Archivo diario: marzo 23, 2021

La fusión de CP y KCS, primera red norteamericana

Canadian Pacific Railway Ltd. y Kansas City Southern anuncian que han llegado a un acuerdo de fusión, según el cual CP ha acordado adquirir las acciones de KCS en una transacción en efectivo por valor de 29.000 millones de dólares (24.280 millones de euros), que incluye la asunción de unos 3.880 millones de dólares (3.180 millones de euros) de la deuda pendiente de KCS. La transacción, que cuenta con el apoyo unánime de los consejos de administración de ambas empresas, valora a KCS en 275 dólares por acción (230,27 euros), lo que representa una prima del 23%, basada en los precios de cierre de las empresas el 19 de marzo. Tras el cierre en un fideicomiso de voto, los accionistas comunes de KCS recibirán 0,489 de una acción de CP y 90 dólares en efectivo por cada acción común de KCS que posean, según un comunicado de prensa. La propuesta de adquisición de KCS por parte de CP es la mayor operación del sector en décadas, y crearía una “convincente red ferroviaria entre Estados Unidos, México y Canadá“, según un informe de Baird Equity Research.

Tras la aprobación de la Junta de Transporte de Superficie (STB), CP adquirirá el control de KCS y el actual presidente y director general de CP, Keith Creel, será el director general de la compañía combinada, que se llamará Canadian Pacific Kansas City (CPKC). Calgary será la sede mundial y Kansas City, Missouri, será designada como sede en Estados Unidos. “La combinación propuesta crearía la primera red ferroviaria México-Canadá que conectaría los puertos de las costas estadounidenses del Golfo, el Atlántico y el Pacífico y ofrecería trayectos de una sola línea a través del continente”, escribieron los analistas de Baird.

KCS ha sido visto durante mucho tiempo como un objetivo de adquisición dado su tamaño relativo más pequeño y la exención de las normas de 2001 de la STB que rigen las fusiones y adquisiciones que involucran a la Clase Is, señala el informe de Baird. En septiembre de 2020, los medios de comunicación indicaron que KCS rechazó una oferta de adquisición de compradores de capital privado. “Dada la limitada superposición de franquicias (Kansas City, Missouri, es el único punto de conexión) y la interpretación actual de las normas que rigen la STB, creemos que la aprobación del acuerdo es más probable que no”, señala el informe de Baird. Aunque seguirá siendo la más pequeña de las seis Class Is de EE.UU. por ingresos, la empresa combinada será una red mucho más grande y competitiva, que operará 20.000 millas de ferrocarril, empleará a cerca de 20.000 personas y generará unos ingresos totales de 8.700 millones de dólares, según los responsables de CP y KCS.

“Esta transacción será transformadora para América del Norte, proporcionando impactos positivos significativos para nuestros respectivos empleados, clientes, comunidades y accionistas”, dijo Creel. “Esto creará el primer ferrocarril entre Estados Unidos, México y Canadá, uniendo dos ferrocarriles que se han centrado en proporcionar un servicio de calidad a sus clientes para liberar todo el potencial de sus redes”. CP y KCS han sido los dos ferrocarriles de clase I con mejores resultados en los últimos tres años en cuanto a crecimiento de ingresos”. Además, la competencia que la entidad combinada aportará al mercado del transporte en Norteamérica “no puede producirse lo suficientemente rápido, ya que el nuevo Acuerdo Comercial entre Estados Unidos, México y Canadá entre estos tres países hace que la integración eficiente de las cadenas de suministro del continente sea más importante que nunca“, dijo Creel.

La combinación proporcionará una alternativa competitiva a los proveedores de servicios ferroviarios existentes y se espera que dé lugar a un mejor servicio a los clientes, dijeron los funcionarios de CP y KCS. Los transportistas de cereales, automóviles, piezas de automóviles, energía, intermodal y otros se beneficiarán de la mayor eficiencia y simplicidad de la red combinada, que se espera que estimule una mayor competencia entre los ferrocarriles y apoye a los clientes en el crecimiento de sus volúmenes ferroviarios, dijeron. Creel y el presidente y director general de KCS, Patrick Ottensmeyer, dijeron que la combinación de dos Class Is también reconoce el “importante papel que desempeña el ferrocarril en la reducción de las emisiones globales del transporte”. “Esta combinación avanza nuestras promesas compartidas basadas en la ciencia en línea con el Acuerdo de París para mejorar la eficiencia del combustible y reducir las emisiones en apoyo de una cadena de suministro más sostenible de América del Norte”, agregaron.