rutas de trenes en Europa. En Austria, ya comenzó la construcción en el paso de Brennero y dos nuevos túneles, el Semmering y el Koralm, estarán listos para 2024. Esto disminuirá el tiempo de viaje entre Viena y Graz. Asimismo, el tren de alta velocidad que unirá Lyon, en Francia, con Turín, Italia, debería estar en servicio en 2028, con una vía ferroviaria hasta el extremo oriente de Budapest, en Hungría.