Archivo de la etiqueta: Logroño

‘Viajando entre dos siglos’, exposición sobre los 150 años de la llegada del ferrocarril a La Rioja

estacion-tren.logrono

Sesquicentenario del ferrocarril en La Rioja. La Casa de las Ciencias de Logroño acogerá, como apuesta más importante para su programación en los meses de septiembre y octubre, la muestra ‘Viajando entre dos siglos. 150 años de la llegada del ferrocarril a Logroño’. La muestra presenta distintos aspectos de la historia del tren vinculada a La Rioja, a través de documentos, fotografías y piezas históricas. Con esta exposición, de producción propia de la Casa de las Ciencias, se conmemora el 150 aniversario del tránsito del primer ferrocarril por Logroño y La Rioja, que cubría la línea Tudela-Bilbao.

“El tren llegó a Logroño a las doce del día y el consejo se apresuró en el poco tiempo que tenía disponible a invitar a las autoridades y algunos particulares para que les acompañasen en la expedición. Tomaron parte en ésta el excelentísmo señor Duque de la Victoria, acompañado del brigadier Gurrea y del ayudante a las órdenes, coronel Murrieta; el gobernador civil de la provincia, señor Travado; el brigadier gobernador militar, señor Inestal; los diputados provinciales señores Eulater y Martínez Llorente; el alcalde de la capital, señor Apellaniz y otras varias personas”. El diario ‘La Correspondencia de España’ contaba de esta forma el 2 de septiembre de 1863 los aspectos más llamativos de la llegada del ferrocarril a la La Rioja, como comenta Juanjo Olaizola en su blog.

La línea Tudela-Bilbao quedaba completamente concluida el 30 de agosto de 1863, tras la puesta en servicio del tramo comprendido entre Haro y Miranda. Las obras se habían iniciado cuatro años antes. El primer tramo Bilbao-Miranda de Ebro se había inagurado el 1 de marzo de aquel mismo año. La ‘Compañía del Ferrocarril de Bilbao a Tudela por Miranda’ inició la explotación de la línea aunque a partir de 1879 asumió la concesión la ‘Compañía de los Caminos de Hierro del Norte de España’. El trazado de aquella línea es el que pervive en nuestros días.

Los empesarios vitivinícolas de La Rioja propiciaron la creación del ferrocarril y la salida e materiales hacia el puerto de Bilbao, vital para sus negocios y que dieron a la capital vizcaína una oportunidad de oro para llegar a los pueblos de la meseta castellana a través de la conexión riojana. El 21 de septiembre de 1863 se inauguró la primera estación de Logroño, situada en la actual Gran Vía, con la presencia del general Espartero, según explicaron ayer la concejala de Comercio, Cultura y Turismo, Pilar Montes, y la directora de la Casa de las Ciencias, Dolores Fernández, que dieron cumplida cuenta de la muestra. Esta incluye una maqueta de unos 30 metros de longitud, que representa la primera vía férrea que atravesó La Rioja y que ha realizado la Asociación de Amigos del Ferrocarril. “En esta maqueta podrán verse reproducidos los edificios y elementos de la época y convivirán en la misma con otros que no fueron coetáneos en el tiempo”. También habrá trenes a escala en funcionamiento.

La muestra, que estará abierta desde el 17 de septiembre al 8 de diciembre, se completará con documentos, fotografías y piezas históricas de los archivos Municipal del Ayuntamiento de Logroño e Histórico de La Rioja, así como del archivo de la Asociación de Amigos del Ferrocarril, según la documentación aportada por el consistorio de la capital riojana.

La nueva estación de Logroño acogerá los primeros trenes y pasajeros el próximo domingo

La nueva estación de ferrocarril de Logroño comenzará a funcionar el próximo domingo 18 de diciembre. El primer tren vendrá desde Bilbao y realizará una parada a las 9.30 horas en la capital riojana para después continuar su viaje a Barcelona. Queda pendiente la construcción de la zona sur del edificio y el parking subterráneo. La atención a los viajeros y el acceso a los andenes se realizará en las nuevas instalaciones de la Plaza de Europa. La nueva estación “ha sido diseñada con criterios de accesiblidad integral para personas con discapacidad”. Además, forma parte de la primera fase de las obras del soterramiento de un tramo de casi 1.400 metros de la línea Castejón-Miranda de Ebro. Al tiempo, “se preparan las instalaciones ferroviarias para la llegada de la alta velocidad”.

