Archivo de la etiqueta: Estados Unidos

La alta velocidad estadounidense tiene presupuesto: más de 50.000 millones en seis años

El ferrocarril intenta sortear la crisis. Al menos, en Estados Unidos, cuya suerte no siembre va pareja a la de la Unión Europea. Eso sobre el papel, auque pronto se verá si realmente es algo más que una buena intención. El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, acaba de anunciar un ambicioso proyecto, que tiene la alta velocidad como uno de sus objeticos prioritarios. Un plan para los próximos seis años que dispondrá de un presupuesto cercano a los 53.000 millones de dólares para crear una red de ferrocarril de alta velocidad en el país.

Acompañado del secretario de Transporte, Ray LaHood, Biden, un asiduo usuario del tren, Biden indicó en un acto celebrado en la ciudada de Filadelfia que Estados Unidos necesita “invertir en un sistema ferroviario moderno que contribuya a conectar comunidades, reduzca la congestión y cree puestos de trabajo de calidad y cualificados en el sector manufacturero”. “Este plan nos ayudará a conseguirlo, al tiempo que proporciona acceso al tren de alta velocidad para más estadounidenses”. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, había anunciado en su discurso sobre el Estado de la Nación, el 25 de enero, un plan para llevar el tren de alta velocidad al 80% de la población estadounidense en 25 años.

Como primer paso en este proyecto estadounidense, la propuesta de presupuesto federal para el año fiscal 2012 que Obama entregará la semana próxima al Congreso incluirá un apartado de 8.000 millones de dólares para ampliar el acceso a las redes de alta velocidad.

La inversión, según explica la Casa Blanca, se centrará en el desarrollo o mejora de tres tipos de corredores interconectados. Uno de ellos serán los ‘Expresos Básicos’, trayectos que formarán la espina dorsal del sistema y en los que se tenderán vías para el uso exclusivo de trenes de alta velocidad, cuyas máquinas podrán alcanzar velocidades de más de 400 kilómetros por hora.

El segundo grupo de corredores será de tipo regional, en los que los trenes pueden alcanzar velocidades de hasta 200 kilómetros por hora. Mientras que en el tercer grupo, conocido como “emergente”, trenes que viajen a velocidades superiores a los 150 kilómetros por hora proporcionarán a los viajeros en corredores secundarios acceso a la red nacional de alta velocidad.

Hasta ahora, el Gobierno ya ha destinado 10.500 millones de dólares a la construcción de una red de alta velocidad, de los que 8.000 millones corresponden al plan de estímulo aprobado en 2009 y 2.500 millones proceden del presupuesto federal de 2010.

La propuesta, según la Casa Blanca, aportará “a los estados y las ciudades la certidumbre que necesitan para trazar planes de transporte a largo plazo para sus poblaciones”, y dará a las empresas “la confianza que requieren para contratar a más personal” en Estados Unidos.

Las empresas españolas tienen un alta confianza en que se tenga en cuenta la experiencia en alta velocidad de cara a hacerse con alguno de los proyectos previstos para estos próximos años. No en vano la Administración Obama ha decidido conocer de primera mano los trabajos que se desarrollan en España, primer país europeo en la kilómetros de alta velocidad, y las empresas del sector ferroviario que trabajan en planes para el país o en el extranjero.

Estados Unidos destinará 8.000 millones de dólares a la red de alta velocidad ferroviaria

Apuesta por la alta velocidad también en Estados Unidos. El Departamento de Trabajo de EE UU destinará 8.000 millones de dólares para el desarrollo de una red de trenes de alta velocidad, que comenzará a tenderse en los estados de Florida, Illinois y California, informó la Casa Blanca. El presidente estadounidense, Barack Obama se desplazó hoy a Tampa, en Florida, para asistir a la ceremonia de inauguración de los trabajos para levantar esa red.

El dinero provendrá del plan de estímulo económico aprobado el año pasado e inicialmente se destinará a trece proyectos distintos, repartidos por un total de 31 Estados. Según Obama, “no hay ninguna razón por la que Europa o China puedan tener los trenes más rápidos, cuando nosotros podemos fabricarlos aquí en EEUU”. Por su parte, el vicepresidente de EEUU, Joe Biden, declaró que “al invertir en trenes de alta velocidad, hacemos muchas cosas buenas por nuestro país al mismo tiempo”.

“A corto plazo -explicó- creamos trabajos de calidad en la construcción y la industria manufacturera; alentamos el crecimiento económico y la calidad de vida de nuestras comunidades, al tiempo que reducimos el impacto (medio)ambiental y aumentamos la capacidad de EEUU de competir con el resto del mundo”.

China ha anunciado planes para construir una red ferroviaria de alta velocidad de más de 25.000 kilómetros para 2020, una inversión con un coste que se calcula en torno a los 300.000 millones de dólares.

Según los datos aportados por la Casa Blanca, cerca de treinta empresas fabricantes ferroviarias, tanto estadounidenses como extranjeras, han acordado establecerse o expandir su base de operaciones en el país si se les adjudican contratas para la construcción de la red. A lo largo del año pasado, diferentes constructores españoles de ferrocarriles, Talgo y CAF, así como de los afincados en España, Bombardier, Siemens y Alstom, habían expresado su interés en seguir de cerca una posible colaboración para contribuir a crear la red estadounidense. Aunque los distintos proyectos aparecen descritos como parte de una red de alta velocidad, no todos prevén que los trenes sean de gran rapidez.

