Nueva fase para el tren fronterizo coreano


Expertos y funcionarios de Corea del Sur y la República Popular Democrática de Corea (RPDC) ejecutan la segunda fase de la inspección conjunta del ferrocarril fronterizo con vistas a modernizarlo e interconectarlo. Los equipos estudiarán en esta ocasión 800 kilómetros de vías férreas y los trabajos deben concluir el próximo día 17.

La primera parte del proyecto se extendió del 30 de noviembre al 5 de diciembre último y sondearon 400 kilómetros de raíles. Al término de la inspección, ambas Coreas comenzarán las negociaciones con el Comando de las Naciones Unidas sobre algunos procedimientos para proceder con la fase de renovación e interconexión.

La semana pasada, un tren surcoreano cruzó la frontera hacia Corea del Norte por primera vez en una década. Fue el preludio de que las dos Coreas reconectaron sus ferrocarriles, después de haber estado separadas durante más de medio siglo. Corea del Sur está decidida a impulsar el desarrollo ferroviario, a pesar de la falta de progreso en el problema nuclear de Corea del Norte.

El estudio se efectúa luego que Seúl recibió el mes pasado una exención de las sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU y Estados Unidos para enviar a la RPDC los materiales requeridos en ese proyecto. Es la primera de su tipo realizada desde 2007, cuando las dos naciones revisaron el tramo de 412 kilómetros entre las localidades de Kaesong y Sinuiju.

Seúl y Pyongyang analizaron ese tema y también la interconexión por carretera y aérea en distintas rondas de diálogos, como parte del proceso de acercamiento que desarrollan en este 2018 para avanzar hacia la desnuclearización, fomentar la paz y estabilidad de la península que comparten. Desde que reactivaron los contactos en enero de 2018, han celebrado reuniones sobre diversos tópicos de interés mutuo y con consensos positivos para normalizar sus vínculos. Destaca el acuerdo sobre el desminado, el retiro de las tropas y armas, más la destrucción de 20 puestos de guardia en la frontera, pues buscan así reducir las tensiones, prevenir enfrentamientos accidentales y construir la confianza mutua.

Por ahora, los turistas pueden viajar en el tren DMZ, un tren turístico de tres coches, hasta Dorasan. Está decorado con palabras como “amor”, “paz” y “armonía” en varios idiomas, imágenes de animales que habitan en la zona desmilitarizada, incluidos ciervos y grullas, y fotos de soldados estadounidenses que luchan en la Guerra de Corea. El tren pasa por la línea Gyeongui, que se construyó a principios del siglo XX. Corre a través de Pyongyang, la capital de Corea del Norte, y llega hasta Sinuiju, en el río Yalu, que forma la frontera con China.

Algunas zonas del norte no han visto un tren surcoreano desde que se dividió la península en 1945. Los trenes transportaron brevemente los suministros a Kaesong, una zona industrial conjunta al norte de la frontera, en 2007, pero el servicio se suspendió en medio de las tensiones del año siguiente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.