El proyecto se ha realizado según el diseño establecido en el Concurso Internacional para la Integración Urbana del Ferrocarril en la Ciudad de Logroño, convocado por la Sociedad Logroño Integración del ferrocarril 2002, del que resultó ganador el equipo formado por Iñaki Abalos y Juan Herreros.

Las instalaciones de Plaza de Europa cuentan con un vestíbulo en superficie, una nave de andenes en la planta sótano y una cubierta exterior en forma de loma artificial transitable de 8.000 metros cuadrados. Dispone de dependencias destinadas a la venta de billetes, aseos, locales comerciales, servicio de cafetería y consigna, además del acceso a la nave de andenes. Queda pendiente la construcción de la zona sur del edificio y el parking subterráneo, que se ubicarán en el espacio que actualmente ocupa la infraestructura y la estación provisional.

“Esta parte del proyecto no podrá comenzar hasta que el edificio de la Plaza de Europa preste los servicios al viajero, y las instalaciones provisionales queden en desuso para ser demolidas”. En esta zona sur del edificio de la estación se ubicarán locales comerciales, un aparcamiento y una zona destinada al mantenimiento de la infraestructura, entre otros servicios.

El edificio de viajeros, de planta irregular, tiene en el vestíbulo una superficie de algo más de 1.500 metros cuadrados, gran altura y techos escultóricos, en torno al que se distribuyen las áreas de servicio al viajero y comercial. Cuenta con un acceso principal por la fachada oeste, desde la que se accederá también a la parada de taxis y autobuses y a la futura estación de autobuses, además de un segundo acceso por la fachada sur del edificio, y una tercera salida de emergencia por el lado norte.

El techo se ha realizado de lamas de aluminio lacadas, que crean triángulos de grandes dimensiones, conformando la cubierta interior. La sala del vestíbulo se sostiene por columnas recubiertas del mismo material.

El pavimento del vestíbulo es de baldosa de gres, de color gris oscuro para facilitar su mantenimiento. Las paredes son en su mayor parte de vidrio y aluminio en el interior, y de acero y hormigón en la fachada exterior. La estación “ha sido diseñada para favorecer el tránsito de todos los viajeros, incluso aquellos que tengan dificultades de movilidad”. Para ello se han previsto accesos en rampa y encaminamientos en el suelo que guían a las personas invidentes hasta los lugares de uso común. Además se han instalado aseos adaptados para personas con movilidad reducida, así como una sala de lactancia.

Desde el vestíbulo se accede directamente a la nave de andenes mediante escaleras mecánicas, escalera fija y ascensores. La nave de andenes es una sala cubierta y sostenida por columnas, con una longitud de 400 metros, una anchura de 42 metros y una altura de casi 7 metros. Estructuralmente, en la nave de andenes se han dispuesto 18 pares de pilares, con acabados en gris oscuro, a los que se han adosado los elementos de mobiliario, instalaciones y publicidad. Destacan en la nave de andenes los lucernarios, que permiten filtrar la luz exterior, al tiempo que servirán de elementos de iluminación en la zona de esparcimiento que se creará sobre la losa que cubre las vías.


La mejora del muro derrumbado en Logroño puede retrasar ligeramente la puesta en servicio de la nueva estación

Logroño cree “asumible” un “pequeño” retraso en la puesta en servicio en la nueva estación ferroviaria, de entre tres y seis semanas, por ejecutar una solución más completa tras el reciente derrumbe del muro de la calle La Vía. El concejal de Desarrollo Urbano, Pedro Sáez Rojo, ha detallado los dos opciones que se contemplan como soluciones tras el derrumbe del pasado día 7 de una parte del muro de la calle La Vía, que se plantearon en la reunión extraordinaria que celebró, cuatro días después, la comisión de seguimiento de obra de la fase I de la integración del ferrocarril en Logroño.

El derrumbamiento de una parte del muro que protege la infraestructura ferroviaria en Logroño se debió a un “cúmulo” de circunstancias, alguna de ellas “imprevisible”, como es el mal estado puntual de la cimentación del muro, que, combinada con la excavación del fondo de losa, produjo su desprendimiento.

La sociedad pública “Logroño Integración del Ferrocarril 2002 S.A.” propuso la construcción de un nuevo muro de unos veinte metros de longitud, con el fin de que haga la doble función de estructura del soterramiento y contención de la calle. Esta propuesta de Adif, respecto al tramo hasta el puente de Vara de Rey, incluye una cimentación profunda que garantiza la estabilidad del muro.