El corredor previsto en California será el más rápido y permitirá a sus trenes alcanzar velocidades cercanas a los 300 kilómetros por hora, en rutas que conectarán desde San Francisco, en el norte, a San Diego, en el sur. En Florida, donde se quiere conectar Tampa y Orlando, las máquinas superarán los 240 millones de dólares. En cambio, el sistema previsto para conectar a las principales ciudades en Ohio calcula una velocidad no superior a los 127 kilómetros por hora.

Además de los 8.000 millones de dólares, Obama pidió el año pasado en su propuesta de presupuesto federal otros 1.000 millones de dólares anuales durante cinco años para esta red, y se espera que solicite nuevos fondos cuando la semana que viene presente su propuesta presupuestaria para el próximo año.

(Imagen Chasesmith en Wikimedia Commons. Amtrak Acela Train 2173)

El secretario de Transportes de Estados Unidos viaja en el AVE

Bienvenido, míster Marshall. Ray LaHoood ya está en España. Y ha conocido el AVE de primera mano. Invitado por el Ministerio de Fomento, el secretario de Transportes de la administración Obama, está conociendo de primera mano los servicios españoles de alta velocidad. La visita se inscribe en el interés de Estados Unidos por implantar diversas líneas de alta velocidad y supone para España un gran gran impulso para la internacionalización del modelo AVE.
El ministro de Fomento, José Blanco, señaló hoy que es “un orgullo” que representantes del Gobierno de EEUU visiten España para conocer la tecnología del AVE.

El ministro de Fomento, José Blanco, acompañó a Ray LaHoood en su viaje de Madrid a Zaragoza en un Talgo 102. que suscitó comentarios muy positivos del representante norteamericano, según confesó el titular de la cartera. Según Blanco, estos comentarios constituyen una doble satisfacción: por una parte, por poder presentar el AVE y su tecnología y, por otra, por ser la primera visita que hace un miembro de la Administración del presidente Barack Obama a España. Por su parte, el secretario de Transportes estadounidense señaló que su visita para conocer el tren de alta velocidad español es muy importante porque Obama quiere dar un impulso a este tipo de transporte para el futuro de EEUU.

Barack Obama afirmó durante la campaña electoral que le ha llevado a la presidencia de Estados Unidos que entre los nuevos retos de Norteamérica está “aprender de las virtudes de otros pueblos”. Pocos meses después de aquellas palabras situó a España entre esos países de los que su gobierno tiene algo que imitar: el AVE. El pasado 17 de abril Obama anunció un amplio proyecto para desarrollar hasta once corredores de alta velocidad inspirados en el ejemplo de España, Francia, China o Japón. Durante la presentación de la iniciativa, el presidente estadounidense mencionó directamente la experiencia española: “Un tren de alta velocidad entre Madrid y Sevilla ha tenido tanto éxito que hay más gente que viaja entre ambas ciudades por ferrocarril que en coches y aviones juntos”. En un país donde el tren se dedica casi exclusivamente al transporte de mercancías, cuyos ciudadanos basan sus conexiones en el transporte aéreo, los coches y los autobuses, ha sorprendido la capacidad que tuvo el AVE para cambiar las costumbres de movilidad de los españoles.

La Casa Blanca compara este proyecto con la creación en los años 50, bajo la presidencia de Dwight Eisenhower, de un sistema nacional de autopistas que revolucionó el transporte por carreteras en Estados Unidos. Pero más allá de imágenes románticas, Barack Obama ha optado por pasarse al tren por motivos prácticos. “Mi propuesta llevará a innovaciones que cambiarán el modo en que viajamos en América”, aseguró Obama, que subrayó la necesidad de este proyecto ya que será decisivo a la hora de reducir emisiones de gases de efecto invernadero, creará puestos de trabajo y ayudará a reducir la dependencia del petróleo en el sistema de transportes de Estados Unidos.

En concreto, el plan contará con unos 8.000 millones de dólares (6.000 millones de euros) y además Washington destinará otros 1.000 millones de dólares (unos 758 millones de euros) anuales durante los próximos cinco años. El proyecto prevé una red de corto y largo recorrido con trenes que viajen hasta los 240 km/h. En Estados Unidos apenas cinco líneas superan actualmente los 127 km/h. Parte

(Fuente El Correo. Imagen Gustavo Cuevas)

Los nuevos trenes de Obama

El ferrocarril siempre ha ido de la mano de la historia de Estados Unidos. No es un producto genuinamente americano, pero sin el tren sería imposible entender algunos de los momentos épicos del crecicimiento del país. La expansión hacia la costa oeste durante el siglo XIX o las grandes migraciones desde sur hacia los núcleos industriales de Chicago o Detroit durante las primeras décadas del siglo pasado se hicieron posibles gracias al tren. Y sin embargo fue precisamente el boom del automóvil nacido en Detroit y la masiva construcción de autopistas en la década de 1950, lo que contribuyó al progresivo arrinconamiento del tren de pasajeros hasta convertirlo en un servicio de comunicaciones testimonial para la mayoría de los estadounidenses.

En ningún otro capítulo industrial o tecnológico van los norteamericanos tan rezagados. Cuarenta años después de que los japoneses pusieran en marcha su primer ‘tren bala’, tras décadas de éxito de la alta velocidad en Europa, Washigton hace el primer intento serio de mejorar el transporte público terrestre, inexistente en amplias zonas de EE UU merced a una política cuyas prioridades han sido la construcción de aeropuertos y autopistas. Hasta que ha llegado Obama con su plan.
Sigue leyendo