Archivo diario: junio 23, 2014

Corea del Norte busca con el ferrocarril divisas que atraigan turistas desde las líneas con China y Rusia

tren-coreano

¿Más divisas? ¿Apertura? ¿Ambas? Expertos en economía mantienen que el empobrecido régimen norcoreano se ha fijado en el turismo como una importante fuente de ingresos en divisa extranjera para impulsar al país. Los ojos del régimen que dirige con mano de hierro el líder norcoreano Kim Jong-un parecen haberse fijado en el ferrocaril como uno de los potenciales sectores que les permitan cumplir con sus objetivos.

Las rutas ferroviarias con China y Rusia se presentan hoy por hoy como las mejores opciones de cara a la expasinón del ferrocarril norcoreano. La web oficial de información general ‘Naenara’ publicaba hace unos días un artículo sobre la expansión del proyecto conjunto de viajes internacionales puesto en marcha en abril de 2012 con una empresa de Hong Kong y en la que participan rusos y chinos. En la actualidad, la compañía conjunta opera tres líneas que conectan Pyongyang con las ciudades chinas de Dandong, Pekín y Shenyang.

Además de ampliar estas rutas, el artículo recogido por la agencia surcoreana de noticias Yonhap, apunta a la intención de las autoridades de Corea del Norte de establecer nuevas conexiones con ciudades rusas.

“La compañía está apostando seriamente por la apertura de una red ferroviaria que conecte Pyongyang con Vladivostok, Jabárovsk y Moscú en un futuro cercano”, relata ‘Naenara que además revela que el Gobierno busca un avance en la “cooperación y el intercambio en el transporte de trenes con muchas otras naciones”.

En septiembre del pasado año se inauguraba con una solemne ceremonia la reconstrucción del tramo de ferrocarril entre la estación de Jasán en la región rusa de Primorie y el puerto norcoreano de Rajin. El proyecto internacional Jasán-Rajin, que comenzó en 2009 tenía, como objetivo modernizar el tramo de ferrocarril, de 54 kilómetros, y construir una terminal de contenedores en el puerto norcoreano. Se estima que en el futuro el proyecto permitirá restablecer la circulación en el ferrocarril transcoreano y convertirse en la ruta más corta entre Asia y Europa.

El próximo año está previsto que llegue hasta la frontera chino-coreana la línea de alta velocidad que China comenzó a construir en 2010 y que cubrirá los 207 kilómetros que separan Shenyang y Dandong. El tiempo de viaje se rebajará de tres horas y media a sesenta minutos. De esta forma, China pretende estrechar lazos económicos con el régimen de Pyongyang