El Ayuntamiento de Logroño y el Gobierno de La Rioja estudian esta opción, pero han propuesto una solución más “completa” y “ambiciosa”, con el fin de lograr “una mayor integración urbana”, que consiste en extender esos veinte metros hasta sesenta para alcanzar la zona del puente de Vara de Rey. Sáez Rojo ha explicado que en esta zona del puente de Vara de Rey finaliza la fase I del proyecto de soterramiento de las vías del tren y enlaza con el final de la fase III, que tardará en ejecutarse unos años, pero la solución que proponen el Ayuntamiento y el Gobierno es compatible.

También es compatible con la obra de la rampa de la futura estación hasta el nivel de la superficie en este tramo de la ciudad, según el concejal, quien ha recordado que los sesenta metros más permiten obtener un espacio importante a esta zona, saturada de tráfico y aparcamientos.

En la reunión de seguimiento de las obras prevista el próximo día 25 se analizarán las dos opciones propuestas, cuyo coste aún no está determinado, aunque cree que “no serán grandes cifras” y que será “asumible”.

El concejal ha insistido en que si se opta por la propuesta del Ayuntamiento y del Gobierno regional, habrá que estudiar si repercute en la puesta en servicio de la nueva estación y, si ello fuera así, supondría un “pequeño” retraso de entre tres o seis semanas, que ha considerado “asumible”.

La propuesta de las administraciones municipal y autonómica es “más coherente” y supone una mayor integración urbana, frente al “parche” de la otra opción, según el concejal, cuya información detalla que los clavos de nivelación y los testigos colocados en la zona del derrumbe no han registrado un movimiento posterior, por lo que la situación está “controlada”.

Gamarra ya ha transmitido a Adif, mediante una carta, esta propuesta de la construcción de un muro hasta el puente de Vara de Rey y ha pedido que se estudie, por “tranquilidad”, la situación del resto de los muros, como el situado tras el colegio de Escolapias.

La nueva estación de Logroño estará dispuesta para recibir trenes en diciembre o enero

Diciembre o enero. Hay fecha y plazos. El primer tren que llegue a la nueva estación de Logroño lo hará a finales de este año o a principios del siguiente. “Una puerta de entrada de vanguardia para la ciudad”, en palabras de la alcaldesa de la capital riojana.
El arquitecto Iñaki Abalos, que se ha desplazado hasta Logroño para ver el ritmo de los trabajos, asegura que “se va a modificar profundamente la vida de la ciudad, dando conectividad y accesibilidad a los barrios”, a lo que ha unido la “singularidad” del parque público anexo “que deberá tener continuidad para crear un gran cinturón verde”.

Tendrá, ha dicho, forma de colina lo que dejará “una zona más plana, para las actividades más estáticas, como juegos infantiles, y otra para subir, más para jóvenes, y para disfrutar de unas vistas que, de otro modo, no se pueden lograr”.

Abalos dice que la obra “va siguiendo rigurosamente los plazos establecidos. Es más, es uno de los pocos casos en los que se ha mejorado el tiempo sobre las previsiones iniciales”.

Los trabajos se concentran en este momento en la conclusión del nuevo trazado que discurre bajo el cajón ferroviario y la culminación del emblemático edificio que albergará la nueva estación. En la actualidad, hay ejecutado un 87% de las infraestructuras, y un 67% de la urbanización. De este modo, en febrero de 2012, se podrán comenzar a abrir las conexiones entre Cascajos y el centro de Logroño , comenzando por la de las calles Pedregales y Eliseo Pinedo, y de Juan Boscán con Lobete.

Entre abril y mayo, se habrá finalizado la urbanización, con el gran parque anexo a la estación; en agosto, estará el aparcamiento, en el que se están revisando el número de plazas “para acomodarlo a la demanda”; y entre septiembre y octubre, se abrirá la conexión de la calle Gustavo Adolfo Bécquer con Avenida de Colón.

Mientras, aún siguen sin concretarse las fechas para la llegada del AVE a la ciudad, al que las autoridades confían en que pueda dilucidarse en las próximas semanas.

‘Destino Logroño’, una muestra que refleja la evolución del ferrocarril en el último siglo y medio

La sala de exposiciones del Ayuntamiento de Logroño acoge, hasta el próximo 29 de mayo, la muestra ‘Destino Logroño’, que refleja la evolución urbanística de la ciudad durante siglo y medio y los procesos de construcción de las tres estaciones del tren. En la muestra, además de fotografías antiguas de las estaciones situadas en la Gran Vía y la plaza de Europa, se han colocado vídeos, maquetas y paneles con recreaciones de la futura estación, cuyas obras comenzaron en enero de 2010. También se pueden contemplar objetos de uso cotidiano, como una maquina billetera, banderines de señalización, un semáforo, una mesa de enclavamiento, silbatos e, incluso, la gorra del jefe de estación.

