Pegadizas melodías de los trenes de Japón


Minoru Mukaiya es uno de los músicos más reproducidos del mundo. Su nombre resuena como una vieja leyenda. Millones de personas veneran su obra, como si formaran parte del repertorio de los Beatles o los Rolling Stones. Pero también hay millones que ni tan siquiera han oído hablar de él. No así de sus pegadizas melodías, con las que conviven a diario y que animan y pautan los trayectos en el metro de Tokio.

Este exintegrante del grupo de jazz fusión Casiopea, de 61 años, ha compuesto 170 ‘hassha melody’ para el mepropolitano de la capital japonesa. Muchos viajeros dicen que su música es “buena para la salud, para el trabajo y que los reconforta” después de un agotador trayecto para llegar al trabajo. Sus composiciones son una garantía para la seguridad de los usuarios del metro. “Cuando los pasajeros escuchan la música, saben que aún no se van a cerrar las puertas”, dice.

Minoru Mukaiya ha sabido combinar sus dos pasiones: la música y los trenes. Su interés por estos últimos comenzó a los ocho años, con la inauguración del ‘tren bala’ Shinkansen, una semana antes de los Juegos Olímpicos de 1964. “Tenía la impresión de estar en un universo de ciencia ficción”, rememora ahora. En 1986, nacían las “hassha melody”, literalmente “melodía de la salida del tren”. “Introdujimos estos ‘jingles’ para que los pasajeros se sintieran más apegados a nuestra compañía“, explica Motoki Yoshida, portavoz de Tokyo Metro.

Las alertas estridentes fueron reemplazadas por unas melodías más relajantes de una duración máxima de siete segundos, en un sistema de transporte sumamente pautado y puntual. Pese a su corta duración, cada canción cuenta una historia y se funde con el ambiente del lugar, asegura Minoru Mukaiya. En Kioto, antigua capital imperial, las melodías son “más respetuosas de la cultura japonesa”. En la concurrida estación tokiota de Shibuya, en los andenes 3 y 4 suena continuamente la música más conocida del compositor, un tema con sonidos enérgicos que van ‘in crescendo’ y que representan la abrupta ascensión que espera a los pasajeros. Otras melodías hablan de la historia local. En la estación de Takadanobaba, cuna del personaje del manga “Astroboy”, rinde homenaje al androide retomando el tema musical del dibujo animado.

Por la misma época que creó sus primeros ‘jingles’ ferroviarios, comenzó a desarrollar uno de los primeros simuladores de video de trenes, con el que captó la atención de gigantes de la industria como Sony, creador de la PlayStation, y de empresas ferroviarias que lo consideraron una fantástica herramienta para formar a los conductores.

Sus melodías son tan conocidas en el archipiélago que sus habitantes ya ni les prestan atención, pero a menudo los turistas se quedan prendados por esa música alegre y fácil de recordar. Mukaiya tiene miles de fans y en Twitter cuenta con 34.000 seguidores. Cuando toca lo hace con las salas llenas y ya no puede presentarse en la estación del lujoso barrio de Ginza después de que uno de sus conciertos derivara en disturbios. Sus obras forman parte de la cultura japonesa y el ferrocarril.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.