China pretende construir una segunda línea de ferrocarril que mejore las conexiones del Tíbet


Qingzang-ferrocarril-tibet-china

China construirá una segunda línea de ferrocarril que conecte la remota región del Tíbet -y tan conflictiva para el gigante asiático- con otras partes del país. El Gobierno ha anunciado este sábado que esta nueva línea enlazará la capital tibetana, Lhasa, con la ciudad de Chengdu, en el suroeste del país. “Esperamos que la línea de ferrocarril se complete lo antes posible. Dará un nuevo impulso a nuestro desarrollo, especialmente al turismo”, asegura Wangdui, alcalde de la ciudad tibetana de Nyingchi, por donde pasará el tren.

La nueva línea de tren se ha anunciado en el borrador del nuevo Plan de Desarrollo Quinquenal de China durante la apertura de la reunión anual del Parlamento, y difundido por la agencia estatal de noticias china ‘Xinhua’, aunque no dio más detalles al respecto. Con la nueva línea, ir desde Lhasa hasta la ciudad de Chengdu supondrá un trayecto de unas 15 horas.

El Tíbet es una región extremadamente sensible, no sólo por la continua oposición por parte de los tibetanos hacia el control del régimen chino, sino también por su ubicación estratégica, cercana a las vecinas India, Nepal y Birmania. En 2006, China inauguró una línea ferrocarril desde Lhasa, que pasa por las espectaculares montañas del Tíbet, alcanzando alturas de hasta 5.000 metros por encima del nivel del mar. Los críticos de esta operación, entre los que se encuentran tanto tibetanos en el exilio como grupos en defensa de los Derechos Humanos, denuncian que se ha estimulado un flujo de migrantes a largo plazo que amenaza la integridad cultural de los tibetanos, que se sustenta en las creencias budistas y un tradicional estilo de vida basado en el pastoreo.

Esta línea conectó con el resto de China la Región Autónoma del Tíbet, que debido a su altitud y terreno fue la última entidad provincial de China continental sin tener línea de ferrocarril. Existen trenes directos desde Pekín, Chengdu, Chongqing, Xining y Lanzhou, que establecen conexiones entre Lhasa y otras ciudades importantes de China. La línea incluye el paso de Tanggula, que con 5.072 metros de altura por encima del nivel del mar, lo convierte en la línea de ferrocarril más alta del mundo. También se encuentra el túnel de Fenghuoshan, de 1.388 metros de longitud, que es el túnel de ferrocarril más alto del mundo. El túnel más largo de la línea, el túnel de Yangbajing, mide 3.345 metros; se encuentra a 4.264 metros por encima del nivel del mar, a 80 km al noroeste de Lhasa.

China también sigue adelante con sus planes de extender la red de Alta Velocidad. A finales de la década prevé alcanzar los 30.000 kilómetros, frente a los 19.000 kilómetros actuales, con el fin de que el 80% de sus grandes ciudades estén unidas a través de esta red, destaca el borrador del Plan Quinquenal.

El nuevo Plan Quinquenal proyecta que hacia 2020 la población china alcance los 1.420 millones de habitantes (ahora ronda los 1.380 millones), que un 60% viva en áreas urbanas (frente al 50% actual), no haya ciudadanos por debajo del umbral de pobreza extrema y la esperanza de vida aumente un año.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s