Logroño experimentó una gran transformación urbanística con el derribo de las murallas y la llegada del ferrocarril, lo que propició la construcción de la primera estación de tren al suroeste del Espolón, en 1863, que estuvo operativa hasta 1958. Para dotar a la estación de buenos accesos se construyó el Puente de Hierro, se abrió la calle Sagasta y se mejoraron otras vías del entorno. Sin embargo, la vía férrea supuso una barrera que impidió el crecimiento de la ciudad hacia el sur, por lo que el primer ensanche se extendió hacia el norte y el centro histórico.

Para solucionar este problema, se estudiaron varias alternativas, y en 1944 se decidió trasladar la estación de Gran Vía al final de avenida Colón, y tras diez años de obras, se inauguró en 1958, el mismo día que se puso en funcionamiento la nueva estación de autobuses. Gracias a este cambio, se pudo construir la calle Gran Vía y, entre los años 60 y 80, la ciudad se extendió entre el centro urbano y el nuevo trazado ferroviario, que solo podía superarse en la parte suroeste, ya que en esta zona transcurría en trinchera.

Muchas empresas se instalaron en un polígono ubicado en el barrio actual de Cascajos y, algunas industrias, como la Estambrera, tenían un apostadero propio para facilitar la carga y descarga de mercancías.

En 1988, volvió a plantearse la necesidad de integrar el ferrocarril, pero en esta ocasión se optó por no trasladar la estación y soterrarla, para no perder la “centralidad”, que es la ventaja principal de este medio de transporte, ha apuntado Santos.

Si la estación de Gran Vía funcionó durante 95 años y la siguiente otros 52, la que se construye en la actualidad también debería mantenerse durante un siglo, razonan los responsables de la ciudad. Para ello sostinen que su construcción ha supuesto un proceso lento y dificultoso, aunque conllevará de nuevo la transformación de esta zona de la ciudad.

La estación provisional de Logroño entra hoy en servicio

La estación de tren provisional de Logroño, con un coste de 2,17 millones de euros, entrará en servicio hoy, con el paso del primer tren a las 7.38 horas, aunque los usuarios podrán comprar billetes desde las 6.00 horas, como ha explicado el presidente de Adif. Antonio González, acompañado por el presidente del Gobierno regional, Pedro Sanz, y por el alcalde de Logroño, Tomás Santos, ha inaugurado esta instalación, que estará en funcionamiento hasta finales de 2011, cuando se abra la nueva estación. Es una estación provisional, “pero no efímera”, ha dicho González, que “reúne los servicios esenciales que tienen las estaciones modernas”.

El edificio consta de una planta y cuenta con dos zonas diferenciadas: la destinada a los servicios ferroviarios y otra diáfana, con zona de espera y cafetería. La estación alberga también el Punto de Información y Atención Ciudadana, para explicar “cómo avanza el proyecto de soterramiento” y además se ha creado un aparcamiento con 109 plazas, tres de ellas para personas con movilidad reducida.

El presidente de ADIF ha comprobado “el extraordinario avance” de las obras de la primera fase del soterramiento, que prevé actuar en 2,8 kilómetros, desde la calle República Argentina hasta Los Lirios. Ha detallado que la nueva estación prevista contará con un aparcamiento para 600 plazas y se integrará “con la futura estación de autobús”.

Una obra “positiva para la ciudad”, que no podría llevarse a cabo “si no la acometen las Administraciones”, ha dicho el alcalde que también ha destacado la creación de puestos de trabajo, ya que “más de 74 empresas riojanas han trabajado en el proyecto”. Santos ha deseado que sigan los plazos previstos para “cumplir los compromisos y un día poder disfrutar del soterramiento, lo que será un día gozoso”. “Es la obra más importante del siglo XXI en nuestra región”, ha asegurado Sanz, que ha pedido a las Administraciones “no caer en el error de patrimonializar individualmente un proyecto conjunto”.

Santos ha felicitado a Adif por el ritmo de las obras, pero ha recordado que hoy “tendría que inaugurarse el final de la primera fase, no una parte” y ha mostrado su satisfacción porque el proyecto “haya eliminado la estación actual, que nada tiene que ver con la modernización de la ciudad”. Ha pedido el compromiso al resto de Administraciones de “trabajar conjuntamente en la segunda y tercera fase”, sin tener que esperar a que finalice la primera”.