Archivo diario: noviembre 3, 2019

Talgo fabricará para Adif otro tren auscultador

Talgo se ha adjudicado el contrato de suministro a Adif de un nuevo tren para destinarlo a labores de auscultación de la red ferroviaria de Alta Velocidad por un importe de 47,3 millones, según informó Adif. Se trata del segundo tren auscultador que Talgo se adjudica para la compañía pública propietaria de la red ferroviaria, después de que a comienzos de este mes ya se hiciera con una primera unidad por 39 millones de euros.

El actual tren deberá contar con rodadura desplazable y distintos sistemas de señalización y control, de forma que le permita realizar labores de auscultación no sólo por la línea de Alta Velocidad, sino por las vías de la red convencional, más anchas. El contrato incluye además la prestación del mantenimiento del tren durante un periodo de cinco años, una vez que se entregue el vehículo y entre en servicio, para lo que Talgo cuenta con un periodo de algo más de tres años (cuarenta meses). También dispondrá de sistemas de seguridad ERTMS (Sistema Europeo de Gestión del Tráfico Ferroviario) y Asfa Digital (Anuncio de Señales y Frenado Automático), y podrá alcanzar una velocidad máxima de 330 kilómetros por hora en ancho UIC y 300 en ancho ibérico.

La auscultación ferroviaria es un procedimiento por el que se analizan los principales parámetros de la vía con el objetivo de establecer, mantener e incrementar la calidad, fiabilidad y seguridad de las infraestructuras. Los trenes auscultadores van provistos de la instrumentación y el hardware y software necesarios para realizar la diagnosis de la calidad de la infraestructura. Adif dispone de tres trenes laboratorio, Séneca (Talgo 330 y apodado ‘Heineken’ por su antiguo color verde) y BT (355.001 y 355.002, antes Talgo XXI).

El encargo de estos trenes por parte de Adif se enmarca en el plan aprobado en octubre de 2018 por la compañía dependiente del Ministerio de Fomento, que aún contempla la compra de otros tres trenes, dos para red convencional y otro para la Alta Velocidad. Estas unidades se destinan a auscultación, una labor “estratégica”, según asegura Adif, tanto durante la fase de construcción de una línea como en su puesta en servicio, ya que los datos que recaban se utilizan para determinar su los distintos subsistemas que componen un corredor cumplen con los criterios necesarios. También son básico para mantenimiento de las líneas ya en servicio, dado que su evaluación de la calidad de la infraestructura permite minimizar posibles incidencias.

Adif ya adjudicó a la compañía que preside Carlos Palacio Oriol en octubre un primer contrato para la fabricación y suministro de un tren auscultador y otros componentes y servicios por importe de 39 millones de euros. El vehículo estará compuesto de dos cabezas tractoras y seis coches cuyo interior estará adaptado como un laboratorio destinado a realizar labores de auscultación de la red ferroviaria. El contrato incluye el suministro de componentes y piezas adicionales para el tren y su mantenimiento posterior.