Archivo de la etiqueta: factoría

París y Alstom inyectan 70 millones para salvar la cuna del TGV en Belfort

ALSTOM-tgv-vfactoria-belfort

El Gobierno francés y la empresa Alstom anuncian que inyectarán 70 millones de euros para salvar del cierre la planta de fabricación de trenes del grupo en Belfort, al este del país, de donde salió el primer tren de alta velocidad (TGV) francés. El plan, anunciado de forma conjunta por el secretario de Estado de Industria, Christophe Sirugue, y por el presidente de Alstom, Henri Poupart-Lafarge, prevé también el encargo de 21 trenes de alta velocidad y 20 locomotoras diesel para averías.

Seis de los nuevos trenes irán destinados a la línea de alta velocidad entre Lyon y Turín, mientras que los otros 15 servirán para diferentes líneas entre Burdeos, Marsella, Montpellier y Perpiñán, algunos de ellos circularán por vías que todavía no son de alta velocidad, lo que les impedirá alcanzar su punta de 320 kilómetros por hora

La factoría se garantiza la carga de trabajo hasta 2020, lo que acaba con la incertidumbre para esta planta, sobre la que pesaba una amenaza de cierre en 2018, anunciado por la dirección el mes pasado, lo que suponía el fin en la región de los 400 empleos que soporta. Una catástrofe industrial para la región, muy dependiente de la actividad industrial de esta fábrica emblemática, abierta en 1879 y cuyo cierre se había convertido en un símbolo de la decadencia industrial de Francia.

A siete meses para las presidenciales, el Gobierno del socialista François Hollande no podía quedar indiferente ante esa situación y el plan permite al primer ministro, Manuel Valls, asegurar que “se ha salvado” la planta de Belfort.

La intervención del Gobierno para salvar la planta ha generado algunas críticas, puesto que se considera un remiendo electoral sin proponer un auténtico plan de futuro a la empresa. El secretario de Estado de Industria, por su parte, sostuvo que el proyecto permitirá desarrollar en Belfort los trenes de alta velocidad del futuro, a lo que irán destinados 30 millones del total de la inversión conjunta con la empresa.

La factoría, instalada desde 1879 en Belfort, fabricó su primera locomotora a vapor en 1880, antes de desarrollar las actividades de turbinas y energía, que vendió a la firma estadounidense General Electric a finales de 2015 tras largas negociaciones. La primera versión del TGV para producción se entregó el 25 de abril de 1980. El servició TGV comenzó a funcionar para el público entre París y Lyon el 27 de septiembre de 1981.

CAF logra el suministro de 26 tranvías para la ciudad estadounidense de Maryland

transmodal-proyectos-mundo-caf

CAF se ha adjudicado el contrato de suministro de 26 coches para una nueva línea de tranvía en Maryland (Estados Unidos) por un importe de 200 millones de dólares (unos 181,8 millones de euros). Con este proyecto, la compañía refuerza su negocio en el mercado estadounidense, donde cuenta con una fábrica cerca de Nueva York y ya suma contratos por un total de 1.800 millones de dólares (unos 1.636 millones de euros). El contrato incluye el suministro de piezas de repuesto, herramientas especiales y equipos de ensayo, además de la fabricación de los tranvías.

CAF logra formar parte del consorcio que se ha adjudicado el proyecto de diseño, construcción y posterior mantenimiento de la denominada ‘Purple Line’ del tranvía de Maryland, un proyecto estimado en un total de 5.600 millones de dólares (unos 5.092 millones de euros) y que constituye uno de los mayores de colaboración público-privada de la historia de Estados Unidos. Las compañías Fluor y Meridiam lideran el consorcio adjudicatario de este ‘macrocontrato’, que cuenta con el sello español a través de CAF.

El fabricante con sede en Beasain (Guipúzcoa) cuenta con una participación del 20% en la compañía que gestionará y mantendrá la línea de tranvía durante treinta años una vez se ponga en servicio a principios de 2022. La ‘Purple Line’ de Maryland es una línea de 26 kilómetros de longitud que conectará dos condados del Estado, además de con tres líneas de metro de Washington, y con líneas de Cercanías y servicios locales de autobús. Para ello, el tranvía contará con un total de 21 estaciones.

