Grafiteros pintan la cabina de un tren


Un grupo de grafiteros ha inutilizado un tren estacionado en Cervera (Lérida) pintando los cristales, incluidos los del frontal por donde ve el maquinista, lo que ha obligado a Renfe a sustituir el primer servicio que debía hacer este convoy por autobuses. El suceso se produjo en la madrugada del miércoles, cuando algunos grafiteros han accedido al tren y lo han embadurnado con aerosoles de pintura. El convoy tenía que salir a las 6.55 horas de la estación de Cervera para hacer su recorrido hasta Léida en la línea R-12.

Al no poder circular por la visibilidad reducida del maquinista, Renfe tuvo que sustituir este servicio por un autobús y un microbús. Un total de 62 pasajeros se vieron afectados por este incidente, que noafectó al resto de funcionamiento de la línea R-12, que une L’Hospitalet de Llobregat con Lérida pasando por Manresa.

Renfe recuerda que durante el primer semestre de este año ha tenido que destinar más de 4,5 millones de euros a limpiar de grafitis vandálicos los trenes de Rodalies, un 20% más que en el mismo periodo del año anterior. Concretamente, Renfe se ha gastado los 4,5 millones de euros en limpiar los más de 57.000 metros cuadrados de los cerca de 2.700 grafitis que algunos incívicos han hecho en los trenes.

Los hechos suceden pocos días después de unos actos vandálicos similares que provocaron daños en el metro de Barcelona. Un grupo de 34 grafiteros se enfrentó este domingo de madrugada con los viajeros del metro, que les afeaban que detuvieran la marcha del tren para pintar los coches. Tres personas fueron agredidas, entre ellas una mujer embarazada a quien rociaron con espray en la cara, según Transports Metropolitans de Barcelona (TMB).

Tras el incidente, los grafiteros huyeron en dos grupos distintos. Unos buscaron las salidas de la línea 5 y los otros las de la 4. Todos lograron escapar de los equipos de seguridad privada del Metro, salvo uno, que fue retenido hasta la llegada de una patrulla de los Mossos d’Esquadra. Tras identificar al joven, los policías también le dejaron marchar. Llevaba encima esprais para pintar y una cámara tipo GpPro para grabar la acción.

Transports Metropolitans de Barcelona asegura estar “harta de un fenómeno, el de los grafiteros, que ha ido a más en los últimos años”. Un estudio presentado en el 2017 del Observatori del Civisme del Transport Ferroviari, del que forman parte Transports Metropolitans de Barcelona (TMB), Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC), TRAM y Renfe, señalaba ya que el vandalismo grafitero se había convertido en el principal problema de seguridad con crecientes implicaciones sociales, medioambientales, laborales y económicas.

Según este informe, la red ferroviaria sufre diariamente una media de cuatro o cinco acciones vandálicas de este tipo que suponen un coste económico elevado. En total, 62,7 millones de euros entre el 2015 y el 2016. A este coste, concluía, se le debía sumar el impacto medioambiental de los esprais y de los productos químicos que deben usarse para limpiarlos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.