Archivo diario: diciembre 25, 2014

En Belén no hay tren ni tranvía

panoramica-belen-lsin-tren-sin-tranvia

No quiero que penséis que pretendo pecar de originalidad. Hoy es Navidad y aún nos pesa la cena de anoche, así que lo mejor es una historia ligerita. Y pensando en lo más apropiado para hoy se me ha venido a la cabeza una pregunta ¿hay tren en Belén? Hablamos de Cisjordania, no de Costa Rica como algún malintencionado podría pensar. Belén es durante estos días uno de los destinos más frecuentados y en la ciudad cisjordanaa tienen lugar en estas fechas tan señaladas múltiples actividades y eventos. Vamos que se llega a ‘petar’, como dirían los modernos.

Por supuesto que Belén hoy nada tiene que ver como esa imagen de nuestra niñez -bastante impostada también- de pastorcitos, lavanderas en el río, Reyes que persiguen una estrella y, por supuesto, el pesebre del Niño Jesús. Situada a unos 9 kilómetros al sur de Jerusalén y enclavada en los montes de Judea, se encuentra en una zona desértica aunque posiblemente es uno de los lugares más entrañables de Palestina. Muy posiblemente el turismo tenga algo que ver en ello.

Pero si alguien cree que Belén tiene conexión ferroviaria con Jerusalén o cualesquiera de las ciudades más emblemáticas de la zona, se equivoca. Ni tiene tren ni hay tranvía, como dice la canción sobre la ciudad colombiana de Santa Marta. Belén cuenta con tres estaciones de autobuses propiedad de compañías privadas que ofrecen desplazamientos a Jerusalén, Beit Jala, Beit Sahour, Hebrón, Nahalin, Battir, Al-Khadr, al-Ubeidiya y Beit Fajjar. Hay dos estaciones de taxis que hacen viajes a Beit Sahour, Beit Jala, Jerusalén, Tuqu’ y Herodium. Hay también dos empresas de alquiler de coches: Murad y ‘Orabi. Los autobuses y taxis con matrículas de Cisjordania no tienen permitida la entrada en Israel, incluida Jerusalén, sin un permiso especial. Pero no hace mucho tiempo se hablaba de una conexión por tren.

El Ministerio de Transportes de Israel planea construir 475 kilómetros de líneas de tren en el territorio palestino ocupado de Cisjordania, según informaba hace un año el diario ‘Haaretz’. El servicio ferroviario estaría destinado a proporcionar transporte tanto a los residentes palestinos como a los colonos judíos. El plan no tiene fecha de implementación ni presupuesto asignado y necesitaría de la aceptación y colaboración con las autoridades palestinas en Cisjordania.

El proyecto consta de dos principales líneas férreas, que recorrerían el territorio de norte a sur, la primera de Jenín a Hebrón y la segunda a lo largo del Valle del Jordán, y otros dos tramos que atraviesan el territorio de este a oeste, conectándolo con Israel y Jordania. La red ferroviaria tendría paradas también en las principales ciudades palestinas, como Ramala, Belén, Nablus, Jericó y Jerusalén Este.

El Ministerio de Transportes confirmó al diario que el plan se llevará a cabo “con un compromiso legal con el Tribunal Supremo”, que en el pasado ha considerado legal la expropiación de terrenos a la población ocupada para construir infraestructuras siempre que estas les beneficien también a ellos.