CAF acometerá este pedido desde la planta que tiene en Elmira (Nueva York) y reforzará de esta forma el negocio que tiene en Estados Unidos. En últimos años la compañía ha construido desde esta filial estadounidense trenes para el metro de Washington, así como tranvías para Sacramento (California) y Pittsburgh (Pensilvania).

El fabricante vasco, que en España está pendiente del pedido de 30 trenes de Alta Velocidad para Renfe, ejecuta en Estados Unidos un suministro de 130 coches de tren de pasajeros para el operador Amtrak y tranvías para Boston, toda vez que recientemente completó las entregas encargadas por el metro de Houston y los tranvías de Cincinnati y Kansas.

CAF también ha potenciado su negocio en Australia, al adjudicarse el suministro de seis tranvías para la red que se construirá en la ciudad de Newcastle. La firma vasca entregará en 2018 estos nuevos vehículos, que se sumarán a los 12 tranvías ya suministrados a la vecina ciudad de Sidney, que ya están en servicio comercial. Los tranvías pertenecen a la familia ‘Urbos’, modelo que ya tiene vehículos operando en países como Alemania, Brasil, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Hungría, Serbia, Suecia y Taiwán.

Bombardier muestra vivo interés por entrar en el capital de Integria cuando deje de ser filial de Renfe

Integria es el chocolate apetible. Y así comienza a visualizarse. Bombardier, sin ir más lejor, estaría “muy interesada” en entrar en el capital de la división industrial y de talleres de Renfe, en caso de que el Gobierno decidiera una eventual apertura de su capital.

Integria realiza actualmente actividades de mantenimiento y fabricación de trenes, reparación y transformacion de repuestos, y de consultoría, entre otros servicios. La actividad industrial de Renfe constituirá una de las cuatro sociedades en que se segregará la actual operadora con el fin de prepararse para la apertura a la competencia del transporte de viajeros en tren prevista para julio de 2013.

El presidente de la compañía canadiense en España, Alvaro Rengifo, ya ha hecho oír su voz y ha iniciado la puja por la filial industrial de Renfe. Bombardier tiene actualmente una empresa conjunta con Renfe para mantenimiento de trenes, surgida de la cláusula que la operadora incluyó en sus últimos contratos de suministro de material, por la que se reservaba carga de trabajo en la fabricación y conservación de los trenes. No obstante, Rengifo apuntó a la posibilidad de que la firma desaparezca en el marco del plan de reducción de empresas públicas aprobado por el Gobierno.

La multinacional canadiense mantiene su apuesta por nuestro país. Descartada la demanda de nuevos trenes en España durante al menos los próximos cuatro años, Bombardier centrará su actividad en la exportación y en los contratos de señalización de nuevas líneas AVE, y en potenciar la actividad de los centros que tiene en el país, ubicados en Trápaga (Vizcaya), San Sebastián de los Reyes y Pinto (Madrid) y Sabadell (Barcelona). Estas instalaciones dirigen al exterior el 92% de su negocio, con el que factura algo más de 300 millones de euros anuales, frente a la tasa de internacionalización del 10% que presentaban hace unos años. En la actualidad, cuentan con una cartera de contratos a desarrollar en España por valor de 1.200 millones de euros y una plantilla de 745 trabajadores, de los que unos cincuenta se han generado en los últimos años, a pesar de la crisis.

Entre los proyectos a ejecutar en España sobresale el contrato de suministros que logró recientemente para los trenes que Talgo suministrará al AVE La Meca-Medina, los sistemas de propulsión del proyecto de monoraíl de Sao Paulo y los nuevos sistemas de señalización de los metros de Madrid o Londres.

La factoría de Bombardier en Trapagaran suministrará a Talgo componentes para el tren Medina-La Meca

Vizcaya entra en la alta velocidad antes de que se ponga en marcha la ‘Y vasca’. Buenas noticias para las empresas ferroviarias del país. La factoría de Bombardier en Trapagaran celebra estos días la adjudicación de uno de los mayores contratos ferroviarios de la historia reciente, el del AVE entre Medina y La Meca, en Arabia Saudí. El ‘premio’ para la planta vizcaína es notable, pues se llevará cerca del 70% del contrato suscrito entre Bombardier y Talgo para el desarrollo y suministro de componentes de 36 de los trenes que circularán entre las dos ciudades santas árabes, y que está valorado en 281 millones de euros. El resto de realizará en las instalaciones que la compañía tiene en Madrid.

La fábrica de Bombaerdier de Trapagaran, heredera de instalaciones del renombre y la tradición de General Eléctrica Española o AEG, tiene en su haber uno de los hitos más importantes en la fabricación ferroviaria española. En 2007, la factoría recibió el prestigioso reconocimiento internacional IRIS a la excelencia y la calidad. Fuentes de Bombadier resaltaron que las instalaciones de Trapagaran «son uno de los centros más avanzados del mundo», responsables de la producción de todos los pedidos que recibe la multinacional desde España, Portugal, Italia y Latinoamérica. Una planta, añadieron, que destaca por «una excelente ingeniería de sistemas» con uno de los equipos más competentes del mundo. Trapagaran exporta más del 50% de su producción anual. La ‘inyección’ árabe supondrá al menos dos años de carga de trabajo, que comenzará de forma efectiva a finales de 2013, según los planes iniciales.

El acuerdo de suministro firmado entre Bombardier y Talgo incluye el sistema de producción y control ‘Bombardier Mitrac 3000’, los ‘boogies’ de alta velocidad ‘Flexx Power’ diseñados para locomotoras de trenes a más de 330 kilómetros por hora y el mantenimiento durante un periodo de doce años de todos los sistemas, equipos y componentes del contrato. Bombardier reveló que la tecnología a aplicar en el contrato de La Meca será similar a la desarrollada en los AVE 102 y 112, construidos en su día para Renfe con destino a las líneas de alta velocidad españolas.

La canadiense cuenta con una amplia experiencia en este tipo de tecnología; no en vano, ha entregado más de 1.000 unidades de alta velocidad, ya sea como proveedor único o formando parte de un consorcio, algo muy habitual en el negocio ferroviario. Dentro de esa experiencia contrastada, y junto al AVE español, destacan algunos modelos como cuatro generaciones del TGV francés, los trenes ICE utilizados en Alemania, los ‘Zefiro’ italianos o el ‘Acela’ de Estados Unidos.

CAF suministrará diez tranvías a la ciudad australiana de Sidney por 17 millones de euros

La cartera de pedidos aumenta. La empresa guipuzcoana CAF se ha adjudicado un pedido para suministrar diez tranvías –cuatro de ellos en régimen de alquiler– a la ciudad de Sydney, en Australia, por un monto de 20 millones de dólares australianos, cerca de 17 millones de euros. Los trenes serán suministrados progresivamente a partir del próximo año. Además de aumentar su cartera de pedidos, la firma beasaindarra también ha logrado hacerse con un contrato para el mantenimiento por tres años de las nuevas unidades y las ya existentes, lo que le reportará cerca de 500.000 euros anuales.

Esta operación supone la segunda implantación en Oceanía, aunque se trata de la primera incursión en el mercado australiano. En octubre de 2011 logró tener presencia en los cinco continentes al adjudicarse un pedido para la ciudad de Auckland, en Nueva Zelanda, de 57 trenes eléctricos y su posterior mantenimiento durante doce años por 300 millones de euros.

Los nuevos tranvías circularán en la ampliación ferroviaria de Inner West –que unirá esta zona residencial con el centro de la ciudad– y que se integrarán en el resto de la red ferroviaria ligera. Se prevé que las obras de ampliación concluyan en 2014, pero la ministra de Transportes australiana, Gladys Berejiklian, explica que algunos de los convoyes deberán estar disponibles para la fase de pruebas el próximo año. «Confiamos que los vehículos suministrados por CAF serán de primera clase mundial, modernos, seguros y totalmente accesibles».

La firma cerró el primer semestre del año con unos beneficios netos de 61,9 millones y una cartera de pedidos valorada en 5.095 millones hasta junio, un 11% mayor que el período de 2011. Pero la buena salud por los contratos conseguidos contrasta con la situación de algunas plantas productivas españolas. El pasado julio CAF presentó un ERE de suspensión temporal en el centro de Zaragoza –que afectaba a 582 personas de los 800 trabajadores–, mientras que días después pactaba con el comité de empresa de las plantas de Irún y Beasain el mantenimiento de la plantilla para 2012 y 2013, con la implantación de la jornada de 35 horas semanales.

(Fuente El Correo)